Richard Tucker*s - Intelecto Hebreo

Son las:
27/09/2017
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Richard Tucker*s

Colección y Consulta
Tenor Richard Tucker
Fragmento de: Turandot 
"Nessun dorma"
1967
Richard Tucker
El Caruso Americano
 
Por: Manuel Levinsky
 
Este personaje singular y dotado de extraordinarias facultades para el Bel Canto, comenzó su carrera como Jazán (cantor de sinagoga) y consecuentemente se convirtió en uno de los más grandes tenores de Opera desde Enrico Caruso.
Richard Tucker nació en la ciudad de Nueva York. Su padre Israel Tucker fue un inmigrante de la Europa del Este que cambió su primer nombre por el de 
Samuel, pero siguió usando el apellido Ticker. 
Sin embargo el resto de la familia adoptó el apellido Tucker.
Nuestro personaje estudió melodías tradicionales con su padre ortodoxo. Rubin Tucker que era su verdadero nombre, desde la edad de seis años cantó en el coro de la sinagoga en la calle Allen, en el lado Este de Manhattan, en la ciudad de Nueva York, bajo la dirección de Samuel Waisser, durante siete años sobresalió en el mencionado coro con su bien timbrada voz. De niño también estudió canciones propias de Jazán con el mismo director Waisser y después con el maestro Zavel Zibertz.
En 1934 conoció a Sara Perelmuth, hermana del gran tenor del Metropolitan Opera House de Nueva York, Jan Peerce, de quien escribí una semblanza en mi libro “l00 Personajes”. Dos años después, en 1936, con el nombre todavía de Rubin Tucker, contrajo con Sara matrimonio y su trabajo fue vendedor de pieles y como Jazán de tiempo parcial en la sinagoga Temple Emanuel en Passaic, New Jersey.
Su extraordinaria voz comenzó a causar gran admiración y en 1937 alcanzó plena reputación cantando en el programa de radio “Jewish Daily Forward Hour” en la gran manzana neoyorquina de Manhattan. Durante ese año cambió su nombre por el de Richard Tucker aunque su esposa y otros miembros de la familia siempre lo siguieron llamando Ruby de cariño. Como nota explicativa diremos que las relaciones entre los dos cuñados, los tenores Peerce y Tucker nunca fueron cercanas.
En 1938 Richard Tucker se convirtió en el Jazán de la sinagoga Temple Aduth Israel en la sección de Bronx, en la ciudad de Nueva York, puesto que conservó hasta 1942, sin embargo, con el apoyo de su esposa Sara buscaba también asimismo una carrera en la Ópera neoyorquina. Consecuentemente a pesar de sus diferencias y a petición de su hermana Sara, Peerce lo presentó con el maestro de canto Paul Althouse en 1940. Este maestro, fue el primer tenor del Metropolitan nacido en Estados Unidos que no tenía experiencia previa europea. Fue Althouse quien perfeccionó las técnicas de Ópera de Tucker.
En el año 1942, Tucker concursó en el propio Metropolitan pero perdió la competencia con otros tenores. Decepcionado estableció su propio negocio de pieles, aunque sólo fue por breve tiempo. No obstante su carrera como Jazán continuó en ascenso. En 1943 fue contratado como Jazán en el Brooklyn Jewish Center, siendo este puesto de mucho prestigio. Allí recibió guía espiritual del rabino Israel Levinthal, mientras que el director musical era el afamado Sholom Secunda, quien escribió muchas piezas religiosas propias del Jazán para él exclusivamente.
Al comenzar el año siguiente, Tucker adquirió fama nacional a través de las series de radio “Chicago Theater of the Air” que presentaban cápsulas de óperas y operetas en inglés. También cantó para otras estaciones de radio con mucho éxito. Como resultado de estas actuaciones, firmó contrato con el Metropolitan Opera House en el mismo año de 1944, habiendo hecho su debut en el papel de Enzo en la Ópera “La Gioconda” de Ponchielli el 25 de enero de 1945.
