Gregory Pincus - Intelecto Hebreo

Son las:
27/09/2017
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Gregory Pincus

Colección y Consulta

Gregory Pincus


Por: Manuel Levinsky

La explosión demográfica es uno de los más graves problemas que enfrenta la humanidad. La reproducción de seres humanos sobre todo en países del Tercer Mundo, se ha demostrado que va más rápido que la producción de bienes de consumo. Si esta tendencia no fuese controlada, para el inminente próximo siglo, todos los países estarían al borde de un colapso y ante la posibilidad aterradora de guerras de exterminio. Por ello, uno de los acontecimientos más importantes de este siglo es el descubrimiento de la píldora anticonceptiva realizado por el célebre biólogo Gregory Goodwin Pincus.
Nuestro personaje nació en Woodbine, New Jersey en 1903, de una familia ortodoxa judía. Estudió en el Ivy League Colleges y muy pronto se dedicó a la investigación avanzada en genética en compañía de afamados especialistas en dicha rama, así como en psicología animal y biología reproductiva en las universidades de Cambridge y Berlín. Fue también profesor de zoología experimental en la Clark University.
Pincus dedicó su vida al estudio de la reproducción de los mamíferos, escribiendo varios ensayos, entre ellos el titulado "Los huevos de los mamíferos". Fueron más de 350 ensayos escritos con sus colegas acerca de hormonas, envejecimiento, metabolismo, genética e infertilidad. Pincus estuvo en el centro de la investigación reproductiva en este siglo XX. Asimismo fue creador de la Fundación Worcester para biología experimental, cuyo establecimiento lo llevó a cabo después de trabajar durante la Segunda Guerra Mundial para el ejército estadounidense acerca de los efectos del estrés. Esta Fundación se consideró como el centro internacional sobre problemas reproductivos de mamíferos y hormonas. Sobre este tema sustentó importantes conferencias.
Después de la conflagración mundial, la afamada pionera de la planeación familiar, Margaret Sanger, convenció a Pincus y a su equipo, a reproducir en su laboratorio componentes sintéticos que cuando se administrara oralmente, pudieran prevenir el embarazo. Aunque otros investigadores estaban trabajando simultáneamente en el estudio de los efectos de las recientemente creadas hormonas de reproducción; fue Gregory Pincus quien coordinó y adaptó esos estudios a seres humanos, creando así la famosa píldora anticonceptiva, la cual tomada oralmente, previene el embarazo inhibiendo la ovulación y dejando el sistema reproductivo femenino intacto hasta que la mujer acepte ser embarazada.
A pesar de que los efectos a largo plazo no han sido totalmente definidos, la píldora ha demostrado hasta la fecha que su uso sistemático ha sido una herramienta extraordinaria y muy efectiva en la planeación familiar. El uso de la píldora anticonceptiva se ha venido generalizando en la mayor parte del mundo con resultados eficaces. La píldora es una maravilla farmacéutica que contiene un agente químico casi 100% efectivo. Ha cambiado la planeación familiar en los cinco continentes y los gobiernos preocupados por el rápido crecimiento de su población, han legislado sobre su uso. Cada vez más mujeres la están tomando, principalmente durante sus años de mayor fecundidad. Los efectos adversos que se han presentado han podido controlarse. Contrastando con otros métodos anticonceptivos menos efectivos, la píldora se ha convertido en el método de mayor aceptación.
Investigadores del control de la natalidad y del Consejo de Población de los Estados Unidos, reportan que el uso de la píldora ha revolucionado a los países del Tercer Mundo, los cuales vienen mostrando un decrecimiento en el promedio de número de nacimientos por madre de 6 hijos en 1965 a menos de 4 a la fecha. Si se sigue administrando este método apropiadamente, dicho decrecimiento sustancial de nacimientos podría llevar a la estabilización en la proliferación demográfica para el próximo siglo; con cambios positivos en la disponibilidad de comida y educación.
Sin embargo a la píldora se le achaca ser la principal causa de la revolución sexual producida desde fines de la década de los 60, provocando el comportamiento del amor libre con la liberalización del miedo del embarazo. Esto permitió que muchas mujeres hayan tenido relaciones sexuales premaritales sin ninguna inhibición. Esta liberalización social presentó grandes retos a la ética y valores judíos.
El uso de anticonceptivos orales para evitar el embarazo ha levantado cuestionamientos morales dentro de los principios básicos de las religiones. Los judíos ortodoxos y los católicos romanos ven a la píldora como algo moralmente repugnante. La posición oficial del Vaticano y los judíos ortodoxos contra los anticonceptivos ha originado que muchas personas abandonen las prácticas religiosas.
La píldora ha sido vista por los promotores del control natal como una oportunidad para que las mujeres dispongan libremente de sus propios cuerpos, cambiando costumbres establecidas en las relaciones sexuales y afectando el curso del desarrollo cultural de los pueblos.
De todas maneras, esta tendencia a la liberación sexual se ha visto frenada por la aparición del "Sida" que ha provocado un temor natural al contagio y que indirectamente ha favorecido a los principios religiosos judíos y católicos.
Independientemente de todas estas consideraciones de tipo moral y social, el biólogo Gregory Pincus fallecido en 1967, ha quedado como uno de los científicos de mayor trascendencia en la preservación de la raza humana encaminada por el propio dinamismo de su reproductividad a un caos seguro que se preveía ya en el umbral del futuro.




Regreso al contenido | Regreso al menu principal