Hermanos Marx - Intelecto Hebreo

Son las:
27/09/2017
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Hermanos Marx

Colección y Consulta

Hermanos Marx

Por: Manuel Levinsky

"El hacer reír con gracia cosa es de grandes ingenios", dijo el célebre literato Miguel de Cervantes Saavedra y ello es una gran verdad. Se necesita mucha inteligencia, mucha gracia y una destacada personalidad para pasar a la historia en el difícil arte de hacer reír, no sólo a una sino a varias generaciones. También el talentoso humorista Sholem Aleijem decía que reír es sano y saludable.
Esta valiosa terapia humorística puede aplicarse plenamente con los Hermanos Marx, comediantes de singular talento que a diferencia de otros artistas que sólo practicaron el clásico "pastelazo" se distinguieron por el ejercicio de un humorismo subliminal que acompañaron con su habilidad para tocar varios instrumentos musicales, resaltando su "vis cómica" diferente, que elevaba las escenas simples a niveles superiores.
Estos maravillosos artistas fueron en un principio cinco hermanos: Chico cuyo nombre original era Leonard, nacido en 1891; Harpo, de nombre Adolph nacido en 1893; le siguió Gummo, o sea Milton que vio la luz primera en 1894; Groucho, llamado Julius en 1895 y el menor Zeppo, que llevó el nombre de Herbert nacido en 1901.


Todos ellos fueron judíos de inmigrantes alemanes y norteamericanos por nacimiento. Este grupo fraterno, desde un principio, mostró cualidades histriónicas y fue organizado por su madre Minnie, también actriz y hermana del famoso actor de aquella época Al Shean. Pronto destacaron Groucho y Gummo, seguidos de Harpo, y, finalmente, por Chico, dándose a conocer ampliamente en el vodevil en donde empezaron cantando actos de comedia en 1909.
Durante la década de los años 20, ya escenificaron diferentes personajes. Chico era el pianista excéntrico que hacía reír cantando y hablando con su acento italiano. Harpo, el artista mudo y pelirrojo que derramaba gracia con sus gestos y su mímica extraordinaria. Groucho fumando su puro, hablando rápido, arqueando sus tupidas cejas y moviendo su grueso bigote arrancaba estentóreas carcajadas del público y Gummo representando a un hombre común, como el más serio, fue reemplazado por el hermano menor Zeppo en los tiempos de la Primera Guerra Mundial.
Quince años después de que se formó este grupo, los Hermanos Marx se convirtieron en estrellas de Broadway en el espectáculo titulado "I’ll Say She Is". Su tipo de comedia surrealista alcanzó pleno esplendor con dos obras más, antes de incursionar en el cine para la prestigiosa empresa Paramount en 1929.
Las películas filmadas con posterioridad a 1935 ya fueron sin Zeppo quien junto con Gummo se convirtieron en agentes de artistas afamados. Durante esa última fecha, quedaron activos profesionalmente el célebre trío de, Chico, Harpo y Groucho, que alcanzaron una enorme popularidad con sus hilarantes actuaciones hasta una edad avanzada.


Era tal el éxito de los Hermanos Marx que sus películas tuvieron un asombroso resurgimiento en las décadas de los 60 y 70 entre los jóvenes de aquellas nuevas generaciones. Muchos gozaron con los filmes de "Animal Crackers" de 1930; "Duck Soup" de 1933 y "A Night at the Opera" producida en 1935.
De este excepcional grupo el único superviviente artístico fue Groucho, quien recibió grandes honores y reconocimientos incluyendo un premio especial de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas.
Groucho alcanzó un éxito clamoroso, actuando en su programa de concursos "You Bet Your Life" que se sostuvo en un plano de gran popularidad en radio y televisión por más de una década. En ese tiempo también escribió y publicó varios libros que tuvieron bastante difusión.
Después de haber dejado su huella en la historia universal de las Bellas Artes los iniciales cinco estupendos Hermanos Marx fueron desapareciendo de esta vida, Chico en 1961, Harpo en 1964, Groucho y Gummo en 1977 y Zeppo en 1979.
Del sobresaliente ingenio humorístico de Groucho podemos citar estas jocosas frases y anécdotas:
"Cualquiera puede llegar a viejo. Lo único que hay que hacer es vivir lo suficiente".
"Al decirle a una persona que no podía pertenecer a un club de natación porque era judío, él contestó: -Bueno, pero mi hijo es medio judío por lo tanto ¿se le puede permitir entrar en el agua hasta la altura de sus rodillas?"
"En la escena en que representaba a un doctor tomando el pulso se le ocurrió decir: -¿Oiga, usted está muerto o mi reloj ya se paró?"
"Un judío asimilado y un jorobado pasaban enfrente de una sinagoga Alguna vez fui judío, dijo el judío. Si, y alguna vez fui jorobado contestó el jorobado".
"En el momento en que tomé un libro, hasta el instante en que lo dejé, estuve muerto de risa. Algún día intentaré leerlo".




Regreso al contenido | Regreso al menu principal