Las luchas fratricidas entre judíos - Intelecto Hebreo

Son las:
27/09/2017
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Las luchas fratricidas entre judíos

Colección y Consulta

Las luchas fratricidas entre judíos


Por: Peter Katz

A lo largo de nuestra historia hemos tenido luchas internas entre grupos de poder que interpretaban las sagradas escrituras a su manera. Un grupo trataba de imponer su forma de ver las cosas a los demás. El origen de estas luchas fratricidas siempre era el mismo: La intolerancia; a veces estas luchas eran tan intensas, los dos contendientes tan extremistas, que este fenómeno amenazó la existencia de la nación judía.
Estas luchas las denomino "Kulturkampf', porque en realidad son el enfrentamiento de dos culturas, de dos formas opuestas de ver las cosas, de dos maneras de vivir. Uno de los períodos de estas luchas letales, fue la que enfrentó a los Seduceos contra los Fariseos. Liberales contra Conservadores. Libres pensadores contra oscurantistas. Esto fue durante la ocupación de Eretz Israel por los romanos y antes de la destrucción del Segundo Templo (70 e.a.); también antes de la expulsión masiva, en el principio de la Diáspora.
Ahora nuevamente se está gestando una lucha feroz en Israel. Existen otra vez las condiciones para que estalle el conflicto, si el gobierno de Israel no pone un "hasta aquí" a este nuevo "Kulturkampf' a finales del siglo XX. Puede ocurrir nuevamente un desastre de graves proporciones, cuyas repercusiones ya estamos sintiendo en la Diáspora. Sin querer ser pesimista, vemos que el débil gobierno de Netanyahu, tan comprometido con los partidos religiosos, no pudo lograr. Pero para el bien de todos hay que intentarlo.
En su gran mayoría, la fe en Dios es tan "Kadosh", (tan sagrada) como la de las personas más religiosas, además la Shehina del Ribono Shel Olam, se extiendo sobre todo el pueblo de Israel. Los grupos ultrarreligiosos no detentan ninguna exclusiva. A los ojos de Dios somos iguales, tan buenos Benei Brith (hijos del pacto) como ellos.
Los religiosos y los ultra ortodoxos viven principalmente en Jerusalem, pero también en Benei Brak cerca de Tel Aviv. Un pequeño grupo, los que viven en Mear Shearim, a veces quieren imponer sus usos y costumbres a los demás y cierran las calles de su distrito al tráfico en Shabat. En otras ocasiones han apedreado vehículos que circulan por la cercana carretera, pero en general, se han comportado y han aprendido a vivir con otros judíos que no comparten su estrecha visión del judaísmo.
Los ultra ortodoxos que viven en Israel, obtienen y gozan de seguridad, gracias a los demás judíos, no tan religiosos. No obstante ahora quieren imponer sus ideas, su forma de vida motivada por su estrecha visión del judaísmo, emergida de la Halajá.


El resto del pueblo de Israel, nunca ha negado la estrecha relación que existe, y que siempre ha existido, entre nuestras creencias y la justicia social. De que todos tenemos un solo Dios, (Adoshem Elohenu - Adoshem Ejat). De los altos conceptos de igualdad entre todos los hombres que figuran en la Torá; pero de allí a aceptar que los ortodoxos dicten lo que se puede o no se puede hacer, que quieran regular la vida diaria y sugerir lo que se puede pensar. No nunca.
Para colmo, ahora quieren dictar quien es y quien no es judío. Quien está correctamente convertido y quien no, aunque haya vivido como judío toda su vida y pudo salvarse de morir en un Gulag o en un Campo de Concentración al que fue a dar, precisamente por ser judío.
No quiero blasfemar y que Dios me perdone, pero esto huele a Nüremberg 1934 y a las "Leyes de Pureza de Sangre" emitidas en España después de 1492.
Nosotros, la gran mayoría del pueblo judío en Israel y en la Diáspora, somos seculares por decisión propia, porque tenemos el derecho de vivir nuestra vida espiritual como nos place. No por eso dejamos de hacer Brit-Mila a nuestros hijos varones, ni prepararlos debidamente para su Bar Mitzvá. Y finalmente, no por eso dejamos de contribuir para el bienestar del Estado de Israel, actitud que en general ellos no tienen.
Aquellos de nuestros hermanos seculares que viven en Israel, no dejan de mandar a sus hijos al ejército, para que presten veinticuatro meses en el servicio militar, mientras que los ultra-ortodoxos se las arreglan para que sus hijos no vayan al ejército, so-pretexto de que tienen que terminar estudios en la Yeshiva y que servir en tiempo de relativa paz, les causa problemas de conciencia ¡Válgame Dios! Por lo tanto somos tan o más judíos que ellos.
Afortunadamente el pueblo judío en su inmensa mayoría, ha superado la estrechez mental de siglos pasados y miramos hacia los siglos venideros para compartir nuestra sobrevivencia en este planeta con toda la humanidad, con todos los habitantes del Globo. Al mismo tiempo respetamos su derecho de vivir como ellos quieran. Daremos nuestras vidas para proteger su seguridad y sus prerrogativas. Nosotros no seremos dictadores. Pero no dejaremos que ellos, los ultra ortodoxos, nos impongan sus ideas por la fuerza. Los toleraremos y los protegeremos. Nunca trataremos de dictarles como comportarse, somos demasiado liberales y amantes de la paz, para bajar a su nivel.


Regreso al contenido | Regreso al menu principal