Menajem Mendl Schneerson - Intelecto Hebreo

Son las:
27/09/2017
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Menajem Mendl Schneerson

Colección y Consulta

Menajem Mendl Schneerson
(Lubavitcher Rebe)


Por: Manuel Levinsky

Menajem Mendl Schneerson, el Séptimo Gran Rabino de los Lubavitcher que murió a la edad de 92 años el 12 de junio de 1994, en Brooklyn, Nueva York, alcanzó una popularidad tan grande que sus seguidores estaban convencidos que era el Mesías. Se negaron a aceptar su muerte y llevar luto por él y muchos otros se sintieron perdidos por su ausencia.

Nuestro singular personaje nació en 1902 en Nikolayev, un puerto del Mar Negro, en Ucrania, Rusia. Fue hijo del Rabí Levi Isaac y Jana Yanovsky y bisnieto del Tercer Lubavitcher Rebe, quien enderezó el movimiento fundado en el siglo XVIII por el Rabí Israel Bal Shem Tov, creador del jasidismo.
Cuando Menajem Mendl tenía 5 años, su familia se mudó a Yekaterinoslav, donde su padre fue nombrado Rabino Mayor. En ese ambiente sumamente religioso, Menajem Mendl estudió en el jeder pero fue educado principalmente por maestros privados quienes lo consideraron un «Ilul», un genio al grado de que sobrepasaba las propias enseñanzas de sus profesores, los cuales tuvieron dificultades para continuar con estudios de una profundidad igual a su capacidad intelectual. Cuando llegó a la edad de 17 años, se sabía perfectamente las 5894 páginas de las ediciones en hebreo del Talmud.
En 1929, Menajem Mendl contrajo matrimonio con Jaya Moussia, la hija más joven del Rabí Yosef Isaac, el sexto Lubavitcher Rebe. Poco después de su matrimonio, Menajem Mendl tomó la decisión poco frecuente de estudiar ingeniería en la Universidad de Berlín y en la Sorbona de París, convirtiéndose en el primer Lubavitcher Rebe en recibir educación no religiosa.
En 1940, nuestro personaje tuvo problemas fiscales en Italia, al querer importar materiales religiosos para los judíos de la Francia ocupada por los nazis. Cuando el hitlerismo empezó a extenderse por toda Europa, él y su familia emigraron a Estados Unidos en 1942, donde fue nombrado, dos años más tarde Director de todas las publicaciones Lubavitch y de las actividades educativas, estableciendo su sede en la ciudad de Nueva York.
Cuando su suegro, el Rabí Yosef Isaac muere en 1950, se genera una polémica, sobre quien lo va a suceder como nuevo Lubavitcher Rebe. La elección estaba entre Menajem Mendl Schneerson y su cuñado Rabí Samarius Gourary. Finalmente los votos favorecieron a Menajem Mendl para ser declarado el Séptimo Gran Rabino de los Lubavitcher.
De inmediato formó un grupo de leales seguidores aun cuando muchos de ellos no eran jasidim y ni siquiera ortodoxos. Con gran dinamismo lanzó un programa para extender los conocimientos sobre jasidismo ortodoxo y popularizó el movimiento jasídico Chabat que se expandió a todos los sectores del judaísmo americano y mundial. Chabat son las siglas de tres palabras en hebreo que quieren decir sabiduría, entendimiento y conocimiento. Incansable instaló escuelas donde se enseñaba hebreo diariamente en diversas ciudades de Estados Unidos y Canadá en la década de los 70. Estas casas Chabat servían de sinagogas, escuelas y centros de consultas. El público a quienes estaban dirigidos eran jóvenes universitarios. Tan grande fue su actividad que en 1990 había más de 250 de estas casas a través de los Estados Unidos.
Menajem Mendl, el Séptimo Lubavitcher, estuvo a la vanguardia del movimiento Baal Tshuva, que veía el regreso de decenas de miles de judíos americanos a la ortodoxia. Asimismo, daba pláticas semanales sobre jasidismo, pensamientos rabínicos y asuntos políticos, algunos muy controvertidos. Intervenía en manifestaciones en apoyo de los judíos soviéticos, argumentando que la participación de gobiernos privados sería sumamente útil. Por lo que se refiere a la política del Medio Oriente, nuestro personaje afirmaba que los territorios anexados a Israel a raíz de la Guerra de los Seis Días, eran parte de la soberanía israelí, ya que así lo decían los textos sagrados de la Biblia.
