Yehuda Leib Magnes - Intelecto Hebreo

Son las:
27/09/2017
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Yehuda Leib Magnes

Colección y Consulta

Yehuda Leib Magnes


Por: Manuel Levinsky

Un personaje sobresaliente tanto en el ámbito universitario como el religioso fue, sin duda alguna, Yehuda Leib Magnes quien fungió como Primer Canciller, luego Presidente de la Universidad Hebrea de Jerusalem y rabino reformista de los Estados Unidos.
Magnes nació en San Francisco, California, en 1877 y se educó en el Hebrew College en Cincinnati donde sus estudios y vocación lo llevaron a ser rabino reformista.
Su sionismo, inicialmente no era muy arraigado ya que dicho colegio no simpatizaba con tal movimiento. A pesar de su ambiguo sionismo, su primer trabajo literario formal se intituló "Palestina o Muerte", en el que el vocablo "muerte" significaba la asimilación.
Nuestro personaje fue un extraordinario estudiante que ganó la oportunidad de asistir a varios centros universitarios de Alemania y obtener el doctorado en la famosa Universidad Heidelberg en 1902.
Ya en Nueva York, fue el rabino de la gran sinagoga elitista Emmanuel donde impulsó un nuevo estilo de liderazgo rabínico muy a lo americano. Posteriormente en 1910 renunció a dicho puesto, toda vez que consideró que el enfoque de este templo llevaba a la asimilación y tuvo un notable cambio respecto al movimiento sionista, integrándose a la Federación Sionista de Estados Unidos y participando como secretario en idioma inglés en el Congreso Sionista de 1906 en Basilea, Suiza.
Influenciado por las enseñanzas del ideólogo sionista Ajad Haam, no consideró necesario el nacionalismo en dicho movimiento y promulgaba por una federación árabe judía en Palestina.
Durante los siguientes 12 años trató de crear una estructura comunitaria democrática en Nueva York, una "kehilá" que comprendiera todas las facetas de la comunidad judía neoyorquina y que sirviera como organización base para las actividades judías, habiéndose ganado la reputación de un inconforme, muy preparado para discernir sobre todos los temas de la conciencia.
Su popularidad disminuyó durante la Primera Guerra Mundial como resultado de su adhesión al pacifismo. Sin embargo siguió siendo un personaje prominente en todos los asuntos judíos y fue uno de los fundadores de American Jewish Committee, el Joint Distribution Committee y The New York Board of Jewish Education.
Este inquieto personaje se fue a radicar en 1923 a Jerusalem donde tomó activa participación en los preparativos para abrir la Universidad Hebrea de Jerusalem que se inauguró en 1925 con la presencia de Lord Balfour, Jaim Weizmann, los principales dignatarios del gobierno mandatario, del sionismo, de representantes de universidades extranjeras y de personalidades árabes. Cabe hacer notar que Magnes fue su Primer Canciller.
La Universidad Hebrea de Jerusalem se convirtió en su pasión, dirigiendo su crecimiento y fomentando su expansión para lo cual obtuvo los suficientes fondos, creando además un magnífico cuerpo docente basado en una plataforma de estudios judíos de Europa. No obstante, su total dedicación, el programa administrativo que trazó fue duramente criticado por Albert Einstein y Jaim Weizmann, lo que originó su renuncia al cargo de Canciller. Sin embargo dada su entrega y su devoción universitaria fue promovido al cargo honorífico de Presidente de dicha Institución.
Independientemente de su controversia con Weizmann acerca de sus puntos de vista políticos, nuestro personaje desarrolló planes para un estado binacional árabe-judío que fueron criticados severamente por los políticos sionistas. Con la confianza de que sus ideas fueran bien vistas por los líderes moderados árabes, esperaba que la comunidad judía de Palestina se integrara en una federación árabe-judía del Medio Oriente.
Fue muy activo en la organización Ihud y Berit Shalom que propugnaban arreglos pacíficos entre árabes y judíos en Palestina. Aunque prominentes judíos de la región como Martín Buber, compartían su posición política, no hubo respuesta del lado árabe, ya que los moderados fueron silenciados por el liderazgo radical del Mufti de Jerusalem.
En 1937, Magnes se opuso a la propuesta de partición de Palestina, pero los acontecimientos ocurridos en Europa con la ascensión de Hitler al poder lo obligaron a abandonar sus esfuerzos pacifistas a fin de apoyar el esfuerzo militar que se hizo en Palestina para resistir a los nazis durante la Segunda Guerra Mundial. Durante esta gran conflagración lidereó a la oposición en contra de la Declaración Biltmore, en la que los sionistas por primera vez hacían pública su demanda de un Estado Judío que ya había sido prometida por Lord Balfour en 1917.
Él consideraba que esta Declaración iba en contra de sus principios de un Estado Binacional. Aunque se consideraba sionista, tenía muy arraigada la idea de que cada grupo tenía derecho de lograr sus objetivos. Para este fin estuvo en contacto con grupos políticos de Estados Unidos que presionaban al Departamento de Estado para que se opusiera a dicha partición.
Magnes siguió luchando denodadamente contra la Resolución de las Naciones Unidas el 29 de noviembre de 1947 que reconoció la partición de Palestina para un Estado Judío. Nuestro personaje temía una gran guerra árabe-judía que destruyera al país y principalmente a su querida Universidad.
Unos pocos días antes del establecimiento del Estado de Israel el 14 de mayo de 1948, viajó a Estados Unidos para tratar de persuadir al Presidente Harry S. Truman de que cambiara su apoyo a la Resolución de las Naciones Unidas. La historia consigna que el General George C. Marshall a la sazón Secretario de Estado de los Estados Unidos, apoyó de hecho la tentativa de Magnes indicando personalmente a Ben Gurión que no era el momento propicio para declarar la Independencia de Israel, por el mismo motivo del posible desencadenamiento de un conflicto entre árabes e israelíes que pondría en peligro la existencia del naciente Estado.
Tan polémico personaje, Magnes, falleció en Nueva York unos pocos meses después de sus desesperados intentos por impedir el reconocimiento norteamericano a un Estado Independiente judío que, no obstante sus esfuerzos, finalmente se convirtió en un país soberano: Israel.




Regreso al contenido | Regreso al menu principal