Los judíos de Viena - Intelecto Hebreo

Son las:
27/09/2017
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Los judíos de Viena

3er Lustro Rev. Foro

Los judíos de Viena

Por: Peter Katz


Quiero referirme ahora a algo de la historia de esa comunidad, que fue muy importante en su época.

A principios del siglo XX, Viena contaba con doscientos mil judíos, el 10% de la población de esa capital del Imperio Austro-Húngaro. Aunque Varsovia tenía en la misma época más judíos -360 mil-, la de Viena era más numerosa que la de Berlín (180 mil), París (120 mil), Londres (140 mil), Vilna, la "Madre de las comunidades en Is que ostentaba además el título de "D'yerushalayim", contaba con 59 mil judíos. Es estadísticas destacan la importancia de Viena, en el mundo judío de aquel entonces.

Fue la cuna de Teodor Herzl, el fundador del sionismo moderno, de Sigmund Freud, el ini del psicoanálisis; de escritores de la talla de von Hoffmanstal, Arthur Schnitzler, Stefan Sweig, Beer-Hoffman, Josef Roth y Franz Werfel; compo como Fritz Mahler, Arnold Schoenberg, Franz Lehar y de Imre Kalman; filósofos como Martin Buber, Ludwig von Wittgenstein y Arthur Popper; médicos, cuyas investigaciones se valora allende las fronteras de Austria; investigadores en varias disciplinas, que se hicieron merecedores a premios Nobel, no en una, sino que en varias oca científicos, sobre todo en el campo de la física, quienes contribuyeron con inventos que hi que avanzaran las ciencias en beneficio de la humanidad y directores de orquesta como Bruno Walter, Erich Kleiber y Otto Klemperer.

Existía también una intensa vida judía. Salomón Sulzer, Josef Rosenblatt y Zevulum Kuartin, componían Jazanut (canciones litúrgicas) que después se adoptaron en muchas sinagogas de Europa. Había desde luego, un Seminario para Ra con estudiantes de todos los países europeos donde existía alguna población judía, con profeso de la talla de Izjak Peretz Jayes, Salomón Gudermann, cuya influencia llegaba a otros países.

Viena contaba con noventa y cuatro lugares de rezo, incluyendo los Shtiblach; seis Mikavaot, siendo la más famosa la de "Teicher" en la Leopoldstadt -barrio judío de Viena-; un cementerio, "Zentral Friedhof', grande con árboles frondosos, compa al famoso cementerio judío de Varsovia.

La comunidad judía estaba organizada en un "Vaad", órgano central que se llamaba Kultusgemeinde. En él se agrupaban tanto las or sionistas, desde la Hashomer Ha Tzair, Habonim, Betar y Gordonia, hasta el Poale Zion a la izquierda. Tenían cabida en él todas las organi aunque no fueran políticas o sionistas como fue el caso de las deportivas como el Hakoaj y el Macabi.

Habían desde luego publicaciones comuni de todo tipo, editoras de libros sagrados -Josef Schlesinger- y de libros profanos, que circulaban en todos los países de habla alemana como Berman Fischer, Alfred Knopf y Szolany. Pero sobre todo, había una comunidad que participaba con entusias para beber la cultura que Viena producía. La comunidad se veía en los teatros, en las sinagogas, en la ópera, en los salones en los que se dictaban conferencias, en las aulas universitarias, en las Yeshivot, en las que se enseñaba Jumesh; lugares siempre llenos.


Los primeros judíos llegaron a Vindobona con los romanos -así se llamaba el campo o puesto militar fundado por Marco Aurelio Probus- en la orilla del Danubio alrededor del año 800 e.a. Aun el historiador de la ciudad Eugen Guglia dice: "No sabemos a ciencia cierta cuando llegaron los judíos a Viena (sic)". En 1276 se les menciona en los anales del obispado: "los judíos no podrán ha en los mismos distritos que los cristianos". ¿Tal vez porque se les consideraba contagiosos? En 1421, habitaban en varias cuadras alrededor del Judenplatz que todavía existe cerca del Graben, en el centro de la ciudad.

1421 fue un año trágico para los judíos que habitaban Viena ya que todos fueron expulsados. Ochocientos de ellos, los más notables, encabeza por el rabino; el dayan y el jazán, fueron lleva por la fuerza a la orilla del río, masacrados y luego arrojados al Danubio. Sin embargo doce de ellos, los más devotos, se encerraron en la sinago "Or-Zarua", situada en el Judenplatz y se rehu a ser desalojados. La turba incendió el lugar de rezos y los Kadoshim murieron en las llamas, con ellos se destruyeron los rollos sagrados de las Torot. Esta matanza es conocida como la "Gezera" de Viena.

Los judíos regresaron nuevamente en 1526 invitados por el emperador Josef II, simplemente porque se les necesitaba para el desarrollo de la economía, pero tuvieron que vivir fuera de los muros de la ciudad. Se asentaron en la Leopoldstadt. Desde luego hubo otras expulsiones, esta no fue la última, pero siempre regresaban porque se les reía que formaban parte -eran el motor- del desarrollo. Por su parte la emperatriz María Teresa fue francamente antisemita, pero su hijo Josef II, nuevamente invitó a los judíos e inclusive les reó sus casas en el año 1790 e.a.

Con el advenimiento del joven emperador Franz Josef en 1848, vino un largo periodo de tolerancia, que se exó a todo el imperio. Empezó el gran desarrollo de las comunidades judías, que eran numerosas, en Galitzia, Bukovina, Hungría, Bohemia y Moravia, Bosnia, Croacia, Slovenia, Lombardía y el Veneto. Los judíos recibieron mucho del imperio durante la era de to les fue permitido el acceso a una educación secular en todos sus ni y en general a toda la cultura ausíaca. Su nivel estaba a la altura de las naciones más avanzadas en Europa, como eran Francia, Alemania e Inglaterra.

Pero también los judíos le die a manos llenas a Viena y al imperio a través de la música que compusieron, las obras de teatro que escribieron.  To davía se tocan y se representan hoy día, además de que los libros que se escribie se siguen publicando y cuentan con lectores.

Después de la segunda gran guerra, algu judíos regresaron a Viena. Destacaron en la vida pública y política de la reconstituida segunda Reública Austríaca. Bruno Kreisky, fue Primer Mi de Austria, entre 1972-1985. Emil Landesmann, es ahora Director General del Festi Internacional de Música, evento que se celebra anualmente en Saltzburg. En contraparte los judíos de Viena que pudieron emigrar -115 mil- más aque que sobrevivieron los campos de concentraón y los que sobrevivieron en Europa, se desme por todos los países del orbe, sin consti en una comunidad específica, que pudiera tomar en cuenta su origen.

Hoy existe nuevamente una comunidad juía en Viena de aproximadamente ocho mil almas. Muy pocos judíos vieneses regresaron a su ciudad natal, pero llegaron otros y se establecieron a la orilla del Danubio. Nuevamente existe un tiempo en la Seitenstraettengase el antiguo "Stadttempel", un Museo Judío, así como dos Restaurantes Kasher.

Esta presencia judía no es más que una sombra de lo que fueron otrora los judíos de Viena.






Regreso al contenido | Regreso al menu principal