La comunidad judía en el Ecuador - Intelecto Hebreo

Son las:
27/09/2017
Vaya al Contenido

Menu Principal:

La comunidad judía en el Ecuador

Colección y Consulta

La comunidad judía en el Ecuador


Por: Esther Kershenovich


Los primeros judíos llegaron a Ecuador escapando de la inquisición que se daba en Lima. Los judíos inmigrantes procedían principalmente de Europa central. Ecuador daba visas fácilmente siempre y cuando los judíos trabajaran la tierra; podemos resumir diciendo que Ecuador recibió al judío muy calurosa y positivamente. Y Así empezaron a establecerse en este país.
Poco a poco se fueron dedicando a la industria textil, la cual hasta la fecha funciona con éxito y representa grandes fuentes de trabajo para los ecuatorianos. De los primeros judíos que llegaron, algunos acostumbrados a las grandes metrópolis europeas emigraron, unos se fueron al norte (Estados Unidos) e incluso otros se regresaron a Europa. Con el tiempo el número de judíos en Ecuador ha sido reducido por cuestiones ya sea de emigración, asimilación, muerte o hijos estudiando fuera del Ecuador. La comunidad judía en el Ecuador cuenta hoy día con aproximadamente 1,020 personas.
Se puede decir que el judío en Ecuador goza de una integración excelente y pacífica; es respetado y admirado por su carácter de luchador. Los judíos pertenecen hoy en día a la clase alta de la sociedad ecuatoriense.
La mayoría de los judíos se concentran en la capital Quito, por su clima que es más fresco que el de la costa. No participan directamente en la política, mas la respetan y mantienen buenas relaciones diplomáticas, siendo así que el Ecuador, fue uno de los primeros países en haber reconocido a Israel como Estado.
Entre los años 40's y 60 's Ecuador fue gobernado por Velasco Ibarra, hombre extremadamente católico, a pesar de eso no tuvieron problemas los judíos; en los años 60's tuvieron un gran apogeo económico, abrieron diversos negocios, trabajaron duro y ellos personalmente atendían. Así nació en Ecuador el concepto de un buen servicio.
En el principio la comunidad empezó formando una "kupa" o fondo de ahorro, para ayudar a varias familias, aun ahora existe este fondo. Al inicio la vida comunal era más activa, tratando de mantener su cultura europea; había funciones de cine e informativos en alemán. Hoy hay un Hazan que efectúa bodas, bar-mitzvot, etc.
Con respecto al divorcio -que lamentablemente es mayor cada día, mundialmente hablando-, sólo se pueden efectuar en Colombia o Estados Unidos. Los judíos aquí son tradicionalistas, mas no religiosos y mucho menos ortodoxos, pues las condiciones para practicarla, todavía no son económicamente y en organización las adecuadas.
Para poder mantener las tradiciones, la congregación construyó El Centro Religioso Cultural y Recreativo de la Comunidad Judía del Ecuador, que aparte de tener una preciosa sinagoga, cuenta con grandes y muy bonitos espacios verdes; en este centro los restaurantes no son propiamente kosher, pero se respeta la combinación de lácteos con carne y no hay consumo de mariscos.
La comunidad se considera sionista, comparte toda fiesta y memoria judía en conjunto con la embajada de Israel, con la cual se mantiene una buena relación y sobre todo con el mismo Israel. El centro actualmente cuenta con aproximadamente 500 socios.
Existe un colegio fundado y mantenido por la comunidad, se llama Colegio Einstein, y a él acuden casi un 100% de niños judíos, sin embargo el 93% de los estudiantes no lo son. Este colegio es considerado como la mejor aportación de la comunidad al Ecuador. Aunque lo patrocina la comunidad judía se considera laico. En el colegio se estudia el judaísmo desde una perspectiva histórica más no religiosa, por el mismo hecho de que la mayoría de niños no son judíos.
Con respecto a los matrimonios mixtos, si en algo nos puede consolar, es el hecho de que la mayoría de las parejas se quedan del lado judío. Pensando en el futuro, la comunidad creó el Centro Religioso y Cultural para rejuvenecer y despertar las ganas de asistir a un llamado a la unión y así fortalecer el judaísmo.
Esporádicamente vienen guías para relacionar la comunidad con las de otros países, especialmente utilizando la juventud, que tan ansiosa está de extender sus vínculos judíos. La comunidad ecuatoriana es pequeña, pero sus necesidades de relaciones, culturales y rabínicas, con respecto al judaísmo son grandes.
Ojalá algún día se acuerden de ella las comunidades de países vecinos, como por ejemplo México, y le ayuden con un poco de compañerismo y de intercambio juvenil.

Regreso al contenido | Regreso al menu principal