Rebeca Gratz - Intelecto Hebreo

Son las:
27/09/2017
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Rebeca Gratz

Colección y Consulta

Rebeca Gratz


Por: Manuel Levinsky

Rebeca Gratz fue una extraordinaria mujer cuya raíz hebrea determinó en tal grado la orientación de su vida que fue factor importante para la realización de los colegios Sunday Scholls para niños judíos en los Estados Unidos, cuya finalidad es conservar las tradiciones del milenario pueblo a través de una enseñanza dominical que aunque no sea diaria, sí deja una huella permanente en los educandos.
Rebeca Gratz fundó la primera Organización de Beneficencia judía norteamericana, además de los aludidos Sunday Schools. Nuestro personaje nació en el seno de una prominente familia judía alemana en 1781, en el naciente Estados Unidos de América. Su padre Michael Gratz y su hermano Bernard, fueron grandes combatientes durante la Guerra de Secesión, terminada la cual, expandieron exitosamente su comercio de pieles y exportaciones. Después de varios viajes a través del estado de Pensilvania, establecieron su residencia en Filadelfia.
Rebeca fue la séptima de 10 hijos. Sus padres murieron prematuramente y ella se hizo cargo de la casa, atendiendo a sus hermanos solteros y para colmo a los 9 hijos de su hermana Raquel que murió relativamente joven. Fue una vida de sacrificios y trabajo agotador por tantas responsabilidades encima. No obstante, Rebeca rechazó un pretendiente cristiano debido a divergencias religiosas, toda vez que ella conservó fielmente las tradiciones judías. Finalmente decidió permanecer soltera.


Una amiga íntima de Rebeca, la presentó al famoso escritor Washington Irving con quien se había comprometido, y éste, intrigado por tan intachable mujer judía, quedó fascinado por su femenina y relevante personalidad de tal manera que el propio Irving describió a Rebeca con luminosas tonalidades al también célebre escritor Sir Walter Scott. Después de la publicación de su famosa novela "Ivanohe" en 1820, mismo año en que recibiera su título de nobleza, le mandó una nota a Irving en la que le manifestaba que el personaje creado en su obra, era la misma Rebeca Gratz de la que tanto le había hablado. En efecto, fue tal la impresión que le causó la Gratz, que Scott se inspiró en ella para el personaje central de uno de sus más famosos libros.
Un año antes, en 1819, nuestro personaje fundó la Sociedad de Beneficencia de Mujeres Hebreas que fue la primera organización de caridad judía no religiosa de los Estados Unidos y, posiblemente, la primera organización judía en el mundo.
La Institución creada por Rebeca estableció comités para cubrir cada distrito de Filadelfia con el fin de identificar a la gente necesitada y administrarle la ayuda necesaria.
No fue el primer trabajo comunitario organizacional de su vida, ya que desde 1801 era secretaria de la Asociación de Mujeres para la Ayuda de Damas y Niños y es posible que de este trabajo tomó la idea de formar la mencionada Sociedad de Orfanato de Filadelfia del cual en 1819 se convirtió en su secretaria.

La Sociedad de Beneficencia de Mujeres Hebreas distribuía comida y ropa para los pobres. Después se derivaron dos ramificaciones de esta Sociedad, la de Costura y la Sociedad de Energía. En 1838, Rebeca y las mujeres de la Congregación Mikveh Israel, establecieron el primer Hebrew Sunday Schools, que sirvió de modelo para todos los grupos que le siguieron.






Fueron colegios comunitarios sin ninguna relación directa con alguna congregación en particular. Eran gratuitos y abiertos para todos, especialmente para niños. De los salmos y oraciones religiosas, Gratz componía canciones que jubilosamente cantaban los alumnos. Asimismo se tenían lecturas de la Biblia y sus interpretaciones. Eran la base de los programas de las escuelas. Se transmitía una actitud moral y se vinculaba un sentimiento de identidad judía. Gratz, como Presidenta y Superintendenta, enseñó cada domingo hasta 1864, cuando tenía 84 años de edad.
En 1855, su preocupación por los niños judíos tuvo otro giro: gracias a sus esfuerzos se fundó un orfanatorio para niños judíos. Ella, a través de la revista hebrea "The Occident" escribía artículos incitando a los lectores a cooperar para el establecimiento del orfanatorio. Firmaba con el seudónimo de "Una hija de Israel".
En 1869, falleció esta extraordinaria mujer, dejando una huella profunda. En sus funerales estuvieron prominentes personalidades judías y no judías de la sociedad norteamericana.
Su sobrina escribió de ella: "Mi tía fue una mujer soltera en la acepción común de este término. Sin embargo, a pesar de que nunca se casó, fue una madre para los huérfanos y los marginados; para todos aquellos que vivían en la pobreza, para los pecadores que necesitaban alivio espiritual".

De no ser por los Sunday Schools que fundó Rebeca Gratz, muchas tradiciones judías se hubieran perdido.








Regreso al contenido | Regreso al menu principal