Janusz Korczak - Intelecto Hebreo

Son las:
27/09/2017
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Janusz Korczak

Colección y Consulta

Por: Manuel Levinsky

A fines del siglo pasado, el Dr. Hénryk Goldszmit debutó bajo el seudónimo literario de Janusz Korczak en las letras polacas, despertando sus obras enorme interés en todos los ambientes espirituales de Polonia. Sus temas consistían principalmente en cuentos para niños o novelas de carácter social. En esas novelas el niño era el personaje principal. Korczak no cejaba en sus intentos de traer principalmente a la niñez pobre un poquito de alegría. Los niños se convirtieron en sus seres más queridos, en su familia más cercana.
En su libro "Si Yo Volviera a Ser Niño", se dirige a los lectores diciéndoles: "Para comprender al niño, el adulto tiene que descender hacia sus ideas, debe empequeñecerse, debe penetrar en su mundo maravilloso. A los adultos les parece que, por el hecho de ser mayores, ya lo saben todo, y según ellos, los niños deben someterse a sus indicaciones sin tener el derecho de expresar sus propios pensamientos".
Y en otro de sus trabajos exhorta a los adultos: "Dejad a los niños vivir su vida en su propio mundo. No os metáis en sus asuntos. Solamente así se podrá llegar a un mundo mejor".
Janusz Korczak trató de realizar sus teorías pedagógicas en la práctica y entró como director al Asilo de Huérfanos Judíos, de la calle Krochmalna 92, en Varsovia, la capital de Polonia, que bien pronto se convirtió en la obra capital de su vida sacrificada. Dirigió este orfanato durante más de 25 años hasta el trágico fin de su existencia.

Sobre su vida, su obra y su lucha, se han escrito ya, en varios idiomas, poemas, novelas y obras teatrales. En algunas memorias escritas por sus contemporáneos, citan algunos hechos que bien vale la pena señalar. Cuando los nazis ordenaron que todos los judíos debían llevar un brazal con la Estrella de David que los distinguiera de la población polaca, nuestro personaje se negó a esa disposición policial, a pesar de haber sido detenido varias veces a causa de ello y, por último, condenado a seis meses de prisión. Aceptó la condena con una sonrisa irónica, pero se salió con la suya.
Una de las realizaciones más importantes de Korczak fue su aporte a la creación de la prensa infantil. En 1921 publicó un ensayo titulado "SoUn Periódico Escolar". El escritor Dov Sadán profesor de Literatura de la Universidad de Jerusalén, quedó tan impresionado que tradujo el trabajo al idioma hebreo. A través de este órgano periodístico hablaba con los niños sobre todos los problemas de la vida humana, tal como se habla con adultos: sobre juegos y sobre ciencia, sobre cultura y sobre arte, sobre lo que es bello y lo que es deslucido, sobre asuntos políticos y sobre prode la vida diaria, sobre lo que ocurre en la escuela y sobre lo que acontece en la calle. Quería saber qué pensaban los niños sobre cada problepor separado.
A comienzos del año 1940, un grupo de judíos de los territorios ocupados por los nazis pudieron salvarse. También a Korczak se le ofreó tal posibilidad. Pero no quiso aprovecharla. Cuando se encerró a la población judía en el ghetto de Varsovia, sus amigos polacos le propusiea Korczak sacarlo de allí y esconderlo en la así llamada "parte aria" de la ciudad. Tamén este ofrecimiento fue repor él. Se quedó con sus huérfanos en el ghetto de Varsovia, compartiendo el trágico destino de millones de judíos que fueron aniquilados por los nazis en las cámaras letales.
Del momento más sublime y dramático de la existencia de este insigne maestro, Mark Turkow narró la siguiente historia: "Los que esmemorias de la triste vida bajo los muros del ghetto de Varsovia cuentan que en la mañana del miércoles 5 de agosto de 1942 se vio desfilar por las calles de la mártir capital polaca una extraña caravana. La formaban un grupo de doscientos huérfanos judíos, niños de corta edad, ataviados con trajes de fiesta. Al frente de ellos marchaba, con pasos lentos pero firmes, su maesy compañero; el hombre que en las penumbras de su vida de orfandad había hecho penetrar un rayo de luz trayéndoles la alegría de vivir.
En uno de sus brazos llevaba al más pequeño de los niños, y tomándolo con la otra mano, conducía a uno de los niños mayores.
Era un hermoso día de verano. El sol derramaba sobre la tierra la alegría de la vida. Y el grupo marchaba entonando canciones. ¿De qué tenían que preocuparse? Sabían que iban a la estación del ferrocarril para viajar a las afueras de la ciudad, a pasar las vacaciones al aire libre, al igual que todos los niños durante la temporada de verano. Y, como todos los años, los acompañaba su querido señor maestro.
No sabían y no podían imaginarse, que ese era su último paseo, el viaje hacia la muerte, hacia las letales cámaras de gas, construidas en el campo de concentración de Treblinka, donde los nazis habían exterminado ya a cende miles de seres huAl acercarse a los vade ganado, en los cualos nazis transportaban a sus víctimas, alguien le hizo notar al comandante hitlerista Brandt la presencia del doctor y maestro Janusz Korczak, a quien no le correspondía viaen ese transporte de la muerte. El jefe nazi se acercó al doctor Korczak y le dijo que no tenía la obligación de acompañar a los niños y que podía quedarse en la ciudad. Pero el profesor Korczak apartó al verdugo nazi del grupo de niños gritándoles con sus últimas energías:
¡Fuera de aquí, verdugo! ¡No nos molestes!... ¿Acaso no ves con que alegría los niños judíos van al encuentro de la muerte?... Y ayudando a los niños a entrar en el vagón que los llevaría al viaje sin retorno, subió él también junto con los últimos de ellos. Así se despidió Janusz Korczak de su ciudad natal Varsovia, a los 64 años de edad. Ese fue también el último acto de rebeldía de su existencia, pues su vida se extinó conjuntamente con los niños en ese campo de exterminio llamado Treblinka".
La vida y la muerte del inolvidable maesJanusz Korczak están envueltas en la leyenda. Vivió y murió por el más sublime de todos los valores humanos: el niño.




Regreso al contenido | Regreso al menu principal