La columna de Luisa - Intelecto Hebreo

Son las:
27/09/2017
Vaya al Contenido

Menu Principal:

La columna de Luisa

3er Lustro Rev. Foro

La columna de Luisa


Por: Luisa Maya


¿El alcohol "engorda"...? Esta es una de las preguntas que con mayor frecuencia escucho por parte de las personas que vienen a consulta de nutrición, o porque no decirlo, también por parte de mis amigos y conocidos en todo tipo de reuniones sociales.
Es mucho lo que se habla siempre del alcohol, de su efecto adictivo, de los daños que provoca a la salud, del mito de que algunos médicos lo recomiendan para "destapar" las arterias, que si su abuso causa daño hepático, o alteraciones en los niveles de lípidos o en el tracto digestivo, o a nivel de páncreas, o si altera las neuronas o etc. etc. todo eso ya lo sabemos y es cierto.
Lo que es también realidad es que el alcohol, a pesar de todos sus efectos dañinos, es parte de nuestra cultura, todos lo consumimos en mayor o menor grado en determinadas circunstancias o reuniones sociales, y que si bien es un hecho que aunque se le atribuyen miles de efectos nocivos, para quienes logramos consumirlo en cantidades moderadas, lo que más nos preocupa es si el alcohol "engorda".
Me gustaría comenzar por definir el término "engorda" ya que ese no es un término científico, ni mucho menos válido dentro del contexto lógico de la nutrición; la palabra "engorda" además de ser un término relativo está mal aplicado, ya que ningún alimento "engorda"; todos los alimentos provocan sobrepeso cuando se consumen en cantidades excesivas y como todo alimento, el abuso del alcohol lo provoca también.
Para ser más específica me gustaría explicar que todos los alimentos contienen calorías, y como todos sabemos, las calorías constituyen una medida de energía. Para llevar a cabo todas sus funciones nuestro organismo requiere un determinado número de calorías; si nosotros excedemos el número de calorías que requerimos, tenderemos a acumular como grasa o tejido adiposo y "engordar" o dicho adecuadamente, tenderemos hacia el sobrepeso o hasta llegaremos a convertirnos en obesos si abusamos demasiado de nuestro consumo calórico, y por el contrario, si disminuimos el número de calorías que consumimos tenderemos a reducir de peso.
Si quisiéramos explicarlo matemáticamente, podríamos ejemplificar esto diciendo que si debiéramos consumir 2,000 calorías por día y consumiéramos 2,500, tenderíamos al sobrepeso; y si consumiéramos 1,500 nuestra tendencia sería reducir de peso; por lo tanto si abusamos de las calorías provenientes del alcohol, lo más probable es que tendiéramos a subir de peso como ya lo hemos explicado.
Cada gramo de alcohol contiene 7 calorías, que se almacenan en forma de grasa cuando el organismo no las utiliza, además el alcohol nos proporciona calorías vacías pues carece de ningún otro elemento nutritivo, no contiene vitaminas, ni minerales, ni proteínas, ni ningún otro elemento esencial para nuestra alimentación.
Las bebidas alcohólicas pueden contener otros elementos dependiendo del origen y el tipo de fermentación o destilación del que provengan o del contenido de jarabe, azúcar o hidratos de carbono que contengan según su procesamiento y origen.
Las bebidas alcohólicas se clasifican en:
A) Productos Fermentados.
1.- Fermentados de Fruta.
Vino: se obtiene del jugo de uva. Su valor energético varía mucho dependiendo del grado de alcohol (generalmente entre 9º y 141) y la cantidad de azúcares sin fermentar que contienen, ya que hay vinos dulces o secos.
Champaña: es un vino blanco al que se le añade jarabe de caña de azúcar, el cual produce gas al fermentarse y le aporta así la espuma característica. Puede ser seca, semiseca o dulce según la cantidad de jarabe añadida.
Sidra: proviene del jugo de manzana y contiene una graduación de 0.5° a 1º, hay sidra seca o dulce dependiendo también de la cantidad de jarabe añadida.
2.- Fermentadas de Cereales.
Cerveza: producida por la fermentación de cebadas con levaduras contiene entre 2º y 6º de alcohol, pero tiene un alto contenido de hidratos de carbono que tienden a incrementar su nivel calórico.
Malta o Cerveza sin alcohol: contiene 0.5° de alcohol pero una elevada cantidad de azúcares o hidratos de carbono provenientes de la malta que tienden a elevar su contenido calórico.
B) Productos Destilados.
El contenido de alcohol de estas bebidas es de 40° a 50° lo cual constituye un elevado porcentaje de alcohol y por lo consiguiente de calorías. Algunas de estas son: Coñac: proveniente de la destilación del vino. Whisky y Vodka: Elaborado mediante la destilación de cereales. Ron: producto de la destilación del jugo de caña fermentado. Tequila: producido mediante la destilación del agave fermentado. Licores: son destilados de vinos de frutas combinados con jarabes.
Aquí me gustaría enfatizar en el mito tan popular de que algunas bebidas como el vodka y el tequila no contienen calorías, quizá esto se debe a que las ven transparentes y por tanto las consideran innocuas, sin embargo no es así; contienen un elevado porcentaje de alcohol y por lo consiguiente son altamente calóricas.
A continuación me gustaría añadir una tabla de calorías de l00gr de las bebidas más comunes, pero hay que recordar que algunas bebidas como la cerveza se consumen en mayores cantidades y esto incrementa el consumo calórico, al igual que si la combinamos con jugos o con jarabes a nuestras bebidas.

BEBIDAS    CALORIAS
Aguardiente               280
Anís licor                   312
Champaña seca            65
Cerveza                       44
Coñac                        245
Ginebra                     243
Licores dulces           348
Ron                           243
Sidra dulce                 40
Sidra seca                   28
Vermuth dulce          166
Vermuth seco           124
Vino blanco dulce      89
Vino blanco seco       70
Vino jerez dulce      160
Vino oporto             160
Vino rosado               75
Vino tinto                  74
Vodka                      244
Tequila                     217

Whisky                     244


Regreso al contenido | Regreso al menu principal