Aunque muy adentrado en la carrera operística, Richard quería permanecer como Jazán en el Brooklyn Jewish Center, pero el panel de cinco rabinos tuvieron que decidir si convenía o no que continuara en ambas actividades y por tres votos a dos tuvo que renunciar a dicho puesto. Sin embargo por el resto de su vida continuó cantando como Jazán ofreciendo conciertos en muchos lugares del mundo. Él consideraba como su más grande actuación religiosa cantar en los servicios de Shabat, habiendo actuado en la vieja sinagoga de Viena, donde cantó el gran Jazán Salomón Sulzer en el siglo XIX. En esa ocasión habían transcurrido pocos años después de los horrores de la Segunda Guerra Mundial y su sublimación como Jazán emergió como nunca antes había sucedido. Los devotos concurrentes quedaron asombrados al escuchar su maravillosa voz.
Años después ofreció un servicio de Shabat en la gran sinagoga de Tel Aviv, la gran concurrencia estremecida y emocionada por tan majestuosa voz de tenor, comentaban que nunca antes habían escuchado un servicio como el de este Shabat. Richard Tucker también grabó discos de música religiosa que influenciaron a varias generaciones de jazanim. Como comentario mencionaremos que uno de los cantantes de música popular norteamericana, fue fuertemente influenciado oyendo con frecuencia la música grabada de Tucker. Su nombre fue Elvis Presley.
Para Tucker no había diferencia esencial entre la música litúrgica para Jazán y la ópera, él decía: “Ambas demandan temperamento y determinación”. No obstante, su fama proviene de su actuación en la Ópera. Comenzó su carrera en el Metropolitan como un tenor lírico, como por ejemplo en el papel del Duque de Mantua en el Rigoletto de Verdi. El arte de Tucker continuó creciendo a través de los años, añadiendo cualidades profesionales y dramáticas a sus recursos vocales, hasta llegar a cumbres como las obtenidas en el papel de Canto en la ópera Pagliaci de Leoncavallo. Fue reconocido por la pureza y brillantez de sus tonos altos, la nivelación de su producción vocal y la potencia de su voz. Muchos críticos lo compararon con el gran tenor italiano Enrico Caruso.
É1 y Sara formaron un matrimonio muy unido y en cada actuación ella permanecía detrás del escenario, esperándolo emocionada por los aplausos y ovaciones conquistados. Después caminaban tomados de la mano hacia su camerino. Tucker vivió con su esposa y sus tres hijos Barry, David y Henry en Great Neck, en Long Island, Nueva York. En la década de los cincuenta tuvo exitosas actuaciones operísticas en San Francisco, California, y en Europa, ciudades como Londres, París y Milán donde fue aclamado como ningún otro tenor nacido en Estados Unidos. Asimismo dio conciertos en Israel, incluyendo uno previo a la Guerra de los Seis Días de 1967, donde hizo estallar de emoción al auditorio porque quería permanecer con los israelíes más tiempo.
Richard Tucker fue acreedor al primer “Premio Cultural y Artístico de Israel” y también le fue otorgada una placa de oro por el Consejo Nacional Religioso por sus servicios distinguidos a Israel. Además recibió la “Medalla de Justicia Louis D. Brandeis” por los servicios prestados a la Humanidad.
Su útima aparición como tenor fue en el papel de Don José en la ópera “Carmen” de Bizet en la ciudad de Barcelona el día de Navidad de 1974, donde nuevamente triunfó. Una vez de regreso a los Estados Unidos, realizó una gira de conciertos breves, acompañado del gran barítono Robert Merill. En el transcurso de esta gira falleció de un ataque al corazón en la ciudad de Kalamazoo, Michigan, el 8 de enero de 1975 a los 62 años de edad.
Su inesperada muerte causó una gran conmoción y en el escenario del Metropolitan Opera House se realizó un servicio funerario, un honor extremadamente raro otorgar en tan afamado teatro neoyorquino, y ante el ataúd del brillante tenor en el centro del escenario, el hermoso telón de oro, cerró todo un capítulo de la historia artística de los Estados Unidos.

Regreso al contenido | Regreso al menu principal