Walter Matthau - Intelecto Hebreo

Son las:
27/09/2017
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Walter Matthau

Colección y Consulta

Walter Matthau


Por: Manuel Levinsky


En el vasto escenario de la cinematografía mundial, encontramos una estrella resplandeciente con luz propia, polarizando el interés no sólo de los cinéfilos, sino de todos aquellos que hacen de la cultura el alimento cotidiano del espíritu. Se trata de Walter Matthau, nacido en la ciudad de Nueva York el primero de octubre de 1920. Su nombre original fue Walter Matuschanskayasky.
Su padre Melas del mismo apellido, fue un sacerdote del rito católico oriental en la Rusia zarista, a cuyo sacerdocio renunció al enamorarse de Rose Berolsky, una judía de Lituania con quien contrajo matrimonio para emigrar después a los Estados Unidos donde cambió el apellido por el de Matthau.
El padre de Walter que adoptó el nombre de Milton, abandonó a su mujer y a Walter cuando este apenas cumplía tres años. Ellos se mudaron al East Side de Manhattan, un barrio judío de la Urbe de Hierro. La madre trabajó intensamente para poder darle a su hijo una buena educación judía. Walter a su vez, a la temprana edad de 10 años salía a vender refrescos en varios teatros, a fin de ayudar en algo a su madre en solventar los gastos de la casa.
El destino condujo a Walter por el camino de la actuación cuando tenía solamente once años, participando en un pequeño papel en una obra de idioma idish. A los 13 años se le hizo su Bar-Mitzva, ceremonia en la que Rose se sintió orgullosa al ver a su hijo leer la Torá y pronunciar con desenvoltura la perashá. Posteriormente, cuando entró a la Seward Park High School, actuó en varias obras escolares, distinguiéndose por sus notables facultades para la actuación. En este mismo centro educacional se graduó en 1939.


Al dejar la escuela, tuvo varios trabajos de diversa índole y en 1942, cuando la Segunda Guerra Mundial cubría de sangre el mundo y se desataba el horror del holocausto entre la población judía de Europa, Matthau se enlistó en la fuerza aérea norteamericana, distinguiéndose por su comportamiento valeroso y heroico en acciones bélicas. Al terminar la conflagración en 1945 regresó a la vida civil.
A impulsos de su vocación entró a estudiar actuación con el prestigiado maestro Erwin Piscator, en el taller de arte dramático con el "New School for Social Research in New York City". Durante este tiempo de aprendizaje de 1946 a 1948, tomó parte en varias obras que tuvieron lugar en los meses de verano. Algunas de ellas fueron televisadas.
Encarrilado ya en este ambiente, llega a Broadway en 1948 presentándose en la obra "Anne of Thousand Days", en la que interpretó varios roles en diferentes ocasiones. En los siguientes años, su trabajo artístico se fue superando hasta que en 1951 tuvo un importante papel en "Twilight Walk". A pesar de que continuó trabajando en Broadway y en televisión por varios años, obtuvo el respeto de sus colegas, pero no había alcanzado todavía el reconocimiento de un gran sector del público.
Fue hasta 1955 en que nuestro personaje finalmente ganó el favor de la gente en la obra "Will Success Spoil Rock Hunter?" En ese mismo año hizo su debut en el mundo cinematográfico comenzando con los films "The Kentuckian" y "The Indian Fighter"; en ambos él desempeñó un papel de villano. Entre 1956 y 1958 actuó en varias obras fílmicas como "Bigger Than Life", "A Face in the Crowd" y "Onionhead", pero el verdadero éxito todavía seguía sin alcanzarlo, hasta que logró interpretar importantes papeles de actor de carácter en películas como "Lonely Are the Brave", "Ensign Pulver" y "Goodbye Charlie".
Walter regresó a las tablas en 1961 en la obra de Broadway "A Shot in the Dark", haciendo el papel de un aristócrata francés, mereciendo el aplauso unánime del público.
Matthau finalmente llegó al estrellato haciendo el papel de Oscar Madison, en la comedia de Neil Simón en Broadway "The Odd Couple" en 1965. Simón escribió esta obra especialmente para nuestro personaje y la interpretación de Oscar, resultó uno de los mejores papeles que alguna vez interpretara en el teatro este gran actor. Él se identificó plenamente caracterizando a un hombre despreocupado, de vida fácil, de humor irónico, una cualidad que lo distinguió en la mayor parte de sus interpretaciones.
Walter siguió con otra sobresaliente actuación fílmica en 1966, con la comedia "The Fortune Cookie". Mientras filmaba esta película, le sobrevino un severo ataque al corazón. De allí que haya decidido limitar sus actuaciones al área cinematográfica, porque él consideraba que era menos exhaustivo que el teatro.
Matthau consolidó su calidad de estrella en la comedia musical "Hello Dolly" en 1969, actuando con la brillante actriz y cantante Barbara Streisand. En los años subsiguientes continuaron los éxitos con "Plaza Suite", en la que hizo tres diferentes personajes; "Kotch", en la que estelarizó a un septuagenario; "The Sunshine Boys", en la que se luce interpretando a un viejo artista de vodevil y "The Bad News Bears", como entrenador de un equipo infantil de béisbol. En este año de 1976, se le practicó una cirugía de "baypass" para prevenir futuros problemas.
Después de esta intervención quirúrgica, filmó varias películas entre ellas "Movers and Shakers" en 1985, en la que actúa haciendo el rol de un ejecutivo de Hollywood que trata de producir un éxito de taquilla acerca de un libro sobre sexo.
Respecto a su vida privada, Matthau contrajo matrimonio con Grace Johnson con quien procreó dos hijos, David y Jennifer. En 1955 conoció a la que sería su segunda mujer Carol Marcus, cuando trabajaban juntos en la obra teatral "Will Success Spoil Rock Hunter?" Ella estaba supliendo a la actriz principal Jayne Mansfield. En 1959 se casaron y aparecieron juntos en la película "Gángster Story". De este último matrimonio tuvo un hijo, Charles. Walter Matthau, actuó con David y Charles en algunas de sus películas.
Este singular actor ha hecho de sus papeles verdaderas creaciones, imprimiéndoles un sello tan personal, que su nombre basta para atraer a un numeroso público a las taquillas. Su fama trasciende ya el espacio y el tiempo y Walter Matthau, no cabe duda, trascenderá asimismo para hacer disfrutar de sus actuaciones a estas y futuras generaciones.



Regreso al contenido | Regreso al menu principal