La Cábala frente al caos y la violencia - Intelecto Hebreo

Son las:
27/09/2017
Vaya al Contenido

Menu Principal:

La Cábala frente al caos y la violencia

3er Lustro Rev. Foro

La Cábala frente al caos y la violencia
Conferencia impartida por el Rabino Philip Berg
en el Hotel Sheraton de la Ciudad de México.


Transcripción del inglés

Por: Becky Rubinstein

El primer documento cabalista precedió a todas las religiones
y se encuentra ligado intrínsecamente a la Torá, a la Biblia.


Los primeros cabalistas, seiscientos años antes de la Revelación en el Monte Sinaí, presentaron un sistema por medio del cual todo individuo es capaz de liberarse del sufrimiento, del caos, del dolor. No se trata de ningún modo de una religión y tampoco la contradice: se trata de un código de leyes de carácter universal que gobierna nuestra existencia humana.
A partir del pecado de Adán el mundo se ha enfrentado al caos, a la violencia en la calle y también -eso también es caos y violencia- el paso por el hospital, por los asilos mentales. ¿Cómo podemos, nos preguntamos, resolver dichos problemas milenarios?
A. Azulai, cabalista de origen marroquí, predijo cientos de años atrás, que en el fin del milenio, se sucederían «Nisim Veniflaot», milagros y prodigios. El Zohar, El Libro del Esplendor, por su parte afirma que, mientras la humanidad más se acerque a los dos mil años de la destrucción del Templo, mayor posibilidad tendrá de controlar su propio destino. Para muchos, esto parece, sin duda, un sueño que no es tal. La ciencia ha declarado, asimismo, que en nuestro tiempo la conciencia del hombre será capaz de controlar el crimen, la violencia, creación humana.
En efecto, hoy día nos enfrentamos a la amenaza de una hecatombe masiva; el caos y la enfermedad parecen habitar las mentes en el mundo entero. ¿Qué hacer frente a tales amenazas?
México es uno de los siete puntos energéticos de la Tierra. No por casualidad el Centro de Cábala se estableció en el año de 1983; su misión: difundir el ancestral saber cabalístico.
Porque tan sólo el saber consciente es capaz de posibilitar los prodigios y portentos. No será una sola persona quien cambie el panorama. Se trata de una meta colectiva en el aquí y en el ahora a finales del milenio y a través de un instrumento infalible: el alfabeto hebreo. ¿Cuántos de ustedes están enterados que la Revelación en El Sinaí fue traducida a las setenta lenguas del mundo? ¿Cómo es posible, entonces, que la Revelación divina fuera tomada como un suceso netamente judío? La Revelación en el Monte Sinaí, de ningún modo, se opone a las religiones establecidas.
Se piensa que la violencia y el caos se inician fuera de nosotros. Todo lo contrario: de haber un problema es porque el problema está en nuestro interior. El Creador es una fuerza dadora y nosotros, chispas celestiales. Entonces, ¿porqué el caos, la enfermedad, la violencia...? Al parecer no somos capaces de revelar el poder divino. Podemos, si así lo deseamos, eliminar de nuestras vidas la negatividad para conectarnos con las fuerzas positivas.
La simpleza es la verdad y la Cábala es simple y verdadera, método ancestral que para nada se opone a la ciencia y a sus descubrimientos. Incluso, a la clonación. Abraham Azulai, el cabalista ya mencionado, predijo la regeneración. Vivimos en diferentes tiempos, en tiempos de revelación. Esto fue predicho en el Monte Sinaí y resulta vigente hoy día. Podemos influir en el universo a través de la conciencia unificada. Si decidimos eliminar el caos, así será. Se trata de un asunto netamente mental y perfectamente posible.
El mes de Adar, de Piscis, es el mes de los milagros cuando Moisés, el gran profeta en Israel, llegó y salió de este mundo tangible y superficial. Y decimos que no murió, que su energía está entre nosotros, porque un hombre de su tamaño continúa entre nosotros. Y también su energía.
En Piscis, además -y no por casualidad- se sucedió el gran milagro de Purim cuando el pueblo judío, a punto de ser exterminado en tiempos del Imperio Persa -leamos la zaga milagrosa en el Libro de Esther- fue salvado gracias al poder de las conciencias unificadas. Los judíos ayunaron y rezaron a su D-os y éste hizo el milagro. Una vez más un puñado de individuos, a punto de desaparecer de la faz de la Tierra, se enfrentaron al enemigo poderoso y con éxito.
Y esa es la enseñanza de Purim y del mes de Piscis: la unificación de nuestra conciencia  individual a favor del milagro en tiempos de caos, crisis y violencia.
Najshón, a punto de abrirse el Mar Rojo para que los judíos pudieran cruzarlo sin peligro, creyó en la palabra de Moisés y no dudó: caminó y dio el primer paso y nada malo le aconteció.
Nosotros, hoy día, nos aferramos a la duda, causa de caos y violencia. Muchos hemos sido formados en el caos y buscamos eliminarlo e ignoramos la manera. Y ella es tan simple como estar en la luz, en la certidumbre, en la unión de conciencias. En el compartir y regenerar en nosotros mismos la parte divina de D-os. En concentrarnos en las palabras hebreas capaces de eliminar las Klipot o capas negativas que nos aíslan de la energía positiva, de los secretos del Señor.

Regreso al contenido | Regreso al menu principal