Martín Buber - Intelecto Hebreo

Son las:
27/09/2017
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Martín Buber

Colección y Consulta

Martín Buber


Por: Manuel Levinsky

La filosofía, la palabra formada por dos términos griegos amor y sabiduría, esa ciencia de las ciencias, que investiga la verdad y la esencia de todo lo que nos rodea, tienen entre sus grandes pensadores a Martín Buber, una gran figura filosófica y un prominente escritor, considerado como el líder espiritual más importante de su generación, con gran impacto en el pensamiento cristiano judío. Desarrolló en sus libros una filosofía personal de diálogo con Dios, con el hombre y con la sociedad, lo cual tuvo una gran influencia en el medio intelectual contemporáneo. Fue un gran entusiasta del jasidismo y a través de su obra literaria sobre el propio jasidismo, su mensaje atrajo la atención del mundo occidental.
Nuestro personaje nació el 8 de febrero de 1878 en Viena y cuando tenía tres años de edad su madre desapareció sin dejar rastro alguno, por lo que Buber fue educado por su abuelo Salomón Buber, investigador del Midrash, el método de la interpretación de la Biblia, en la ciudad de Lemberg.
En los inicios de 1880, cuando tenía 18 años, viajó a Leipsig. Zurich y Berlín, donde asistió a las conferencias sustentadas por los filósofos Wilhelm Dilthey y George Simmel, estudiando asimismo filosofía en la ciudad de Viena. No fue sino hasta la edad de 20 años, en 1898, cuando empezó a identificarse plenamente con el sionismo, uniéndose a dicho movimiento. Lo que le interesaba particularmente a Buber sobre el sionismo, era la oportunidad que presentaba para revivir el idioma hebreo y nutrir la cultura judía e idish.
Un año después, en 1899, en Basilea, Suiza fue nombrado delegado al Tercer Congreso Sionista en el que habló en nombre del Comité de Propaganda, exponiendo la idea de que los sionistas estarían mejor preparados si concentraran sus energías en la educación en lugar de la propaganda.
En 1900, nuestro personaje contrajo matrimonio con Paula Winkler, una mujer no judía de Münich, Alemania. Al año siguiente por invitación de Teodoro Herzl, el fundador del sionismo político, Buber fue nombrado editor de la revista oficial sionista Di Welt, teniendo a su cargo también la sección de arte, en la Demokratische Fraktion (Fracción Democrática) que fundó y representó en el Congreso Sionista Mundial. Él argumentaba que sería posible lograr la creatividad judía total, después de que la mayoría de los judíos en la diáspora retornaran a su patria Eretz Israel.
En el Quinto Congreso Sionista, como miembro de la Fracción Democrática que luchaba por la actividad cultural como el mejor camino para promover las metas del sionismo, se opuso a la estrategia de Herzl que buscaba la actividad política. Posteriormente renunció a su cargo de editor del órgano sionista Di Welt por una disputa con Herzl, por lo que junto con el intelectual Feiwel y varios de sus amigos fundaron el Juedischer Verlag en Berlín, que se convirtió en una editorial de libros de gran calidad literaria. En dicho órgano se publicaban artículos sobre conceptos éticos-culturales del sionismo, en los que se veía un fenómeno de renacimiento espiritual del pueblo judío que había de manifestarse esencialmente en realizaciones del pensamiento y del arte para un futuro inmediato en el medio ambiente de la diáspora.
En 1904, Buber se convirtió en un gran entusiasta del jasidismo como parte religiosa importante del judaísmo, a grado tal que abandonó todas las actividades sionistas dedicando los siguientes cinco años al estudio exclusivo del jasidismo. En 1906 escribió sus Historias del Rabí Najman; en 1907 La leyenda de Bal Shem Tov y en 1909 Dichos y Parábolas de Chuang Tse, libro en que brindó tributo al taoísmo, la antigua religión china. Estas obras que muestran a Buber también como poeta auténtico, determinan su prestigio tanto en la literatura filosófica de los judíos como ante los movimientos neomísticos alemán y de la Europa de la primera postguerra. Buber sentó las bases generales de su pensamiento desde los diálogos de Daniel en 1913 y lo aplicó al sionismo en Reden ueber dos judentudm de 1909 a 1923.
