Leo Baeck - Intelecto Hebreo

Son las:
27/09/2017
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Leo Baeck

Colección y Consulta

Leo Baeck


Por: Manuel Levinsky

Leo Baeck, sin duda alguna, entra en la historia como uno de los más grandes  rabinos de nuestro tiempo. En extraordinaria obra  que abarca la docencia y la investigación, la creación literaria ocupa un lugar notable.

Leo Baeck nació el 23 de mayo de 1873 en Lissa, provincia de Poznan, que en aquel entonces pertenecía a Alemania. El primer maestro de Leo fue su propio padre, el gran rabino y doctor Samuel Baeck. Según se dice, ya leía con el niño de   7 años, las partes más accesibles de la Mischná. Tiempo después ingresó a la Universidad de Wroclaw, donde asistió a cursos de filosofía, historia y economía política, frecuentando al mismo tiempo el Seminario Teológico  Judío,  excepcional instituto de formación de rabinos y el primero en su género en Alemania, fundado en 1854.

"Escribir acerca de Leo Baeck es una tarea grata" nos dice Curt Wilk. Este personaje a quien nos referimos se distinguió en diversos terrenos entrando en contacto no solamente con numerosos hombres e instituciones de todas las capas profesionales,   sino también con importantes personalidades y organismos no judíos.

El joven de 24 años inició su carrera rabínica en el año 1857. En este período de acción de 10 años encontró la compañera de su vida, Natalie Wiener, una mujer de gran encanto natural y dotada de las más nobles virtudes.
En 1912, el doctor Leo Baeck fue invitado como rabino de Berlín. En aquel entonces vivían unos 150,000 judíos en la capital alemana. Desde el púlpito de la gran sinagoga de esta ciudad, predicó sobre diversos y profundos temas. La designación   de "rabino comunitario de Berlín" significaba un puesto vitalicio. El 4 de mayo de 1913 dictó Baeck su clase inaugural sobre "La prédica griega y judía", tema sobre el cual escribiría más tarde muchos ensayos valiosos. También llevó   a cabo conferencias sobre la historia de la religión mística, pedagógica y didáctica de la enseñanza religiosa judía. El rabino Leo Baeck también fue capellán del ejército alemán durante la Primera Guerra Mundial.
En 1922 la Unión General de Rabinos, a la que pertenecían la mayoría de los rabinos conservadores y liberales, lo designó presidente de dicha Unión la cual ocupó durante 15 años. Dos años después, fue designado Presidente Supremo   de la orden alemana de la B'nei B'rith, cargo que desempeñó hasta 1937, cuando las logias fueron disueltas por el régimen nazi. Durante este lapso se constituyó el Comité Alemán Pro-Eretz Israel, al que se integraron destacados políticos,   artistas y escritores, figurando nuestro personaje en primera línea de este organismo. Igualmente encabezó el Keren Hayesod Alemán que se había fundado en el mismo año.

Al tomar Hitler el poder, a los judíos que se habían asimilado, se les recordó bruscamente su verdadera identidad. En esa época, el doctor Leo Baeck fue llamado para ocupar la presidencia de la "Representación Nacional de los Judíos   Alemanes". Lo consideraban el hombre idóneo para ese importante cargo, brindándole respeto y confianza ilimitada.




La actividad de Baeck como Presidente de esta Institución, ha sido comparada  a menudo con la de Sir Moses Montefiore, Crémieux y otros que ya hemos presentado en las páginas de la revista "FORO". El, al igual que ellos, comparecía ante los   poderosos, ante gobernantes, emperadores y príncipes, reclamando protección  legal y condiciones mínimas para la seguridad de las vidas de sus correligionarios. Valerosamente enfrentó Baeck por primera vez a la autoridad nazi cuando le exigió   retirar una protesta contra una acusación de crimen ritual defendida por  el periódico "Shturmer". En vísperas de Yom Kipur, en el año 1935, se le liberó de la detención, luego de haber negado tenazmente su firma, que le era exigida  en  forma terminante.

Pero todos estos apremios eran pocos ante la nueva situación creada por el pogrom de 1938 conocida como "La Noche de Cristal" donde fueron incendiados sistemática y totalmente sinagogas, colegios y establecimientos comerciales. Interrogaciones y    detenciones de los hombres y mujeres más destacados, eran cosa de todos los días. Ante tamañas agresiones, Leo Baeck y sus colegas se enfrentaron con coraje y valentía.
La historia de la Representación Nacional fue al mismo tiempo la de la fase final de la que fuera alguna vez gran judeidad alemana. Entre 1941 y 1943 se apagó paulatinamente todo vestigio de vida judía en lo religioso, cultural y educacional.    En enero de 1943 fueron confiscados los bienes y las oficinas de esta prestigiosa organización. Destacadas personalidades habían sido asesinadas por los verdugos nazis.

En junio del mismo año, fue deportado al campo de concentración Terezin, en Checoslovaquia, el entonces llamado protectorado de Bohemia. Con la deportación del doctor Baeck, había sido expulsado de Alemania el último rabino. En abril de    1945, viendo acercarse el fin de su vida, preparó una carta de despedida para su hija radicada en Inglaterra, pero a la mañana siguiente, tuvo la gran sorpresa de la visita de un oficial ruso que le dijo: "Tengo el encargo de acompañarlo al   cuartel  general británico. Los nazis se han retirado durante la noche. Usted doctor, está en libertad".

Llegó a Inglaterra a los 72 años de edad sano y salvo. El reencuentro con su familia fue para él, algo inenarrable. Sin tiempo para descansar y reponerse del drama que había vivido, aceptó la invitación del Dr. Chaim Weitzman quien le    solicitó participar en una sesión extraordinaria del Comité de Acción Sionista en julio de 1945, para enfrentarse a la nueva situación política pro-árabe y antisionista del reciente electo gobierno inglés encabezado por Atice   y  Bevin.

En abril de 1955, a los 82 años de edad fue atropellado por una motocicleta sufriendo una conmoción cerebral de la que aparentemente se recuperó pero, más tarde, se presentaron complicaciones que determinaron su fallecimiento a las 7 de la    mañana del viernes 2 de noviembre de 1956.


Leo Baeck había muerto pero su obra sigue vigente como uno de los grandes rabinos de la historia moderna judía.






Regreso al contenido | Regreso al menu principal