Viaje Inolvidable - Intelecto Hebreo

Son las:
27/09/2017
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Viaje Inolvidable

Colección y Consulta

Viaje Inolvidable


Por: Violeta C. de Mitrani



Con el fin de descubrir las bellezas naturales que México nos ofrece, además de promover la convivencia entre familias y amigos, el Colegio Hebreo Sefaradí organizó un viaje inolvidable por tres días al hermoso estado de Michoacán.
Compartieron agradables experiencias casi 90 personas de diferentes edades, desde los dos hasta los sesenta años, en un ambiente muy agradable en donde todos los integrantes participaron con entusiasmo en actividades culturales y recreativas como: Kabalat Shabat, Bingo, fogata, excursión a las grutas de Tziranda y la increíble experiencia de visitar el Santuario de las Mariposas Monarca.
Las grutas que visitamos se localizan a diez kilómetros de Ciudad Hidalgo, donde ingresamos al misterioso mundo del subsuelo con un recorrido de más de 300 m, pudiendo admirar la belleza de pequeñas cuevas y bóvedas, donde la caprichosa naturaleza ha formado diferentes figuras y la fosilización de hojas y raíces. Como dato histórico se afirma que en una de las cuevas estuvieron escondidos don Miguel Hidalgo y sus hermanos.
Uno de los espectáculos más dignos de contemplarse es la concentración de las mariposas Monarca en sus santuarios naturales. La zona se ubica al oriente del Estado de Michoacán, limítrofe con el Estado de México y en los municipios de Angangueo, Ocampo y Zitácuaro, los cuales ofrecen condiciones favorables como vegetación y la temperatura adecuada para el establecimiento del insecto.
En estas zonas existen aproximadamente cinco santuarios y se estima que en cada uno se reúnen unos 20 millones de mariposas. La mariposa habita durante el verano en el norte de los Estados Unidos y la región del sur de Canadá, lugares de donde emigran anualmente en un impresionante y largo viaje de más de 4000 kilómetros, en busca de condiciones benignas para su hibernación y reproducción.
El primer santuario fue descubierto en 1975 por el zoólogo canadiense Fred Urquhart. En sus estudios pudo determinar que el vuelo de estos lepidópteros es solamente diurno y que durante las noches se alimentan. La velocidad de su vuelo es de 20 km por hora y lo hacen a una altura de 50m en zonas planas y de l0m en las montañas. El como se orientan en tan largo recorrido, sigue siendo una incógnita; lo más sorprendente del caso es que ninguna mariposa completa un recorrido de ida y vuelta, ya que viven sólo unos meses. Así, las mariposas que arriban a los santuarios, son en realidad descendientes de las que partieron en la primavera.
Las Monarca se alimentan de asclepcias, plantas comúnmente llamadas «venenillo» y «algodoncillo», estas contienen un alcaloide venenoso para otras especies, pero para la Monarca significa protección, ya que al ser devoradas por las aves que las depredan, aceleran su ritmo cardíaco hasta causarles la muerte.
La razón de su migración radica principalmente en la maduración sexual, que sólo será alcanzada con el calor de la primavera, época en que inician su labor reproductiva. Los machos al realizar el apareamiento consumen las últimas reservas de energía que les restan después del largo viaje y el aletargamiento de los meses fríos, por lo que mueren. Las hembras depositan sus huevecillos en las asclepcias y al cabo de un periodo que dura diez días, emerge una oruga, la cual ya completamente desarrollada se fija a una rama y teje a su alrededor un fino capullo de seda, en el que completará su metamorfosis hasta quedar convertida en una hermosa mariposa.
Si en el futuro amigo lector, desea visitar estos santuarios, le informo que la mariposa empieza a llegar a fines de octubre y emprenden su viaje al norte, a principios de abril. Agradezco por este conducto al Colegio Hebreo Sefaradí por las experiencias que el grupo recibió y por su preocupación en contribuir y crear conciencia de la preservación y cuidado de los recursos que la naturaleza nos brinda.



Regreso al contenido | Regreso al menu principal