Tel Aviv - Intelecto Hebreo

Son las:
27/09/2017
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Tel Aviv

Colección y Consulta

Tel Aviv
La primera ciudad hebrea moderna (1909-1999)


Por: Tzila Chelminsky (Israel)

Situada en la parte central de la Planicie costera de Israel, Tel-Aviv, la primera ciudad hebrea de la época moderna, cumple 90 años, por lo que, sin llegar a ser antigua, ha dejado ya de ser joven. La mayor concentración demográfica del país, "la  ciudad que nunca descansa", como se la conoce debido a su intensa actividad cultural, fue construida de la nada, sobre los arenales de una playa desierta, por 48 familias judías, dirigidas por Shimon Rokach. Estas familias, no pudiendo soportar el hacinamiento habitacional de Jaffa, fundaron en 1908 la sociedad "Ayuda de Israel", la cual construyó por sus propios medios un barrio extramuros al que llamaron "Neve Tzedek", el primer núcleo autónomo de la futura ciudad.

Los orígenes de Tel-Aviv están, pues, íntimamente ligados al puerto de Jaffa, que a través de los siglos constituyó la "puerta de entrada a Sión". Por él llegaron los conquistadores musulmanes, y los Cruzados en su afán de rescatar el Santo Sepulcro; los peregrinos cristianos que llegaban a Tierra Santa, y los judíos que venían a establecerse en ella.
Los judíos que arribaron a Eretz Israel después de la expulsión de España (1492), así como la ola inmigratoria de miembros del movimiento jasídico (fines del siglo XVII), se dirigían invariablemente a establecerse en las cuatro ciudades sagradas del judaísmo, Jerusalem, Tiberíades, Tzfat y Hebrón. A partir de 1830 se crea en Jaffa un núcleo demográfico formado por judíos sefaraditas, provenientes en su mayoría del norte de África, artesanos de profesión que deciden vivir de su trabajo y ya no de la "Haluka"*; a ellos se integran los judíos ashkenazíes, sobre todo comerciantes, que llegan en la segunda mitad de ese siglo. Con la Segunda Aliá (1904-1914), se incrementa sustancialmente la población judía del puerto, y 100 familias, tanto de veteranos como de nuevos inmigrantes, que incluían comerciantes, artesanos, maestros y profesionales, establecieron la sociedad "Ahuzat Bait" (Propiedad Habitacional), y en 1909, mediante sorteo, se distribuyeron los lotes para la fundación del barrio de ese nombre, en un extremo del cual se comenzó la construcción del Gimnasio Herzlia, la primera preparatoria hebrea moderna, donde se inicia de manera formal el estudio del idioma hebreo vivo que conocemos en la actualidad. Esta bella construcción fue demolida y en su lugar se levanta la Torre Shalom, uno de los edificios más altos del Medio Oriente.
La idea de los fundadores era construir un suburbio de casas con jardines, al modo de los suburbios europeos similares, pero sin constituir una extensión de la ciudad original de Jaffa. Esta firme resolución de autonomía transformó esta pequeña comunidad en la primera ciudad completamente judía. Qué lejos estaban los fundadores de imaginarse que con el tiempo serían considerados como "pioneros", puesto que en aquel entonces los recursos del movimiento sionista se dirigían principalmente a fomentar las comunidades agrícolas basadas en el concepto ideológico del "retorno a la tierra". En 1910, se cambia el nombre de "Ahuzat Bait" por el de Tel-Aviv ("Colina de Primavera"), basado en el nombre de una ciudad babilónica mencionada en el Libro del Profeta Ezequiel (3,15), y escogida por Nahum Sokolov como el título de la traducción hebrea del libro Altneuland (Vieja-Nueva Tierra) de Herzl.
Hasta 1948 Tel-Aviv constituía la única ciudad moderna completamente judía, mientras I— que las otras ciudades del país tenían una población mixta árabe-judía o una totalmente no judía. Ello otorgó a la ciudad su carácter especial y le impuso la función de ser el centro social y cultural del yishuv, convirtiéndola asimismo en el taller principal para preparar la independencia de Israel. En Tel-Aviv aparecieron las primeras señales del "sionismo político" en la entonces Palestina, las primeras instituciones públicas sionistas, y se establecieron las bases de la educación y prensa hebreas así como las de la industria judía. Tel-Aviv se constituyó en el centro de la vida política y las actividades de defensa del estado en formación.
La Primera Guerra Mundial suspendió el crecimiento de la ciudad. La actitud del gobierno turco pasó de la desconfianza a la franca hostilidad, lo que culminó con la expulsión de todos los judíos de Tel-Aviv y Jaffa en marzo de 1917. Los evacuados fueron absorbidos por las ciudades y comunidades del interior, quedando sólo un grupo de guardias del "comité de emigrantes" para proteger las propiedades.
A partir de la entrada de los ingleses en noviembre de 1917 a Jaffa y Tel-Aviv, los judíos retornaron y el crecimiento de la ciudad siguió a ritmo acelerado. Durante los años de 1933-1935, con el ascenso de Hitler al poder, se incrementó la inmigración de judíos alemanes, que trajeron consigo tanto medios financieros como preparación técnica.

