La Madre Judía. La Bobe y La Shadjnte PII Última - Intelecto Hebreo

Son las:
27/09/2017
Vaya al Contenido

Menu Principal:

La Madre Judía. La Bobe y La Shadjnte PII Última

3er Lustro Rev. Foro

La Madre Judía. La Bobe y La Shadjnte
Ultima Parte

Por: Becky Rubinstein
Así como en el Alter-Heim se dieron anécdotas de rabinos y seguidores, de píca y de tontos, de ladrones y mendigos, de ricachones y Shnorers, tengo en mi haber al anécdotas de mi abuela: cuando le pregun cuántos años tenía, contestaba: "¿Tienes di Cuenta tu dinero y no mis años". O cuando le comentaban que el Señor la está esperando en el cielo, con un trono para que se siente, decía: "Aún puede esperar".
cuando venían sus amigas los sábados por la tarde se quejaba de que las golosas jamás deja ni una migaja de sus pasteles. Pero, en la reali le encantaba recibirlas y que se acabaran todo lo que les daba, lo que corroboraba su buen nom como Baleboste, ama de casa judía.
cuando nacieron mis hijas, me dijo: "No te preocupes. Más de uno va a tocar a tu ventana y va a preguntar si queda de la misma mercanía". Y sin duda, como siempre tuvo razón.
Mi Bobe era sabia por naturaleza como todas las madres y como todas las abuelas. Se estaba que cada quien tiene un destino y un Basherter, un predestinado, en cuestiones de amor, me decía: "Oiv seis fun jrein, er dzol guein: oib seis fun mern es dzol vern". En otras palabras: "Si es amargo que se vaya; si de zanahoria, que se haga".
Por supuesto que se refería al Ben-dzug, la media naranja, al otro yo. Sin ser verdadera una Shadjnte, una casamentera, conocía la vida; ella y mi abuelo, se casaron a través de una. Porque, como dice el refrán: "Az es kumt der basherter, vert es in tzvei verter". Es decir, cuan llega el predestinado, no hay demora alguna. Y fueron muy felices. Al parecer la medianera tenía buen ojo. Porque, al parecer, no es nada fá hacer Shidujim. Cuenta el Talmud que a cierta matrona romana se le ocurrió casar a sus escla con sus esclavos a su libre arbitrio. Y acabaron todos en gran trifulca, pues, también, al pare carecía de "buena mano", (génesis Rabbá, 68, 4). O no tomó en cuenta "qué matrimonio y mortaja del cielo baja". En idish: "Shtarbn un Jasene hobn, farshpetigt men nit.
Más de uno habrá de recordar a Sholem Aleijem, el Mark Twain judío. Y más de dos tenán en mente a Tevie der miljiker, obra de su pluma, conocida en Broadway como "Fidler on the roof". En dicha novela que retrata la historia del judío del Alter-Heim, presenta a una serie de personajes del Shtetl judío: uno de ellos el Shadjn. Porque han de saber que, hablando de géneros y de roles, los hubo del sexo masculino. En el caso de Tevie der miljiker, casi nunca queda bien pa Leizer Wolf, rico, viudo y pretendiente de Tzaitl, prefiere prescindir de la costumbre, que fue ley en Israel, de un asesor o medianero que uniera al hombre y a la mujer para que, como afirma el génesis bíblico, el hombre no esté sólo y reproduzca su semilla y tenga hijos máxima Mitzvá dentro del judaísmo. Para Lizer Wolf, los Shadjonim son "Rujes y Sheidim", es decir, ma espíritus y demonios.
Suponemos que, desde la antigüedad los matrimonios solían arreglarse a través de un Shadjn o Shadjnte, hacedor o hacedora de Mitzves y canal celestial. Suponemos, asimismo, que eran personas de cierta edad y experiencia. De ahí que escuchemos decir:  "A  bojer a Shadjn, a Moid a Bobe, konen nit dzain". Algo así, como: "Cada quien en su tiempo y en su rol". Como si afirma "El joven no puede ser un Shadjn y una jovencita no puede ser una abuela".
En tiempos de Sholem Aleijem, al pare se tambaleaba, entra en crisis, el papel del casamentero (a)- Como tantas y tantas institucio frente a la llamada modernidad. A veces los padres acudían a alguno y los jóvenes respetaban el trámite tradicional. ¿A veces no, como en el caso más? Al contrario, por primera vez tenemos un ejemplo re en donde se ve a la mujer como un ser humano y no como una matriz andante, cuya única meta u obligación en la vida es la de procrear. Un embarazo o un aborto no desea pueden ser de graves consecuencias para cualquier mujer. Y aquellos que se dicen de gran moral y que atacan con bom y armas las clínicas de aborto alrededor del mundo, ¿son jueces o victimarios?, ¿Quién puede ser juez de un aconteci que sólo atañe a una persona? ¿Quién puede juzgar moralmente a otras gentes con un arma en la mano?, ¿Quién puede obligarnos a hacer algo que no queremos hacer? Ni el embarazo, el aborto y la adopción deben de ser juzgados; debiéramos entonces enjuiciar el abandono, el abuso y la explotación. "En un país donde la laicidad sustenta al Esta donde la tolerancia religiosa está inscrita en la Constituón, es inadmisible imponerle a otros la opinión religiosa propia, por los medios que sea". (3)
7) Por último tenemos la situación de a quién le corresponde la decisión sobre el aborto. Tomando en cuenta de que es la mujer la que se embaraza y que es su cuerpo del que hablamos, es responsabilidad de ella la decisión. Ninguna mujer debe de ser obligada a practicarse un aborto, como tampoco debiera de ser obligada a continuar con una concepción no deseada.
El artículo cuarto de la Constitución, la Ley General de la Población y la Ley General de Salud, dicen que el uso de anticonceptivos o la esterilización es prerrogativa de las personas o de las parejas que desean planificar el momento de tener sus hijos o limitar su número. (4) Por lo anterior es inaceptable que se tomen en cuenta opiniones religiosas o morales sobre las opiniones personales de todos en general, así como de la salud física psicológica de quienes sufren estas situaciones.
Podría explayarme ahora en el número de mujeres muertas por un aborto mal practicado, o de cómo hay algunas que son esterilizadas por represalia del mismo médico que practica el aborto, o de la cantidad estratosférica de niños abandonados, abusados y explotados. Podríamos hablar mucho sobre el tema, pero creo que he sido clara del porqué el aborto es una necesidad para muchas mujeres y que su legalización nos otorga la verdadera libertad de decisión, tanto como que es un paso hacia adelante contra el sufrimiento femenino.

Fuente: 1.- Organización Mundial de la Salud, Programa de Salud Materna y Maternidad sin Riesgos (Ginebra).
2.- Talmud, Mishpatim 4, Rashi, (también: enciclopedia judaica en Ingles, Tomo 11).
3.- Boletín trimestral Sobre Reproducción Elegida, No. 11, Diciembre 1996.
Idem.


Regreso al contenido | Regreso al menu principal