Buber rechazaba las partes del jasidismo que sentía que estaban hechas de supersticiones, enfocándose a las historias que él pensaba enseñaban una religiosidad genuina. Martín Buber se compenetró de rasgos jasídicos tales como la humildad, el entusiasmo y la alegría. Fue a través de sus escritos sobre el jasidismo que su mensaje llamó la atención del mundo occidental. Fue a través de sus estudios sobre la materia que pudo obtener una nueva visión y una mayor apreciación del jasidismo. Escribió con gran amor las grandes cosas que el jasidismo ofrece a la gente. A pesar de su riqueza del pasado, el jasidismo no ha realizado totalmente su presente, teniendo en consecuencia un espléndido futuro.
Buber se estableció en Berlín en 1916 donde fundó una revista mensual llamada Der Jude (El Judío), que se convirtió en una de las más importantes publicaciones del pensamiento judío de la Europa Central. En 1923 publicó su más famosa obra literaria Ich un Du (Yo y Tú) que elaboró acerca de su filosofía del diálogo.
Buber argumentaba de que el mundo puede ser dividido en dos formas fundamentales de relaciones: Yo y Tú es decir la relación de una persona con otra a través de diálogo directo que implica apertura y el estar presente. Significa conocer a la persona y entrar en una comunicación directa. La relación Yo y Tú no es estable porque invariablemente se deriva a una relación de Yo a Yo mismo.
Buber describe la relación entre el hombre y Dios como una relación entre Yo y Tú pero argumentando que Dios el eterno no puede ser cambiado, porque en este caso el que es Dios es eterno y no puede tener un diálogo con un Yo que no es igual a Dios. En 1925, trabajando de cerca con el filósofo alemán Franz Rozensweig, nuestro personaje produjo el primer volumen de la primera traducción al alemán de la Biblia, tratando de preservar las características originales del Libro de los Libros hebreo. A la muerte de Rozensweig en 1929, Buber continuó el esfuerzo de traducción terminando el proyecto en 1961.
Buber enseñó religión judía y ética en la Universidad de Francfort en 1925 y cinco años después fue nombrado profesor de la misma materia. Tuvo este puesto hasta 1933, año en que fue obligado a dejar la Universidad cuando los nazis llegaron al poder. Poco tiempo después fundó y dirigió la Oficina Central de Educación Judía para Adultos, establecida en la época de la prohibición para que estudiaran en instituciones educativas oficiales alemanas.
Debido a la persecución nazi contra los judíos, Buber emigró en 1938 a Eretz Israel donde fue nombrado profesor de Filosofía Social en la Universidad Hebrea de Jerusalén. Enseñó ahí hasta su retiro en 1951. Su primer libro escrito en hebreo Torat Haneviim fue publicado en 1942. En esta historia de fe bíblica, Buber argumenta que el pacto entre Dios e Israel indica que la existencia de la voluntad divina es real.
Él aplicó su concepto de diálogo a la relación judeocristiana. Como pionero del pensamiento innovador después de la Segunda Guerra Mundial, consideró que es posible aceptar un punto de vista diferente de espiritualidad, motivando a los judíos y cristianos a reconocer sus respectivas religiones, llamando a Jesús "Mi Hermano".
En relación a sus contemporáneos, Buber buscaba un esfuerzo de cooperación entre judíos y árabes para desarrollar en conjunto un estado árabe-israelí. Para este propósito fundó con Judah Magnes, Ernst Simón, León Roth y otros de las mismas ideas el Ichud, movimiento de unidad que pregonaba el establecimiento de un estado conjunto. Este proyecto fue duramente criticado. En otro aspecto de su actividad Buber ayudó a fundar la Escuela Superior de Maestros para la Educación de Adultos, cuyo objetivo era entrenar a maestros para educar a la población inmigrante que llegaba a Israel.
Martín Buber, a pesar de su gran cultura, no fue una figura muy popular entre algunos sectores de la población israelí por la creación del Ichud y sus ideas para desarrollar un estado árabe-israelí. Sin embargo en 1960, cuando tenía 82 años de edad fue nombrado presidente de la Academia Israelí de Ciencias y Humanidades. Estuvo en ese cargo durante dos años. Después de sufrir una grave caída, ya no pudo recuperarse habiendo fallecido a la edad de 87 años en Jerusalén, el 13 de junio de 1965.

Regreso al contenido | Regreso al menu principal