Miriam Ben Porat - Intelecto Hebreo

Son las:
27/09/2017
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Miriam Ben Porat

Colección y Consulta

Miriam Ben Porat


Por: Manuel Levinsky

En la historia moderna de Israel hay un personaje de singulares perfiles y de extraordinaria capacidad que ha dejado huella profunda en los ámbitos jurídico y administrativo del país. Ella es una mujer notable y su nombre es Miriam Ben Porat que en su calidad de Licenciada en Derecho ocupó la vicepresidencia de la Suprema Corte de Justicia y la Contraloría del Estado de Israel, habiendo recibido el "Premio de Israel" que es el honor más grande que otorga este país, siendo mencionada, incluso, para ocupar la presidencia de la nación.
Miriam Ben Porat nació en 1918 en Vitebsk, Lituania, dentro de una honorable familia judía que le daba la mayor importancia a la educación, ya que 6 de sus 7 hermanos recibieron una educación superior. Antes de emigrar a Israel en 1936, se graduó del Gimnasium de Kovno, Lituania. Por cierto que ella contaba: "Mi madre me cocinaba nuestro pan y todos usábamos las ropas de nuestros hermanos mayores que iban creciendo, con el propósito de que hubiera suficiente dinero para los estudios.

Ya en Eretz Israel, nuestro personaje empezó a practicar leyes después de obtener su título en la British Mandatory of Law en 1945. Después trabajó en la oficina del fiscal de 1948 a 1958 y en los últimos 5 años estuvo encargada de la fiscalía del Estado.
En 1958 fue nombrada juez en la Corte del Distrito de Jerusalén y en 1965 ascendió al alto cargo de Vicepresidente de la Suprema Corte de Justicia. Ella recuerda que cuando empezó a trabajar estaba insegura, pero eso sí, determinada a dar lo mejor de sí misma. Ya con plena confianza en su propia capacidad desarrolló todas sus facultades en los distintos casos en los que tuvo que intervenir. Uno de esos casos más de jóvenes extremistas judíos religiosos trató de llevar a cabo un servicio en el Monte del Templo en Jerusalén, el cual también era considerado sagrado por los musulmanes. Con toda entereza revirtió la sentencia de una Corte Menor que exoneraba de toda culpa a dichos jóvenes extremistas. Ella explicó que en vista de la situación sensitiva y peligrosa, el ejercicio del derecho judío de rezar en el Monte del Templo, estaba cargado de elementos explosivos contra el orden público, mientras no se adoptaran regulaciones al respecto.
Dotada de un dinamismo excepcional, Ben Porat también fue maestra de leyes en la Universidad Hebrea de Jerusalén de 1964 a 1978 como profesora asociada.
Ben Porat tiene una hija de su matrimonio y cree que las leyes que rigen la edad mínima para casarse y las exenciones fiscales para las madres que trabajan son esenciales. "Necesitamos legislación que protejan a estas mujeres porque muchos elementos de la sociedad tienen la tradición de discriminar a las mujeres, siendo que ellas componen la mitad de la población y estas prácticas discriminatorias retrasan el desarrollo de nuestro país. En 1976 fue nombrada ministra de la Suprema Corte de Justicia, siendo la primera mujer en ser admitida en esta Corte donde sirvió durante 12 años, llegando a ser como ya se dijo, Vicepresidente de la misma. Fue sin embargo, el puesto de Contralora de Estado que asumió el 14 de julio de 1988 en la que Ben Porat tuvo el mayor impacto sobre el país. Fue elegida por la Knesset en voto secreto por un término de 5 años y se le reeligió para otros 5 años.
La tarea de la Contraloría del Estado ha sido auditar la burocracia del gobierno seleccionando las agencias que tienen más prestigio entre el pueblo. En el pasado, los contralores no criticaban a los políticos importantes, por lo cual los reportes que se generaban rara vez eran leídos y se olvidaban. Miriam Ben Porat cambió de raíz esta costumbre elevando el nivel de las auditorías a los ámbitos más altos del gobierno, lo que le causó una gran controversia. En aquel entonces, en 1990, la prestigiosa periodista Rojele Furstenberg escribió en la revista Hadassa: "La funcionaría Ben Porat de 72 años, con muy poco humor y su cabello recogido parecería actuar como una directora de escuela, recriminando a los niños malos por su desperdicio, ineficiencia y algunas veces por su criminalidad".

En noviembre de ese mismo año, nuestro personaje compareció ante el comité de la Knesset denunciando la falla de preparación del gobierno para absorber a los inmigrantes soviéticos. Esto provocó que el Primer Ministro Itzjak Shamir la criticara por exceder su autoridad. Ella se negó a debatir con Shamir en la prensa. Un mes después, en diciembre, ella acusó al partido Shas formado por judíos ortodoxos sefaraditas de tener doble contabilidad y diferencias de cientos de miles de shekels de fondos del gobierno no registrados. En respuesta los miembros del partido Shas la acusaron de ser antisefaradí, y de buscar publicidad. Ben Porat respondió: "Yo soy responsable ante el pueblo y no ante los que me difaman".
En su polémica actuación de Contralora, en enero de 1991, publicó un reporte acusando a sucesivos gobiernos de malos administradores en el sistema de aguas. Ante esta denuncia, Pesaj Grupper, antiguo ministro de agricultura, respondió: "No hay nada más fácil que escribir un reporte" y el Presidente del Comité de Auditoría de la Knesset, David Libai, refiriéndose a los reportes de la contralora dijo: "Ella trata los temas centrales, inmigración, corrupción política y crisis de aguas y nunca antes ningún Contralor de Estado había examinado las finanzas de los partidos, lo que explica la intensidad de la reacción en su contra. Ella es una mujer fuerte y de coraje. Nadie la puede intimidar".
Terminada la Guerra del Golfo en 1991, Ben Porat publicó un reporte sobre la ineficacia de algunas de las máscaras de gas usadas. Esto provocó una gran polémica con el resultado de que el ejército proveyera nuevas y más efectivas máscaras de gas para la población.
En reconocimiento a su labor se le otorgó en abril de este mismo año, la máxima presea "Premio Israel" habiendo recibido una prolongada ovación de todo el público puesto de pie.
En una ocasión en abril de 1992, Ben Porat le dijo al periódico Jerusalem Post: "Yo no busco la controversia pero el interés público es lo más importante para mis decisiones. Yo trato con lo que considero importante y no le pongo atención a las vacas sagradas". También nuestro personaje fue mencionado para la Presidencia de Israel antes de que Ezer Weizman fuera elegido para ocupar este puesto a principios de 1993. Colegas que han trabajado con Ben Porat comentan que en su trabajo es profundamente objetiva. Si ella no está segura sobre algún asunto, no lo va a resolver hasta encontrar la verdad. No cabe duda que Ben Porat es la representante clásica de la ley de Israel.
Cuando se le preguntó si a la edad de 74, tendría todavía la fuerza necesaria para trabajar otro período, ella respondió: "Yo trabajo largas horas todos los días y nunca tengo un momento de aburrimiento. Sobre el futuro, lo tendré que considerar; en cualquier caso, no creo que me mantenga desocupada. Sé que puedo ser asesora, árbitro, escribir libros, dar conferencias en universidades. El tiempo lo dirá".

En mayo de 1993, Miriam Ben Porat fue reelecta para un nuevo período de 5 años.

Regreso al contenido | Regreso al menu principal