Resquebrajamiento de la Fe - Intelecto Hebreo

Son las:
27/09/2017
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Resquebrajamiento de la Fe

Colección y Consulta

Resquebrajamiento de la Fe


Por: León Opalín



La nota a ocho columnas en varios periódicos de EUA al inicio del año en relación a que, setenta sacerdotes en la Arquidiócesis de Boston, Mas, abusaron sexualmente de jóvenes a quienes estaban consagrados a servir, conmocionó a la Iglesia Católica, y en general al mundo. El P. Roger J. Landry, en una homilía pronunciada en la Parroquia del Espíritu Santo en Fall River, MA. afirmó que: "este tipo de hechos desafortunadamente no era algo nuevo, hubo muchas épocas en su historia cuando la situación estuvo peor que ahora; sin embargo, en tiempos pasados en EUA la Iglesia y los sacerdotes eran respetados, esa institución tenía reputación de santidad y bondad".
A su vez, el periódico The Washington Post, consignó que al menos 850 curas católicos fueron acusados de pedofilia desde inicios de los sesentas en EUA, y a 350 de ellos se les retiró del sacerdocio antes de este año; asimismo, en el primer semestre del 2002 la iglesia católica estadounidense separó de sus puestos a 218 sacerdotes por el mismo delito. El Washington Post señala que 34 de los curas a los que se les comprobó que cometieron abusos, siguen ejerciendo sus funciones, ello pese a que la Santa Sede en una reunión celebrada en el Vaticano en abril pasado con los Cardenales de EUA y la Presidencia de la Conferencia de Obispos Católicos de ese país, calificó a la pedofilia como: "un crimen para la sociedad y un abrumador pecado ante los ojos de Dios, en particular cuando es perpetrado por sacerdotes y religiosos".
Asimismo, se acordó instrumentar una política de cero tolerancia a la pedofilia. Teóricamente ni la Iglesia, ni el Derecho Canónico protegen a hombres que investidos de sacerdotes comente actos de pedofilia; para ello existen leyes y normas penales; el Derecho Canónico simplemente marca pautas de conducta, que los sacerdotes deben seguir en el ejercicio de su actividad eclesiástica.
En la mencionada reunión en el Vaticano, se trató de evaluar la magnitud del fenómeno de la pedofilia de los sacerdotes, y no obstante que no existen cifras confiables al respecto, se reconoció la gravedad del problema, sobre todo por sus implicaciones morales. Por otro lado, en la reunión se trató de atenuar la problemática, con el argumento de que en todos los casos se refieren a adolecentes "y por tanto no son casos de auténtica pedofilia".
En la reunión se propusieron una serie de medidas que una vez revisados por la Santa Sede, se constituirán en parámetros básicos de la política a seguir para enfrentar el abuso de menores en las 178 diócesis y otras instituciones religiosas de EUA; asimismo, se planteó la necesidad de que la Conferencia de Obispos Católicos de EUA instrumente un proceso especial para la expulsión del "Estado Clerical" de los sacerdotes, de quienes se tengan informes que son culpables de abuso a menores "repetido y agresivo", sin embargo, se requerirá de un proceso en el que se tendrán que comprobar los hechos, prueba de culpabilidad y derecho de defensa.
Paralelamente se desarrollarán procesos especiales en los que se considere que un sacerdote representa una amenaza para la seguridad de los niños y jóvenes, ello con el fin de evitar nuevos episodios de abuso y "se salvaguarde el bien de la Iglesia".
Cabe destacar que la pedofilia no es un fenómeno exclusivo de la Iglesia Católica de EUA, también se han registrado casos en otros países de Europa, América Latina y Australia, principalmente; incluso se ha documentado que existen en otras religiones en mayores proporciones. Sin embargo, la pedofilia no es la única expresión de la crisis que experimenta la Iglesia Católica; en 23 países, la mayoría de África, centenares de monjas denunciaron haber sufrido abusos sexuales por parte de sacerdotes y misioneros; la información de estos hechos deriva de testimonios de las religiosas María O'Donohue y de Maura McDonald, publicados a mediados del 2001 en la revista estadounidense National Catholic Report.
Igualmente, en mayo del 2001 el arzobispo de Zambia, Emmanuel Milingo, de 73 años, contrajo nupcias con la Coreana María Sung en una ceremonia de la Secta Moon, ante ello el Vaticano excomulgó al Clérigo por "no respetar la ley del Celibato y traicionar la fe cristiana"; Milingo fue prácticamente llevado a la fuerza a Roma para un retiro espiritual y finalmente la jerarquía católica disolvió el matrimonio; el Arzobispo "aseguro que se dedicaría en cuerpo y alma a la vida cristiana". En este ámbito, a mediados de febrero pasado el sacerdote español José Montero confesó abiertamente su homosexualidad, con el apoyo de sus fieles, desdeñando su expulsión de la congregación y encabezando una campaña para debatir la vigencia del celibato.
En el marco del cimbramiento de la Iglesia Católica, diversos grupos sociales en el mundo, incluyendo a religiosos católicos, consideran que los escándalos sexuales en la Iglesia Católica, representa un punto de reflexión para analizar la conveniencia de una reforma a la Institución Católica, particularmente en lo que se refiere al celibato, que lo califican contra la naturaleza humana. En este sentido, un sondeo elaborado por la Universidad de Harvard en 1999, reveló que 92.0% de los sacerdotes católicos de EUA están a favor del Celibato opcional, sólo 2.0% vive en castidad y 31.0% sostiene relaciones sexuales.
Lauro Macías Raigosa presidente de la Organización Presencia Nueva, que agrupa a 250 sacerdotes católicos casados en México, menciona que existen diversas razones no confesadas por las cuales se sigue manteniendo el Celibato, entre otras, las de carácter económico "ya que a la Iglesia le conviene que los bienes de los sacerdotes pasen a manos de la institución y no a la de la esposa o a los hijos", y la política, porque "un Clero Célibe es mucho más manipulable que uno casado; una esposa, además de tener peso en las decisiones de la pareja, es un motivo para arraigar al hombre". Lauro Macías agrega que "hasta el Concilio de Letrán en 1123, cuando se institucionalizó el Celibato, era muy común que los sacerdotes se casaran y muchos siglos después los sacerdotes seguían tomando esposas, ya que fue hasta el Siglo XVI, cuando se dispuso que todo matrimonio debería realizarse en representante de la Iglesia".
Así, la pedofilia se califica como un acto indignante que ha alcanzado a la Iglesia Católica; preocupa que esta última haya llevado a cabo maniobras para esconder casos que incluyeron a altos prelados de esa institución a través de las cuales se buscó "comprar el silencio de las víctimas".
Los escándalos de pedofilia han tenido un costo muy elevado para la Iglesia Católica de EUA en términos de imagen, de menor asistencia de fieles a las iglesias y pecuniario, estos no sólo por las erogaciones para indemnizar a las víctimas sino por el descenso en sus ingresos por concepto de donaciones y limosnas.
El despertar de la gente que denuncia los casos de pedofilia de sacerdotes es positivo; sin embargo, es claro que el tema "no sale a relucir con cierta regularidad para defender a los menores, sino con el objetivo de provocar el escándalo y atacar a la Iglesia". "Las denuncias contra sacerdotes y religiosos son muy difíciles de esclarecer, ya que fácilmente se puede mentir y manipular de manera que no queda clara la culpabilidad de alguien".
El huracán que sacude a la Iglesia Católica, denota la crisis de valores que vive la sociedad del Siglo XXI.


Regreso al contenido | Regreso al menu principal