Félix Mendelssohn*s - Intelecto Hebreo

Son las:
27/09/2017
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Félix Mendelssohn*s

Colección y Consulta

Fragmento final de:
"Sueños de una Noche de Verano"

Félix Mendelssohn


Por: Manuel Levinsky

Uno de los más talentosos e influyentes compositores de música clásica romántica del siglo XIX que a pesar de su relativa corta existencia dejó una vasta y brillante obra en su género, fue Jacob Ludwig Félix Mendelssohn, niño prodigio, pianista de virtuosismo excepcional, director de orquesta e innovador sorprendente, nieto del renombrado filósofo judío alemán Moisés Mendelssohn.
La presencia de Mendelssohn en el amplio escenario de la música clásica, simboliza con su talento el surgimiento del judío del siglo XIX rompiendo con antiguas cadenas de opresión y degradación hasta llevar al judaísmo al más elevado nivel de expresión en una simbiosis de gentileza y grandeza.
Al igual que su abuelo, Félix siempre quiso iluminar y expresar la más clara y expresiva sonoridad de las tonalidades musicales. A pesar de que su obra muchas veces tenía una referencia literaria, siempre le prestó gran atención a la forma clásica. Su extraordinario concierto para violín y orquesta, considerado lo mejor de su tipo, es el ejemplo más perfecto de la unión de lo clásico y lo romántico. Mendelssohn ha sido comparado con el poeta alemán Goethe por su continuidad única de las influencias clásicas y románticas. En su música siempre oímos ecos de Bach, Andel, Mozart y Beethoven. El romántico Félix también fue modelo para muchos de los compositores que le siguieron incluyendo Wagner, Brahms, Dvorak y Mahler.
Félix nació en 1809 en la ciudad de Hamburgo, en una familia de gran riqueza e influencia. Su padre Abraham era un banquero judío del norte de Alemania y dotó a su familia de una residencia muy lujosa, enriquecida por las actividades musicales de sus hijos. Las dos hermanas de Félix y su hermano eran también músicos talentosos que participaban en frecuentes actos musicales organizados en torno de su hermano prodigio Félix. En particular su hermana Fanny era una pianista extraordinaria y compositora, así como la máxima confidente de Félix a lo largo de su vida.
Él fue, probablemente, el más grande niño prodigio en la historia de la música al igual que Mozart. Y al igual que este genio musical también Félix tenía una hermana que tocaba el piano, lo ayudaba en su profesión y le servía como un teclado sonoro para sus ideas. Asimismo, al igual que Mozart, tuvo contacto con las figuras más grandes del mundo literario y musical, tales como el poeta, novelista y dramaturgo Goethe, el filósofo Hegel y los pianistas y compositores Muzio Clementi, Ignaz Moscheles y John Field. Del supremo poeta alemán Goethe, Félix Mendelssohn fue influenciado para combinar el diseño formal clásico con la expresión aristocrática pura en su obra musical. Grandes grupos de músicos profesionales visitaban su casa y daban conciertos a la pronta maduración de jóvenes prospectos.
Una serie de sinfonías para cuerdas fue compuesta en la adolescencia de Félix a la edad de 16 y 17 años al igual que el gran trabajo de cámara Octet, composición compuesta para 8 ejecutantes y la obertura Sueño de una Noche de Verano basada en una obra de Shakespeare. El Octet y la obertura eran tan avanzados armónicamente que era imposible creer que fueran escritas por alguien tan joven. Es increíble darse cuenta que cuando estos trabajos eran escritos, Beethoven todavía vivía en Viena escribiendo sus espléndidos trabajos finales. Félix aún antes que Berilos y Schumann, Wagner y Liszt, sentó las bases para el surgimiento de la música romántica. A pesar de la influencia de Beethoven, en el uso de la orquesta y de los patrones formales. Mendelssohn restauró el color y la iluminación en la paleta musical. La obra de Félix es más relajante y confortable por su línea melodiosa, suave y plena de gracia.
En la academia de canto de Berlín, el joven Félix había sido comparado no solamente a Beethoven sino también a compositores más antiguos como Joann Sebastián Bach, quien no era muy conocido, excepto por los músicos más estudiosos. La exposición a las composiciones de multicapas de Bach enriqueció el uso del contrapunto en el estilo que desarrollaba Mendelssohn.
Un resultado importante fue revivir la pieza maestra de Bach La Pasión de San Mateo en 1829. La primera función de este trabajo desde la muerte de Bach acaecida 79 años antes, estableció la reputación del gran compositor barroco y fue el comienzo de una gran conciencia y atención a la música escrita por el propio Bach.
Cuando Mendelssohn se hizo cargo de los conciertos Gewandhaus en Leipzig, Alemania, a la edad de 26 años, cambió para siempre con el formato anterior que consistía en varios números con pequeñas piezas. Obras completas fueron ejecutadas y trabajos de grandes maestros fueron revividos. Como conductor de la orquesta Gewandhaus realizó también cambios importantes para darle mayor unidad al conjunto interpretativo como si fuera un solo cuerpo y no varios. Por lo que se convirtió en el primer conductor moderno. Mendelssohn usó movimientos de los brazos para marcar el compás, consiguiendo reacciones dinámicas y le proporcionó un continuo pulso y dirección a la música.
También organizó el conservatorio de Leipzig, la primera gran academia de música que incluyó a sus mejores maestros, inclusive al compositor inmortal Robert Schumann y a su esposa la gran pianista Clara.
Mendelssohn realizó extensos viajes tocando obras románticas relacionados a los lugares favoritos que visitaba, como "La Cueva de Fingal" o la Obertura Hebrides" y las sinfonías Escocesa e Italiana que evocaban la geografía y la cultura hebrea. Adicionalmente, Mendelssohn promocionaba la música de sus contemporáneos, Chopin, Liszt y de su amigo Schumann. Nuestro personaje escribió también música extensiva para obras de Bach y Handel como sus guías. Compuso oratorios con temas bíblicos. Su Elías y San Pablo generaron gran entusiasmo en Inglaterra particularmente. El oratorio del siglo XIX definitivamente tuvo sus raíces en Mendelssohn, vía Bach y Handel, dominó el componer música victoriana.
La vida religiosa de Mendelssohn fue emblemática del judío alemán del siglo XIX. A pesar de haber sido nieto del más influyente filósofo judío después de Maimónides y Spinoza, el padre de Félix lo convirtió a la edad de 7 años a la religión luterana y agregó su apellido cristiano Bartholdy después del de Mendelssohn. Como un signo de asimilación muchas de sus composiciones fueron firmadas con el nombre de Mendelssohn-Bartholdy. Aunque él se consideraba protestante, su herencia judía nunca fue olvidada. Nuestro personaje consideraba al cristianismo como una extensión lógica del judaísmo.
Es importante aclarar que la razón de su padre para convertir a Félix al cristianismo, se debió a que en esa época de marcado antisemitismo, sólo con la asimilación a la iglesia luterana, agregada a su riqueza fueron las llaves para abrirle las puertas de la fama a su hijo Félix. Sin embargo no satisfecho con una fácil vida burguesa, Félix trabajó en varios campos con un gran éxito e influencia. Félix contrajo matrimonio con la hija de un pastor calvinista y fue padre de 5 hijos. No obstante su exitosa vida, la muerte de su hermana Fanny le causó estrago emocional tan grande que posteriormente le produjeron varias embolias, dejando de existir a la temprana edad de 38 años. Mendelssohn fue el más aclamado músico de Europa y su obra como compositor, pianista y conductor de orquesta, pasó a la historia.  


Regreso al contenido | Regreso al menu principal