Perashat Truma - Intelecto Hebreo

Son las:
27/09/2017
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Perashat Truma

3er Lustro Rev. Foro

Parashat Truma

Querubines
Garantes confiables


Por: DEPTO. RELIGIOSO DEL K.K.L.
Editor: Rab. Yerahmiel Barylka



En nuestra Parashá, D's le ordena a Moshé la construcción del tabernáculo y del propiciatorio de oro que lo cubre: "Y harás dos querubines de oro, labrados a martillo en los dos extremos del propiciatorio.... Y los querubines estarán con las alas extendidas hacia arriba, haciendo sombra con sus alas al propiciatorio, y vueltas sus caras la una hacia la otra; hacia el propiciatorio estarán vueltas las caras de los querubines" (Éxodo, 25:18-20).

Rashi interpreta este versículo diciendo que los querubines: "tienen la forma de una cara de bebé" (y en forma similar lo hace Ibn Ezra), basándose en la explicación que cita la Guemará (en Jaguiga, 13a): "Puesto en Babilonia se llama al bebé maestro". Esto puede mejor comprenderse a través de las palabras de nuestros sabios Jaza'l en otro lugar: "'Llévame tras de ti, corramos' (El Cantar de los Cantares, 1:4).
Rabí Meir dijo: 'Cuando el pueblo de Israel estaba por recibir la Torá en el monte del Sinaí, el Santo Bendito Sea le dijo: "... Traédme garantes confiables para que cuiden la Torá, y entonces os la daré". Le respondieron: "nuestros antepasados son nuestros garantes". Pero D's les respondió: "vuestros antepasados necesitan garantes"... Entonces le dijeron: nuestros profetas serán sus garantes"; pero D's reclamó: "Sé acerca de ellos.... Traedme buenos garantes y os daré la Torá".
Finalmente propusieron: "nuestros hijos serán nuestros garantes". D's respondió: "Efectivamente, ellos son garantes de confianza, entonces les daré a ellos la Torá". Pues como está escrito: ""De la boca de los pequeñitos y de los que maman" (Shir Hashirim Raba, 1,24). Las palabras de este extraordinario Midrash nos enseñan algo esencial: D's no se conforma con que las generaciones de los padres y de los abuelos hayan estudiado y practicado la Torá, mismo si representan las figuras más importantes de nuestra historia, como los padres de la nación y los profetas. D's no se conforma con esto. Debemos preocuparnos para que las generaciones venideras prosigan con el estudio y el cumplimiento de la Torá. Debemos hacer todo para permitir que nuestros sucesores, nuestros garantes del recibimiento de la Torá en el monte del Sinaí, puedan dedicarse a la Torá en toda su amplitud y profundidad.
Tienen forma de un bebé. Esta idea se encuentra también en el arca de testimonio en el tabernáculo. Precisamente los "querubines" - con el aspecto de bebés - son las formas que adornan el tabernáculo... el arca de testimonio dentro del cual se encuentra la Torá, el bastón de Aharón, la vasija del maná, y el aceite de unción. Las cosas más extraordinarias y milagrosas, que van más allá de la comprensión humana, están protegidas por las jóvenes figuras de los querubines, los fieles cuidadores del arca y de su contenido sagrado y sublime... Cada detalle del versículo es simbólico: "Y los querubines estarán con las alas extendidas hacia arriba, haciendo sombra con sus alas al propiciatorio" (Ibid). La Torá alude a esos jóvenes rebaños, pues es necesario aspirar a la grandeza, elevarse bien alto. Elevarse hasta la magnificencia de la Torá y alcanzarla. Sin detenerse ni caminar en el lugar, pues esto significaría dar marcha atrás. Hay que aspirar a subir, a alcanzar las alturas mayores, etapas sublimes, de un nivel a otro y de una etapa a otra, así como los querubines extienden sus alas hacia arriba... y con sus alas extendidas hacia arriba cubren, protegen y dan sombra al propiciatorio.

En conjunto más adelante está escrito: "y vueltas sus caras la una hacia la otra" (Ibid); sin duda no están una opuesta a la otra. No hay aquí "oposición", no se trata de cada cual para sí sin relación con el prójimo, con un interés puramente egoísta. Las caras están vueltas "una hacia la otra", en una unidad máxima, "juntas las tribus de Israel", unos con otros, unos se preocupan por los otros, cooperando entre sí. "Y todos aceptan el yugo del reino divino, unos de otros, y otorgan con amor permiso, unos a otros"... Como dijo el Or Hajaim: "Y mientras que los sabios deben unirse de todo corazón, que no estén separados unos de otros, sino que se aconsejen, se estimulen y se muestren cordiales entre sí.
Al respecto está escrito: "allí Israel acampó" en singular, para indicar que todo el pueblo se unió en una sola persona y mereció entonces recibir la Torá" (Parashat Itró, 19:2). Por lo tanto, los querubines tenían "vueltas sus caras la una hacia la otra". Sin embargo, las escrituras agregan: "hacia el propiciatorio estarán vueltas las caras de los querubines" (Ibid). Si bien los querubines están juntos y unidos, deben mirar hacia el propiciatorio, sin olvidar ni distraer su atención del mismo y de lo que cubre: el arca del testimonio y todo lo que contiene.
Esta es la razón por la cual los querubines se encuentran aquí, guardan el arca como fieles garantes... Y si el tabernáculo se construye conforme a lo ordenado, siguiendo todos los detalles y las instrucciones, el Creador le promete a Moshé al final de este párrafo: "y allí me encontraré contigo a tiempos señalados, y hablaré contigo desde encima del propiciatorio de en medio de los dos querubines que estarán sobre el arca de testimonio, respecto de todo lo que te ordenaré en cuanto a los hijos de Israel" (Ibid, 25:22). Precisamente aquí, sobre el arca de testimonio que se encuentra en el Santo de los Santos (Kodesh Hakodashim), en el lugar más sagrado de todos, cubierto por el propiciatorio y los querubines -en todo lo que sugieren y representan- bajará en forma figurada la Shjiná (la divina presencia), y de allí saldrá la voz divina que anunciará las órdenes del Creador: "De la boca de los pequeñitos y de los que maman has fundado la fortaleza".

(Salmos, 8:3).

Regreso al contenido | Regreso al menu principal