Paul Julius Reuter - Intelecto Hebreo

Son las:
27/09/2017
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Paul Julius Reuter

Colección y Consulta

Paul Julius Reuter


Por: Manuel Levinsky

En el mundo fascinante del periodismo profesional, surgió un pionero cuyo nombre ha trascendido hasta nuestros días a través de una de las agencias más importantes de la época, la Reuter.
Nuestro personaje es el barón Paul Julios Reuter quien nació en el seno de una familia judía que conservaba celosamente las tradiciones de pueblo. Vio la luz primera en Kassel, Alemania, en 1816 y su nombre original fue el de Israel Beer Josaphat.
Su primera actividad era como empleado en 1829, en el banco de un tío suyo en Gottingen, quien estaba experimentando con el telégrafo eléctrico.
Sus ambiciones eran demasiado grandes y para facilitar el cumplimiento de sus propósitos contrajo matrimonio con una mujer cristiana que tenía importante relación en el ámbito periodístico. En consecuencia, se convirtió al cristianismo adoptando el nombre de Paul Julius Reuter. Así fue como en 1840 empezó a desarrollar su vocación en esta difícil actividad publicitaria y periodística enviando colaboraciones a una empresa del ramo situada en Berlín. En 1848 se traslada a dicha capital alemana comenzando a traducir extractos de artículos y a reunir noticias comerciales remitiéndolas a los periódicos de toda Alemania.


Con bastante ingenio estableció al siguiente año un servicio de palomas mensajeras entre Aachen, Alemania, y Verviers, Bélgica, que eran puntos terminales de las líneas telegráficas de Alemania, Francia y Bélgica. Así por medio de este curioso sistema, transmitía informaciones financieras y comerciales.
En 1851, nuestro personaje, se fue a radicar a Londres, abriendo una oficina de telégrafos cerca de la Casa de Bolsa londinense. Desde allí, inició un amplio servicio de noticias financieras extendido a toda Inglaterra y a varias partes del extranjero. Su dinamismo y sus ya probados anhelos de superación, lo llevaron a difundir también noticias de índole política, insistiendo en una estricta objetividad a los medios de comunicación y exigiendo la impresión de su apellido Reuter en cada nota.
En 1858 alcanzó un gran triunfo periodístico al transmitir a Londres el discurso de Napoleón III previendo la guerra austro-francesa, solamente una hora después de que tan trascendental discurso fuera pronunciado.
Siempre activo, Reuter aprovechó la tecnología de cable submarino para expandir telegráficamente sus servicios a otros continentes. Así fue como pudo reportear también los acontecimientos de la Guerra Civil Norteamericana, dando la noticia sensacional del asesinato del Presidente Abraham Lincoln en 1865, dos días antes de la competencia, lo que le valió innumerables elogios y la subida como la espuma de su prestigio internacional. En la década de los años 70 del siglo pasado, extiende sus servicios hasta el Lejano Oriente, y la Agencia Reuter se pone a la vanguardia de todas las empresas del rango en el mundo.
En el año de 1857, nuestro personaje se convierte en ciudadano británico y en 1871, recibe el título de barón que le concede el duque de Saxe-Coburg-Gotha, cuyo título fue reconocido por la Reina Victoria en el año 1891.
Reuter, siguiendo las normas que dicen que hay que saber retirarse a tiempo, dejó la administración de la famosa agencia en manos de su hijo, el también barón Herbert de Reuter quien siguió conservando el prestigio de la compañía.
Tan destacado hombre de empresa y fundador de una de las más importantes agencias noticiosas del orbe, falleció en 1899 en Niza, Francia, dejando su apellido como símbolo de lo que es ahora, uno de los factores básicos del devenir humano que es la comunicación.





Regreso al contenido | Regreso al menu principal