Eugene Ormandy - Intelecto Hebreo

Son las:
27/09/2017
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Eugene Ormandy

Colección y Consulta
Eugene Ormandy
 
Por: Manuel Levinsky
 
En el amplio mundo de la música clásica surgió una figura consagrada ya entre los grandes directores orquestales de la historia. Es Eugene Ormandy, conductor que fue de la Orquesta Sinfónica de Filadelfia considerada bajo su batuta como la más prestigiada del mundo. Ormandy supo darle un matiz musical tan extraordinario a la orquesta que los críticos musicales lo llamaron "El Sonido Filadelfia".
Él nació en Budapest, Hungría, el 18 de noviembre de 1899 de una familia judía, y su nombre original fue Jenö Blau, en memoria del famoso violinista húngaro Jenö Hubay. A la edad de 3 años empezó a recibir clases de violín de su padre, un dentista y excelente aficionado violinista. El niño resultó ser un prodigio que a la edad de 5 años ya fue inscrito como el alumno más jovencito de la Academia Real de Música de Budapest.
A la edad de 7 años comenzó a dar conciertos públicos de violín en toda Hungría, ante la admiración de sus numerosos oyentes. Su maestro de violín en la Academia fue el propio Jenö Hubay y de composición Zoltán Kodály, graduándose a la edad de 14 años. Tres años más tarde obtuvo el nombramiento de Profesor de Música, en la especialidad de violinista y profesor de la propia Academia.
Antes de cumplir 20 años ya daba conciertos en Europa Central y ya cumplida esa edad sustituyó a su maestro Hubay como Director Maestro de clases de violín de la citada Academia Real de Música de Budapest. Después de dos años de ejercer esta docencia, se sintió obligado a renunciar porque sus alumnos que eran de mayor edad se mostraban incómodos ante un maestro tan joven.

En 1921 recibió una buena oferta para viajar a los Estados Unidos y para ello vendió todas sus pertenencias, y ya en Nueva York, ésta oferta no se concretó, por lo que tuvo consecuentes problemas económicos hasta que conoció a Erno Rapee, a su paisano húngaro y director del afamado palacio cinematográfico conocido como Teatro Capitol de Nueva York. Rapee le ofreció trabajo como segundo violinista de la orquesta del teatro, donde no nada más tocaba para las películas mudas sino que también lo hacía en los intermedios ejecutando un repertorio sinfónico amplio. Después de pocos días y ya con el  nombre de Eugene Ormandy y dadas sus excepcionales cualidades avanzó como primer violinista de la orquesta.
En 1924 el Director del Teatro Capitol, David Mendoza se enfermó y Rapee le pidió a Ormandy que lo sustituyera. Este brillante joven lo hizo tan extraordinariamente bien que fue promovido al staff de conductores en 1925. En poco tiempo se convirtió en el principal director de orquesta del Teatro Capitol.
En 1927 se naturalizó estadounidense y desde esa fecha amplió su actividad como conductor de clásicos para la radio y para la industria disquera. Dos años después renunció al Teatro Capitol para dedicarse a niveles de mayor categoría. Eugene comenzó a ser muy conocido como conductor huésped de la Orquesta Sinfónica de Filadelfia en los veranos de 1930 y 1931. Afínales de ese año, durante la temporada regular de conciertos, sustituyó en el último momento al afamado director Arturo Toscanini en tres programas de dicha orquesta.
Dado el prestigio adquirido, Eugene fue nombrado conductor principal de la Orquesta Sinfónica de Miniápolis, donde durante cinco años de 1931 a 1936 la llevó hasta ser considerada una de las mejores de los Estados Unidos, expandiendo su interesante repertorio con obras musicales del siglo XX y obteniendo así un sólido reconocimiento nacional.
En 1938 fue invitado a unirse nuevamente a la Orquesta Sinfónica de Filadelfia, compartiendo la dirección con el también afamado Leopold Stokowski. Es de recordar, como dato anecdótico interesante que en la década de los treinta, esta célebre orquesta, musicalizó la película "100 Hombres y Una Muchacha" protagonizada por la joven cantante Diana Durbin y también la inolvidable producción de Walt Disney que recorrió las pantallas del mundo entero con el nombre de "Fantasía".
Cuando Stokowski renunció en 1938, Ormandy lo sustituyó. Este flamante nuevo director creó una imagen diferente a su antecesor. Mientras que Stokowski era extrovertido y temperamental, Ormandy no era ostentoso y en cambio sí era reservado: en tanto Stokowski se sentía superior a sus músicos, Ormandy desarrolló relaciones cálidas y personales con éstos; donde Stokowski, como organista que era producía sonidos de tipo órgano en la orquesta, Ormandy como violinista creaba un sonido suave y voluptuoso de cuerdas que se conoció en los círculos musicales como "El Sonido Filadelfia". Bajo su batuta, la Orquesta Sinfónica de Filadelfia fue catalogada como la orquesta virtuosa más grande del mundo.
Dentro de la vasta obra musical de esta gran orquesta, Ormandy dirigió estrenos mundiales como las "Danzas Sinfónicas" de Rachmaninoff; el "Concierto para Violín" de Samuel Barben el "Tercer Concierto de piano" de Bartok; la "Quinta Sinfonía" de George Antheil; el "Concierto para Clarinete" de Hindermith: la "Novena Sinfonía" de William Schuman; varias sinfonías de Shostakovich y muchos estrenos más que sería prolífero enumerar.
Ormandy fue director huésped de varias orquestas como la Sinfónica de Boston, también condujo algunas obras de ópera y operetas, como "El Murciélago" de Johan Strauss, e hizo su debut en el Metropolitan Opera House de Nueva York.
El 20 de marzo de 1948 se presentó la Orquesta Sinfónica de Filadelfia en la primera trasmisión por televisión realizada por la CBS. El 22 de noviembre de 1963 fue conductor de la misma orquesta en un especial televisado del "Réquiem" de Mozart con motivo del asesinato del Presidente Kennedy ese mismo día.
En 1973 Eugene Ormandy y la Orquesta Sinfónica de Filadelfia dieron una serie de conciertos en la China Comunista, siendo esto uno de los primeros pasos para iniciar las relaciones entre China y los Estados Unidos.
Eugene Ormandy fue director de esta célebre Orquesta Sinfónica de Filadelfia durante más de 40 años, retirándose finalmente en 1980 a la edad de 81 años. Ormandy se casó dos veces, la primera en 1922 con Steffy Goldner, una intérprete que tocaba el Arpa con la Filarmónica de Nueva York que conoció cuando trabajaba en el Teatro Capitol y de la cual se divorció en 1947. La segunda vez en 1950 con Margaret Hitsch.
Después de una larga batalla con problemas cardiacos, Ormandy falleció de neumonía en Filadelfia, Pensilvania, el 12 de marzo de 1985, dejando una huella imborrable dentro de las más altas esferas del mundo musical.

Regreso al contenido | Regreso al menu principal