Sir Isaac Alfred Isaacs - Intelecto Hebreo

Son las:
27/09/2017
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Sir Isaac Alfred Isaacs

Colección y Consulta

Sir Isaac Alfred Isaacs

Por: Manuel Levinsky

Sin duda alguna, Sir Isaac Alfred Isaacs fue un hombre singular, controvertido, polémico pero siempre dejando huella de si mismo  y de su honda personalidad. Hombre de Estado llegó a ocupar el más alto cargo como Gobernador de Australia y nombrado Caballero por el Reino Unido de la Gran Bretaña en 1928.
Tan atrayente personaje nació en Melbourne en 1855 donde fue educado por sus padres y después en las escuelas de la localidad. Dotado de una inteligencia extraordinaria fue un buen estudiante pero su inquietud lo llevó a trabajar en las minas  donde se familiarizó con el idioma de los buscadores de oro.
La madre de Isaacs fue una mujer ambiciosa y dominante que tuvo una fuerte influencia sobre él durante toda su vida. De 1870 a 1875 trabajó como maestro en las escuelas de su ciudad natal y después estudió leyes en la Universidad de Melbourne  graduándose en 1883. Fue dotado de una memoria portentosa y en el curso de sus estudios desarrolló una maravillosa habilidad para perfeccionarla. Era capaz de citar de memoria los textos de los documentos, su naturaleza, el tipo de ley a que se  referían, las teorías legales y los pronunciamientos de los jueces, con todo lujo de detalles.
En el año de 1882 empezó a ejercer su profesión en la Barra de Abogados de Victoria introduciendo prácticas privadas profesionales que fueron base importante de la jurisprudencia del Estado.


En 1892 fue elegido diputado de la Asamblea Legislativa de Victoria y al año  siguiente obtuvo el puesto de Visitador General y en 1894 el de Procurador General.
Su actividad era vertiginosa, apoyando la legislación social, el control del juego de azar y el sufragio de la mujer. Asimismo, propuso y apoyó una federación de estado de Australia y fue relevante miembro de la Comisión que promulgó la   Constitución de la Commonwealth, que se cristalizó durante los años 1897 y 1898.
Nuestro personaje fue elegido en 1901 para formar parte del Primer Parlamento Federal Australiano, involucrándose en la organización del sistema de justicia federal. En el año 1906 fue nombrado Ministro de la Suprema Corte Federal en donde alcanzó   la presidencia de la misma en 1930. Al año siguiente fue la primera persona nacida en Australia designada Gobernador General de los dominios australianos cuyo puesto conservó hasta 1936.
En 1937, después de su retiro, Isaacs escribió artículos y ensayos bíblicos, religiosos y de ética judía antes de la Era Cristiana. Colaboró con una columna semanal para el periódico Hebrew Standard y para otros periódicos judíos   y no judíos.
Durante su larga carrera pública, Isaacs mostró bondad y equidad hacia la gente pero era una persona muy ambiciosa y firmemente determinada a lograr sus metas, una figura como ya hemos dicho muy controvertida y polémica. Estaba dotado de una   gran facultad hacia la oratoria y sus discursos mostraban francas tendencias literarias, científicas y religiosas.
Hombre de acción nuestro personaje fue Secretario del Fondo de Ayuda a los jóvenes judíos inmigrados de Rusia a la ciudad de Melbourne y fue pieza clave en conseguir el dinero necesario para el Consejo de Educación Judía. Durante un corto   tiempo fue Presidente de esta organización.
Desde la mitad de la década de 1890 se distanció de las organizaciones comunitarias judías por lo que no asistía ya regularmente a los servicios religiosos en su sinagoga pero estaba perfectamente consciente de su judaísmo y profundamente   interesado en la doctrina religiosa judía acerca de la cual siguió escribiendo extensamente. En su carrera pública fue muy sensible a ataques antisemitas a los cuales respondía furiosamente.
Sin embargo Isaacs decayó mucho en su simpatía hacia el sionismo por la década de 1920, ya que tenía el concepto de que el sionismo complicaba la dualidad de su lealtad hacia el país que lo vio nacer. Fue después de su retiro de la vida   pública cuando empezó a criticar abiertamente la política sionista. Sin embargo no estuvo de acuerdo con la declaración del Libro Blanco que prohibía la inmigración judía a Palestina a la cual tildó de anti-Australiana.
En 1943 tuvo otro viraje publicando una serie de artículos en el Hebrew Standard denunciando al sionismo político, toda vez que a su juicio se era judío únicamente por la religión, siendo nacionales de los países en que se naciera. El   llamó traidores a todos los que se opusieron a sus puntos de vista. Naturalmente esta actitud provocó acres críticas en la mayoría de las comunidades judías del mundo, las cuales objetaron tales teorías y censuraron a Isaacs por expresar   opiniones de una minoría judía.
Nuestro personaje por todas estas circunstancias que rodearon su vida se encontró siempre en el vértice de tormentas y huracanes políticos. De todos estos vaivenes no cabe duda que sobresalió su inteligencia y su carisma, así como su profunda   convicción de ser judío de su muy singular punto de vista. Tan discutido personaje dejó de existir en el año 1948




Regreso al contenido | Regreso al menu principal