Mordejay Anielevich - Intelecto Hebreo

Son las:
27/09/2017
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Mordejay Anielevich

Colección y Consulta

Mordejay Anielevich

Por: Manuel Levinsky


Las grandes tragedias son, por arcanos del destino, semilleros de acciones sublimes de las
cuales emergen personajes por muchos conceptos extraordinaTal es el caso de los dramáticos sucesos acaecidos en Polonia durante el aciago peíodo de la Segunda Guerra Mundial y del surgimiento de un auténtico héroe como lo fue Mordejay Anielevich. Pero, vayamos por partes.
Al estallar el sangriento conflicto mundial al que hemos hecho referencia, el primero de septiembre de 1939, con la invaón del Estado polaco por parte de las tropas alemanas del Tercer Reich, había en Varsovia 350,000 judíos. Tres años después, por el mes de julio de 1942, los nazis organizaron las deportaciones en masa de judíos hacia los campos de concentración y las cámaras letaencubriéndolas con falsos rumores inpor los propios nazis, de que se trataba de deportaciones hacia campos de trabajo.


A fines de este mismo año de 1942 y como resultado de estos crueles e involuntarios éxodos, sólo quedaban en la capital polaca 40,000 judíos. En enero del año siguiente, se propagaron por el ghetto alarrumores acerca de que las fuerzas germanas se disponían a deportar también al remanente sector judío de Varsovia. En conlos dirigentes del Movimiento Clandestino, resolvieron organizar la resiscontra el nazismo opresor. Ante tal situación fue nombrado por dicho moviel joven de 24 años, Mordejay Anielevich, para comandar el levantamiento del ghetto.
Este valiente e intrépido luchador naó en Varsovia en el año 1919, en el seno de una familia de escasos recursos. Hizo estudios en el Gimnasium judío "Laor" que en hebreo quiere decir "hacia la luz". En su adolescencia estuvo vinculado al grupo revisionista Betar, pero más tarde se sumó al movimiento Hashomer Hatzair. Al estallar la guerra, emó diversas, difíciles y peligrosas mien favor de la juventud judía. A prinde 1942, estuvo en Silesia, Alemania, ejecutando diversas labores de información. Allí se enteró del terrible plan de exterminio de los judíos de toda Europa concebido por el desquiciado cerebro del maniático Adolfo Hitler y su grupo de criminales colaboradores.
Ante esta horrenda evidencia, decidió a la medianoche del 19 de abril de 1943, el primer seder de Pesaj, hacer estallar la rebeón. En represalia, tropas nazis de la S.S. armadas de ametralladoras y piezas de artilleríaatacaron. Anielevich ordenó a los valientes defensores del ghetto, que cada cual permaneciera en su puesto combate. Frente a la embestida nazi, consideró que no había otro remedio que el del camino del heroísmo y no vaciló en dar el ejemplo a quienes habían conferido tal jefatura. Así fue como comenzó, la trágica epopeya de estos sobrevivientes de la otrora gran comunidad judía de Varsovia.
El que fuera miembro del Consejo Nacional del Parlamento Polaco exiliado en Londres, Iaac Schwarzbart, describe los terribles momentos que se vivieron. "El ghetto está en llamas y la humareda envuelve a toda la ciudad de Varsovia. Hombres, mujeres y niños que no se han quemado vivos son exterminados en masa. Los judíos se enfrentan a los disparos de las bocas de fuego con singular arrojo. Ya han matado a varios millares de nazis. Incendian fábricas y almacenes de la industria germana de guerra. La población polaca se asombra del espíritu indomable de la defensa judía. La reacción de los alemanes es de vergüenza y de ira".
El comandante del ghetto, Mordejay Anielevich, desde su posición de mando lanzó un "Yo acua millones de gentes que en el mundo permanecían indiferentes ante tan brutal genocidio. En uno de los párrafos de la proclama dice el joven comandante: "En nombre de los millones de judíos quemados, asesinados y enterrados vivos, en nombre de quienes resisten y de todos nosotros que estamos condenados a morir, apelamos al mundo entero para que detenesta masacre. Deben comprender, por fin, hasta qué grado son responsables por su apatía ante el crimen sin paralelo que los nazis cometen contra toda una nación, crimen cuyo trágico epíse desarrolla ahora".



Se trata de un valioso documento de la más alta dignidad, en medio de la mayor desesperaón. El levantamiento fue como un grito de angustia nacional, pero fue también la afirmación de la fe inconmovible en la dignidad y continuide nuestro pueblo tan admirablemente reprepor Mordejay Anielevich y los combadel ghetto de Varsovia. Esos denodados defensores hicieron estallar minas colocadas eségicamente, que causaron muchas muertes entre los nazis dirigidos por el general de las tropas de asalto de la S.S., Juergen von Stroop. Los rebeldes defendieron casa por casa, comuniándose unos con otros por aberturas practicadas de antemano. Sorprendidos por su increíble resislos alemanes tuvieron que retirarse del ghetto para regresar con armas más poderosas. La ciudad ardía por todas partes, de manera que los defensores tuvieron que resguardarse del calor del piso, envolviendo sus zapatos en trapos. Muse arrojaron desde lo alto de las casas incargando a sus hijos, para no seguir suy no caer en manos de los asesinos. El comanMordejay Anielevich le escribió a su ayudante Itzjak Zuckerman: "El sueño de mi vida se ha realizado. La autojudía en el ghetto es una realidad. La resisestá organizada. He sido testigo de las heroicas luchas de los combatientes judíos
El 8 de mayo de 1943, Mordejay Anielecon cuatro camaradas, entre ellos una muchallamada Mira Fuchrer, trabajaba en una ofidel cuartel general instalado en un refugio subterráneo, cuando los nazis bloquearon todas las salidas y desataron un furioso ataque con granade mano contra el refugio. Anielevich suó con otros 80 combatientes. Cuarenta días duró la resistencia contra el más poderoso ejército nazi de aquella época.
Este Levantamiento heroico de los comdel ghetto de Varsovia, merece que las futuras generaciones lo recuerden como uno de los acontecimientos más sublimes de nuestra lary trágica historia. Únicamente la posteridad podrá dar testimonio de que el recuerdo de esta rebelión, ha quedado grabado para siempre en nuestros corazones. En Israel se ha levantado un monumento a Mordejay Anielevich en el kibutz que lleva su nombre, Yad Mordejay, a la entrada del Néguev.


Regreso al contenido | Regreso al menu principal