Con ellos llegaron arquitectos que imponen en Tel-Aviv las escuelas tan en boga en Europa en esa época: Rechter, trae la influencia de LeCorbusier, Sharon viene del Bauhaus, y Eric Mendelhson aporta el modernismo dinámico. Para ellos, esta nueva ciudad ofrece la maravillosa oportunidad de crear sin límite, por los espacios accesibles y por la falta de un estilo arquitectónico previo. Y así surgen construcciones de estilo puro o ecléctico, lo que ha creado la fama de que Tel-Aviv constituye el museo del Bauhaus más grande que existe, puesto que en Europa muchos de esos edificios fueron destruidos durante la Segunda Guerra Mundial.
En mayo de 1934, con el primer alcalde Meier Dizengoff, Tel-Aviv obtiene el reconocimiento oficial de ciudad con todos los servicios municipales necesarios, y se afirma como centro financiero, político y cultural del país. Esta pequeña comunidad surgió desde un principio con aires y aspiraciones de gran ciudad, y así se fundan en ella la Primera Filarmónica Nacional; el Museo de Arte de Tel-Aviv; los teatros nacionales como el Habimah (fundado en Rusia) y el Cameri, y teatros locales como el Bet-Lessin y, recientemente el "Guesher" formado por inmigrantes de la antigua Unión Soviética; se construyen hospitales y la universidad que tiene hoy el mayor número de estudiantes del país.
En los años 30 y 40 se hicieron tradicionales los festejos de Purim en Tel-Aviv, en los cuales bailarines y decoradores hicieron alarde de imaginación e ingenio en carros alegóricos y disfraces. Poetas como Alterman compusieron textos describiendo sus viejos barrios y plazoletas, y la "bohemia israelí, desde sus cafés al aire libre, demostró su patriotismo local cantándola en decenas de tonadas populares.
Desde esta ciudad fue organizada la oposición a la política antisionista y la lucha contra las autoridades británicas. Numerosos barcos de inmigrantes ilegales llegaron a las playas de Tel-Aviv; ahí se encontraban la sede del Haganá y de las organizaciones clandestinas como el Etzel y el Leji.
En Tel-Aviv proclamó Ben Gurión la independencia del Estado de Israel en 1948, y en ella tuvo su sede el primer Parlamento (Kneset) del nuevo estado, hasta que fue trasladado a Jerusalem.
A raíz de la enorme masa de inmigrantes que llegaron después de la Segunda Guerra Mundial, se tuvo que construir rápidamente para darles habitación; y así se levantaron una serie de edificios estandarizados sin ningún cuidado en la parte estética. Al mismo tiempo el gobierno estableció el sistema de "rentas congeladas" en numerosos edificios, lo que ha producido lo que muchas construcciones, al no ser económicamente rentables, no se hayan mantenido y protegido, a pesar de su enorme valor arquitectónico, presentando actualmente un aspecto de abandono y deterioro. Ha sido sólo últimamente que la Municipalidad ha emprendido la tarea de restaurar edificios de valor histórico y arquitectónico que conserven el estilo especial de la ciudad, como en el recién construido Centro de Danza Suzanne Dallal, donde se han restaurado las fachadas de los que fueron los primeros colegios de niños en el barrio de Neve Tzedek.
Hoy en día Tel-Aviv ha integrado una especie de "megalópolis", con un cinturón extenso que incluye a Herzlia, Ramat Hasharon, Petah Tikva, Ramat Gan, Givataim y otras muchas municipalidades, con una población de más de 1.000,000 de habitantes.
Enormes edificios, bancos, las bolsas de diamantes y de valores han cambiado el paisaje citadino. Recientemente se ha construido un moderno Centro para las Artes en el que se encuentra la Opera. A pesar de los esfuerzos realizados por trasladar a Jerusalem el mayor número de oficinas gubernamentales y administrativas, Tel-Aviv sigue siendo la sede del Ministerio de Defensa, de la poderosa Organización Nacional de Trabajadores "Histadrut" y de la mayoría de embajadas extranjeras, que por razones políticas no se han instalado en la capital.
Cercana al centenario, Tel-Aviv seguirá creciendo con esa enorme vitalidad e impulso que ha tenido siempre.

Como dice la canción popular,
"a pesar de todo tiene algo, algo..."


*Haluka. - literalmente reparto. Son los dineros que se recaudaban en la diáspora y que se repartían entre los judíos que vivían en Eretz Israel y que estaban dedicados al estudio de la Torá.


Regreso al contenido | Regreso al menu principal