J’aime París au mois de Mai...*s - Intelecto Hebreo

Son las:
27/09/2017
Vaya al Contenido

Menu Principal:

J’aime París au mois de Mai...*s

Colección y Consulta

París: Mosáico Melódico
"La Vie en Rose"; Moulin Rouge"
y Nostalgique Dominique"

J’aime París au mois de Mai...
(Parte Uno)


Por: André Moussali

Amo París en el mes de mayo.
Así empieza la canción de un famoso cantante francés.


En el mes de mayo me fui a París, una ciudad que según Benjamín de Tudela (siglo XII) que viajó por todo el mundo y visitó a todas las comunidades judías. La llamó Ir Haguedolah, la ciudad grande que puede ser valorada por los hombres de todos los credos.
Había Sinagogas y una pequeña comunidad judía que vivía en al Ile de la Cité. La actual rue de la Cité era llamada entonces me des Juifs. Donde ahora está el mercado de las flores, en la plaza Louis Lepin había una sinagoga.
Pero mientras París era una ciudad de grandeza y prosperidad judía, también hubo muchas lágrimas. Durante siglos, la comunidad judía vivía en Francia sólo por la voluntad y capricho de los reyes. Las expulsiones eran comunes, y no fue sino hasta que Napoleón I llegó al poder que los judíos adquirieron una medida de libertad civil y religiosa.
Cuentan la historia de Jonathan, un prestamista judío del siglo XIII en París, que hizo un préstamo a una vecina no judía. La mujer tuvo dificultades para pagar su deuda, entonces le dio un vestido como fianza. Pero cuando le pagó la deuda divulgó rumores sobre Jonathan. Dijo a la gente que no le regresaba su vestido hasta que le diera una ostia de la iglesia de Santa María. Ella se la dio, pero él la cortó en pequeños pedazos con un cuchillo hasta que sangró, entonces la aventó en un recipiente de agua caliente que se volvió roja. En este momento, de acuerdo con la historia de la mujer, la ostia voló por el aire alrededor de ella. Ella salió de la casa de Jonathan gritando que la casa estaba embrujada y contó la historia a toda la vecindad. Como resultado, Jonathan fue quemado en la hoguera y sus propiedades fueron decomisadas y destruidas. Poco tiempo después se erigió una capilla en el mismo sitio que actualmente es una iglesia protestante de Les Billettes en la calle des Archives. Jonathan y su familia no fueron los únicos en sufrir por este accidente: toda la comunidad judía fue acusada con él, que muy bien pudo haber contribuido a la expulsión de 1306.
Durante los períodos entre las expulsiones algunos judíos residían en París, y el rabinato parisino era muy respetado en el mundo judío. París fue la casa de numerosos sabios judíos de gran renombre como el Rabino Shlomo Ben Meir conocido como Rashban, rabino Jacob Ben Meir Dam, Matatías Gaon, Chaim Ben Hananel Ha Kohen, Elijah Ben Judah y Jacob Ben Simeón.
En el año 1240, se inició un infame juicio del Talmud que tuvo lugar en París donde el Talmud fue invicto y ejecutado en la Plaza de Greve (ahora Plaza del'Hotel-de-Ville) donde se quemaron más de 24 carretas de manuscritos judíos dos años después. Hay que recordar que en estos tiempos el Talmud era manuscrito, el escriba tardaba toda una vida para redactarlo. Este juicio fue infame por una razón muy particular: un judío llamado Nicolás Donin lo provocó. Donin era un estudiante del famoso rabino Jehiel Ben Joseph (la cabeza de la gran Yeshiva de París) pero fue expulsado de la comunidad judía por sus opiniones sobre la Ley Oral. Se convirtió al cristianismo y se afilió a la orden franciscana pero quiso vengarse de la comunidad que lo expulsó y formuló 35 acusaciones contra el Talmud. Tan traumático fue el juicio que sus consecuencias fueron citadas entre los desastres que recayeron sobre el pueblo judío en el ayuno del día Tisha Be'Av.
En 1819, fue construida la primera Gran Sinagoga en la calle de Notre Dame de Nazareth. La población judía era de 6500 almas. La Sinagoga no era suficientemente grande por lo que se construyó otra Gran Sinagoga en la Calle de Victiore que fue terminada en 1877 con otra en la calle de Tournelles.
En la víspera de la Segunda Guerra Mundial había 150 mil judíos que vivían en París, más de la mitad de la población judía de Francia. Los judíos parisinos sufrieron terriblemente durante la ocupación nazi, cuando miles de judíos fueron amontonados y procesados en el ahora demolido Velodrome d'Hiver (Vel d'Hiv) y llevados después al campo de concentración Drancy de donde fueron enviados a su muerte en el campo de aniquilación de Auschwitz.
Ahora la comunidad judía de París es de alrededor de 375 mil personas, que forman el 8% total de la población (París tiene 2.5 millones de habitantes) y están en todas las ramas de la economía y de la intelectualidad del país.
En el cuarto Arrondissement, en el centro de París, está la famosa catedral de Notre Dame de París, conocida como la Parvis, es un sitio de donde se miden todas las distancias en Francia. La parte este de la Ile de la Cité tuvo un gran significado espiritual para los parisinos durante muchos siglos. En la Edad Media uno podía contar alrededor de veinte iglesias y también una Sinagoga. Pero el rey Philippe Auguste, convirtió la Sinagoga en una iglesia y confiscó todas las propiedades judías para construir el mercado central de Les Halles. Cuando el rey expulsó a los judíos de Francia en 1182, marcó el final de la presencia judía en la Ile de la Cité. Sin embargo, en 1198, el mismo rey invitó a los judíos de nuevo porque necesita más dinero para financiar otro proyecto. Algunos se asentaron en la ribera izquierda del río Sena, pero la mayoría fueron hacia la ribera derecha donde se estaba desarrollando la ciudad de París. Desde ahí se extendieron alrededor de la Rue des Rosiers.
Notre Dame de París es uno de los más famosos sitios de toda la ciudad y seguramente el más espectacular; su fachada, sus torres y sus columnas fueron fotografiadas y pintadas por todos los posibles ángulos; también es el símbolo permanente del catolicismo francés y el sitio del arzobispado de la ciudad. En la fachada de la catedral uno puede distinguir fácilmente dos figuras; en cada lado del portal central hay dos nichos donde están dos esculturas femeninas conocidas como Ecclesia y Sinagoga. En la parte izquierda del portal se ve la Ecclesia, una bonita mujer que lleva una corona. Ella representa a la iglesia católica romana. En la parte derecha del portal está la Sinagoga, una mujer cegada por una serpiente alrededor de sus ojos, con la cabeza inclinada con un bastón roto. Ella representa al judaísmo. De la mano de la sinagoga se deslizan las tablas de los diez mandamientos. Estas dos figuras son muy comunes en la arquitectura eclesiástica en toda Europa y representan el conflicto entre el cristianismo y el judaísmo. (Foto No. l)
Otro tema que interesa a los judíos es el actual arzobispo de París, Jean-Marie Lustiger, que nació bajo el nombre Arón Lustiger, un judío nativo de Polonia; los padres de Lustiger dejaron Polonia y fueron a vivir a París donde nació Arón en el año de 1926. Sus padres fueron deportados durante la ocupación nazi y asesinados en Auschwitz. Como muchos niños judíos franceses, Arón fue colocado con una familia cristiana para salvarlo durante la ocupación alemana de París durante la Segunda Guerra Mundial. En 1940, fue bautizado como católico y cambió su nombre a Jean-Marie. Se educó en la Sorbonne (La Universidad de París) y el Instituto Católico de París, fue ordenado sacerdote en 1954. Llegó a ser arzobispo de París en 1981 y nombrado cardenal por el Papa Juan Pablo II en 1983.



