Hilel Zeitlin - Intelecto Hebreo

Son las:
27/09/2017
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Hilel Zeitlin

Colección y Consulta

Hilel Zeitlin


Por: Manuel Levinsky

Fue, nuestro personaje, un hombre de relevantes cualidades, cuya dedicación al estudio, su afán de investigación y su vocación por la docencia, lo colocó en un lugar destacado de la historia. Su nombre es Hilel Zeitlin.
De él dice León Dujovne, que fue ensayista, poeta, periodista, estudioso de la filosofía e historiador del movimiento religioso judío llamado jasidismo. Este talentoso hombre nació en Korme, pequeña población de Bielo Rusia en 1871. Su padre era un erudito de la literatura judía y descendía de varias generaciones de estudiosos. La madre tenía abolengo de gente muy religiosa y estaba dotada de una gran sensibilidad poética. La educación que recibió Zeitlin fue, en consecuencia, muy moral y predominantemente religiosa.


A los 16 años y dada su precaria situación económica, se vio obligado a trabajar como maestro a domicilio en hogares judíos. Fue en su juventud un lector voraz de libros acerca del iluminismo judío. Desde muy joven empezó a escribir, componiendo una colección de pensamientos acerca del misterio que encierra la existencia del ser humano. En 1896 viajó a Varsovia en busca del editor para esa colección a la que tituló "Teoría del Hombre", pero regresó decepcionado porque no encontró quien estuviera dispuesto a publicar sus primeros escritos.
Poco después de haber contraído matrimonio, comenzó a elaborar en hebreo un libro de tema filosófico que intituló "El Bien y el Mal", un tratado sumamente claro que le valió muchos elogios. Esta obra se publicó en una revista dirigida por el ideólogo sionista Ajad Haam y, en 1911, se tradujo al idioma idish con el título "El Problema del Bien y del Mal Según los Judíos y Según otros pueblos". También escribió una monografía del filósofo Baruj Spinoza.
En la población rusa de Homel, donde enseñaba hebreo en una secundaria, se relacionó con figuras destacadas de la intelectualidad. Su persistente religiosidad tuvo un matiz de misticismo acompañado de sufrimiento por las injusticias de los hombres. Su angustia era mitigada por el trato que tenía con grupos de jasidistas. En 1907 se trasladó a Varsovia donde residió 35 años hasta su trágica muerte. Al igual que en Polonia, los pogromos y las persecuciones judías en la Rusia de los zares le producían un gran dolor como, si personalmente lo afectaran, pero en medio de esta constante aflicción no dejaba de consagrarse al estudio y a la actividad literaria. Escribió también acerca de Nietzsche y Dostoievski a los que consideraba "naturalezas trágicas y religiosas en constante búsqueda de valores superiores". Detrás de las obras de ellos, veía a seres humanos en vibración espiritual.
En la comunidad judía de Varsovia adquirió rápidamente un gran prestigio aumentado por su relevante personalidad. Participó en la dirección de varios periódicos y revistas. En sus múltiples artículos acostumbraba decir sin cortapisa lo que pensaba. Asimismo se distinguió como poeta y ensayista. Su casa fue un centro de reunión de intelectuales, de estudiosos y escritores de todas las edades. Nuestro personaje escribió en 1919 un ensayo futurista con el título "El Estado de Israel en el Año 2000" que fue muy comentado, provocando una enconada polémica entre los historiadores de aquella época.
La máxima creación de Zeitlin fue su célebre libro "El ABC del Judaísmo" que trata precisamente del judaísmo como una concepción del mundo. No pretende exponer una nueva filosofía de la religión judía, ni un catecismo judío, ni menos aún ofrece una presentación sistemática de la ética judía; muestra al lector las particularidades de la visión judía del mundo y de la vida, del sentido y del contenido de la meta de la historia universal. Lo hace tomando como punto de partida la revelación de lo divino en el hombre. Lo mueve un propósito que no es meramente teórico sino que le interesa lo práctico que el amor divino y la justicia superior tienen en la realización de los actos humanos. Considera que Israel tiene un destino particular en la historia del mundo. En las páginas de esta obra trata diversos temas, cita opiniones de diferentes autores pero el centro ideológico y la premisa de sus conclusiones es la religión judía, la del Pentateuco, de los Profetas y de los libros hagiográficos de la Biblia hebraica. Para este autor, la religión de los judíos es una religión inherente al pueblo, una religión "de adentro", en cambio en los pueblos europeos, la religión les llegó de afuera.
Una de sus exposiciones consiste en que la condición de "pueblo elegido" no es un privilegio que le produzca ventajas prácticas, ni una condición para jactarse, para complacerse y envanecerse, sino una carga, una responsabilidad, una obligación de servir a lo bueno, a lo bello, a lo justo, a lo perfecto en la vida.
Afirma nuestro personaje que cristianos y mahometanos creen que el Mesías ya vino; para los judíos aún no ha llegado, hay que buscarlo, esperarlo, abrirle el camino con la conducta recta y para esto han sufrido los judíos un largo martirio. Para Zeitlin el judaísmo es religión y moral indisolublemente unidos. "El ABC del Judaísmo" es un libro que trata más sobre lo que ha de ser una conducta judía, que de teoría acerca del tema "¿Qué es el Judaísmo?"
Zeitlin fue otro de los prominentes hombres judíos brutalmente asesinados por los nazis. Unos meses después de haber dado muerte al eminente historiador Simón Dubnow, en la víspera de la festividad de Rosh Hashaná, el Año Nuevo judío, en septiembre de 1942, las hordas hitleristas terminaron con la vida de tan ilustre pensador.
Hilel Zeitlin fue un exquisito poeta que tenía el sentido de la belleza. Era un esteta de la literatura para quien el arte lo consideraba inseparable de las experiencias de orden moral, social y científico. Su obra es bella y profunda a la vez y ha dejado honda huella que perdurará en el futuro.





Regreso al contenido | Regreso al menu principal