Muchos de sus numerosos seguidores lo consideraban el Mesías, pues en varias ocasiones hizo declaraciones en el sentido de que se acercaba la llegada del esperado Mesías, aunque él negaba serlo. Sin embargo, muchos de ellos estaban convencidos de que él era y por ello el slogan de los Lubavitcher se convirtió en: «Queremos el Mesías ahora».
Los admiradores de Menajem Mendl Schneerson le consultaban toda clase de asuntos personales, como con quien casarse, que carrera escoger y donde vivir. A todas estas consultas contestaba con gran visión y sabiduría. Él hablaba siempre en idioma idish. Los Lubavitcher tienen más de 1000 centros educativos y culturales en todo el mundo, especialmente en la ex Unión Soviética. Se considera que sus miembros sobrepasan el millón. Tenía tal popularidad que las fotos de Menajem Mendl adornan libros de testo y lugares de sus centros de estudio. Los religiosos de Lubavitcher recorren las grandes ciudades de Estados Unidos y del mundo entero, induciendo a los judíos a ponerse tefilim y observa la ley judía.
Tan admirado personaje nunca visitó Israel. La dirigente del partido derechista israelí, Gehula Cohen le preguntó a través del diario vespertino «Maariv» «¿Por qué usted Rabino Schneerson no viene a Israel y le da órdenes a sus seguidores de inmigrar a su tierra ancestral?» Menajem Mendl contestó: «Mi lugar está donde obedezco lo que digo. En Israel yo no voy a ser escuchado. Allí nuestros jóvenes van a seguir a alguien que sea producto de su propia patria y hable su propio idioma. El Mesías va a ser un hombre de carne y hueso, visible y tangible, un hombre al que seguirán y él vendrá».
A pesar de su ausencia de Israel, Menajem Mendl jugó un papel importante en su política, buscando que la Knesset cambiara la Ley israelí del Retorno para asegurar que las conversiones hechas por rabinos no ortodoxos no fueran válidas. Sin embargo no logró ver cambiada dicha ley.
Menajem Mendl se ausentó de los Estados Unidos una sola vez para visitar a su madre en Francia cuando ella emigró de Rusia, acompañándola después a su regreso a la propia Estados Unidos. Schneerson únicamente dejaba la sede de los Lubavitch en Brooklyn, para visitar la tumba de su suegro en Queens. No dejó ni siquiera su casa cuando el Presidente Jimmy Carter celebró su 78 cumpleaños como «Día de la Educación de Estados Unidos», ni cuando el Presidente Ronald Reagan proclamó en su 80 cumpleaños «Día Nacional de la Reflexión». El Rebe estuvo representado en las ceremonias oficiales en Washington por delegaciones de Rabinos Chabat. A pesar de que sus seguidores construyeron una réplica exacta de su sede de Brooklyn, en el Estado de Israel, el Rebe nunca fue a visitarla.
Menajem Mendl escribió varios volúmenes de comentarios de la Torá, y dominaba 10 idiomas. Algunas de sus pláticas transmitidas por satélite a los Lubavitcher se prolongaban hasta por 6 horas.
Menajem Mendl Schneerson no tuvo hijos y no dejó un sucesor al morir como ya lo mencionamos el 12 de Junio de 1994 a la edad de 92 años. En octubre del mismo año, se le otorgó en homenaje póstumo la Medalla de Oro del Congreso de los Estados Unidos. La resolución que acompañó a este acto decía a la letra: «Él inspiró a la gente a renovar los valores individuales y de espiritualidad, la cooperación y el amor al estudio».
En su sepelio se volcó una multitud impresionante jamás vista. Algunos gritaban: «¡Es nuestro Mesías! ¡Él no se ha ido! ¡É1 sigue con nosotros!»


Regreso al contenido | Regreso al menu principal