La conversión del cardenal Lustiger al cristianismo refleja la historia de padres judíos que querían salvar a sus hijos colocándolos con familias cristianas cuando la sobrevivencia del pueblo judío estaba en peligro. Sigue siendo un punto de conflicto entre el judaísmo y la iglesia católica. El caso de los niños de la familia Finaly, fue un caso muy celebre después de la segunda guerra mundial, porque la familia que los guardó no los quiso devolver, y los estuvieron escondiendo durante años, hasta que las autoridades obligaron a la iglesia a devolverlos. Muchos franceses alegaban que los judíos eran malagradecidos porque la familia que los recogió les había salvado la vida. Actualmente los tres integrantes de la familia viven en Israel.
Atrás de la iglesia hay un jardín denominado El Rincón Juan XXIII. El jardín continúa y su nombre cambia al Ile de France. Hay una pequeña puerta en la parte derecha del jardín directamente atrás de la catedral que lleva a un pequeño memorial bañado por las aguas del río Sena, se conoce como «La Tumba del Deportado Desconocido». Adentro están los nombres de todos los campos de exterminación nazis, donde murieron 200 mil hombres y mujeres franceses, judíos y cristianos. Es un monumento simple pero emotivo; arriba de la puerta hay una inscripción: PARDONNE MAIS N'OUBLIE PAS. (Perdona, pero no olvida). (Foto No.2)


Regreso al contenido | Regreso al menu principal