Luise Rainer - Intelecto Hebreo

Son las:
27/09/2017
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Luise Rainer

Colección y Consulta

Luise Rainer


Por: Manuel Levinsky

Todos los que han tenido la oportunidad de contemplar en la pantalla y en algunos  foros teatrales a la actriz judía Luise Rainer,  seguramente comprobarán que se trata de una magnífica actriz que ha caminado por el celuloide y las tablas con luz propia.

Ella nació en Viena, Austria, el 12 de enero de 1910 y desde la edad de 16 años comenzó su carrera artística, apareciendo en el teatro vienés bajo la dirección del afamado productor Max Reinhardt.

En los primeros años de la década de los 30, filmó algunas películas en Austria y Alemania y fue entonces que un buscador de talentos de la gigantesca empresa americana Metro Goldwin Mayer, la descubrió contratándola para actuar en una   película en Hollywood. En ese entonces, la actriz Mirna Loy dejó la filmación de la película "Escapade" y Luise Rainer la reemplazó. Dicha película fue estrenada en el año 1935.


En "The Great Ziegfeld 1936", llegó al estrellato personificando a la actriz Anna Held, la infeliz primera esposa del empresario Florenz Ziegfeld, cuya actuación causó una profunda impresión. Posiblemente la escena más memorable ocurre  cuando Ana, profundamente herida por la separación, se atreve a llamar por teléfono a su ex-marido para felicitarlo por su próximo matrimonio. Su manera de interpretar esta difícil escena en la que con el corazón desgarrado aparentó  una irónica serenidad fue excelente. Este matiz personal que le dio al pasaje Luise Rainer, logró la aprobación de la crítica mundial.

En su siguiente filme "The Good Hearth" en español "Madre Tierra" en 1937 y al lado del célebre actor Paul Muni, desempeña un papel pasivo pero muy fuerte como esposa de un chino mandarín. Su caracterización fue todo un éxito. Sus siguientes  películas no fueron muy exitosas, sin embargo en 1938, reafirmó nuevamente su fama de extraordinaria actriz en la cinta "The Great Wals" (El Gran Vals) en la que estelariza a Poldi Vogelhuber, la mujer del renombrado compositor de valses Johann  Strauss II, interpretado por el magnífico actor Fernand Gravet. La actuación de nuestro personaje central Luise Rainer, fue magistral no obstante lo difícil del papel.


La figura menuda de Rainer, sus grandes ojos, eran muy atractivos para el público,  pero los directores no la aceptaron para desempeñar ciertos papeles, debido a que su acento del inglés no era muy claro, además de tener con frecuencia excesos  de tipo emocional. Después de la película "Dramatic School" del mismo año  de 1938, dejó de filmar para aparecer en varios teatros en Nueva York, habiendo tenido notable éxito en la obra "Saint Joan", en el año de 1940.

Por lo que se refiere a su vida íntima, debemos mencionar que en 1937 contrajo matrimonio con el escritor Clifford Odets. Quienes  pensaron que esta unión iba a ser perdurable, se equivocaron, ya que pronto hubo problemas maritales que culminaron  en divorcio unos años después.

Después de este fracaso conyugal, Rainer regresó al ambiente cinematográfico  en 1943, filmando la película "Hostages", la que fue muy comentada por el estilo tan perfecto de actuar. Una vez más la crítica mundial le fue muy favo A pesar  de ello, Luise Rainer se retiró de la actuación al contraer nupcias  con el famoso editor americano Robert Knittel, con quien se fue a radicar a Londres, donde tuvieron una hija a la que le dieron el nombre de Franceska.

Con la aprobación de su nuevo esposo apareció ocasionalmente en televisión y en al obras de teatro, como la producción neo "The Lady from the Sea" en el año 1950. Su dinamismo la llevó a desempeñar diversas actividades,  entre ellas  la de la pintura, en la cual demostró tener grandes aptitudes. En sus cuadros plasmaba un sello personal muy relevante, tanto así que una de las más famosas galerías de Lon como la "Patrick Seale", le preparó una importante  exhibición  de sus cuadros que tuvo lugar en el año 1978. El producto de los muchos cuadros que vendió, lo destinó a la causa del engrandecimiento del Estado de Israel, por el que sentía un afecto muy especial dado su origen judío.

Otra rama artística en la que sobresalió fue la declamación, a la cual aportó otra faceta de sus grandes cualidades. Ella  recitaba en sus múltiples giras por la Gran Bretaña y los Estados Unidos entre los años de 1981 a 1983, los  poemas narrativos "Locksley Hall" y "Ulysses", del lau poeta inglés Alfred Tennyson, con acomñamiento de música compuesta  por Richard Strauss.

Esta extraordinaria actriz de múltiples facetas tuvo una de las más cortas carreras cineáficas, pero indudablemente  una de las más brillantes ya que en todas sus actuaciones impuso su sello muy personal, tanto que se le considera una verdadera  luminaria del teatro y la cinematografía.



Regreso al contenido | Regreso al menu principal