Henri Bergson - Intelecto Hebreo

Son las:
27/09/2017
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Henri Bergson

Colección y Consulta
Henri Bergson
 
Por: Manuel Levinsky
 
El personaje que presentamos en este mes cuyo nombre es
Henri Bergson, fue considerado un prominente filósofo y
Premio Nobel de Literatura.
 

Nació en París en 1859. Era descendiente de una familia religiosa jasid de Polonia. Fue educado en la Escuela Normal Superior de París y se dedicó a la enseñanza. En 1900 fue nombrado profesor de filosofía en el Colegio de Francia donde enseñó hasta 1921. Era miembro de la Academia Francesa de Letras y del Instituto de Francia en 1918. Obtuvo el Premio Nobel de Literatura en el año 1927.

Bergson estaba calificado como uno de los filósofos más influyentes de su época y aunque no creó un sistema cerrado al estilo Hegel, sus conceptos eran revolucionarios y alcanzaron pronto popularidad extraordinaria.

A la edad de 25 años, meditando sobre la célebre frase de Descartes: Pienso, luego existo, se le ocurrió, sustituir la ficción filosófica, en boga desde Platón, que consideraba las cosas como desprovistas de duración y de tiempo, por otra en que el tiempo es la cualidad esencial de la materia.

Toda la ideología bergsoniana cuyos orígenes se hallan en las teorías evolucionistas inglesas y alemanas del siglo XIX, se basa en los conceptos de duración y movimiento. Según él, tanto la ciencia como la filosofía deben adaptarse a las diversas formas de la realidad viva y desechar sistemas y teorías generales. La verdadera naturaleza de las cosas y el verdadero progreso del conocimiento se hacen por medio de la intuición. El impulso vital (elan vital) se abre brecha a través de la materia inerte. Llegando cada vez a formas superiores de vida, hasta alcanzar su forma superior en la conciencia del hombre.

Bergson considera también los problemas religiosos y morales desde su punto de vista de la intuición (Dos fuentes de la moral y de la religión) publicado en 1932. Puede haber una religión estática, cuya moral opera por la presión de las obligaciones comunales. Esta puede ser vencida por la intuición de grandes adalides religiosos como Jesús, que alcanzan una forma superior de moralidad y de religión.

Si los profetas judíos se distinguieron por su pasión por la justicia, Jesús alcanzó una transformación profunda mediante el impulso vital y es por lo tanto panteísta.

Bergson demostró poco interés por los problemas judíos y su filosofía era más bien de apoyo a la filosofía religiosa católica. Era partidario de la igualdad y derechos para los judíos e implícitamente de la asimilación. Para él no existían características específicamente judías. Según parece, declaró en los días posteriores de su vida que había pensado convertirse al catolicismo, pero que no quería abandonar la confesión a la que aun pertenecía en los momentos en que los judíos eran objeto de persecución.

El Gobierno pelele de Vichy lo exoneró de las disposiciones antisemitas, tales como la anulación de honores y condecoraciones recibidas; pero Bergson devolvió espontáneamente su insignia de la Legión de Honor, rechazando tal exención como insulto.

Las teorías de Bergson fueron muy combatidas. Sus conclusiones en el terreno de los problemas económicos y sociológicos fueran tachadas de ingenuas. Gran parte de su éxito y de su popularidad se debieron sin duda a su magistral estilo, modelo de claridad y precisión.

Bergson publicó en 1889, Essai sur les données inmediatez de la conscience. En 1896 lanzó su libro que tuvo mucha popularidad Matiére et mémoire y en 1907 su importante obra Lévolution créatrice.

Nuestro personaje además de un gran filósofo era también un gran literato, con su libro L'énergie spirituelle en 1919 recibió muchos cumplidos y alabanzas.

Fue muy fructífera su labor literaria, destacando su obra Durée et simultanéité en 1922, Les deux sources de la moralité et de la religión que causó un gran impacto en 1932 y en el año 1935 La pensée et le mouvant que tuvo una gran aceptación por la profundidad de su pensamiento filosófico.

Este extraordinario personaje dejó de existir en París en el año 1941, dejando un legado de un gran valor filosófico, ideológico y literario.

Regreso al contenido | Regreso al menu principal