Ernest Bloch*s - Intelecto Hebreo

Son las:
27/09/2017
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Ernest Bloch*s

Colección y Consulta

Fragmento : Música Sinagogal Ernst Bloch

Ernest Bloch


Por: Manuel Levinsky

Es el primer gran compositor de la Música Nacional Judía que evolucionó su estilo personal clásico a través de una identificación muy significativa con el espíritu hebraico. El expresó en varias ocasiones:

Es el alma judía la que me interesa, la compleja y agitada alma que siento vibrar a través de la Biblia, que anhelo oír en mi ser interior y plasmarla en una música.


Ernest Bloch, nació en Génova, Suiza, el 24 de julio de 1880. Su padre un comerciante en relojes, gustaba cantar canciones litúrgicas judías pero no deseaba que su hijo se convirtiera en músico. Sin embargo, éste llevaba en sus venas y en su mente la inclinación por la música a tal grado que cuando tenía 11 años de edad, escribió en un papel: Cuando yo sea grande seré un gran músico. Este papel metido en un sobre lo enterró debajo de unas piedras y prendiendo un fuego a su alrededor hizo todo un ritual para que se le cumpliera su deseo. Fue tan grande la determinación de Ernest, que su padre finalmente tuvo que aceptar la vocación de su hijo.
En Génova, su ciudad natal, inició sus estudios de violín con Louis Rey y teoría musical con Emile Jacques Dalcroze de 1894 a 1897, fechas en que compuso algunos trabajos sinfónicos todavía inmaduros en un estilo libre hiper-romántico.
Posteriormente se trasladó a Bruselas, Bélgica, donde continuó estudiando violín con el maestro Eugene Yasaye y composición con Francois Rasse de 1897 a 1899. Nuestro personaje completó sus estudios trabajando en el área de composición con Iván Knorr en el conservatorio Hoch en Francfort hasta 1901. De esta fecha hasta 1903 estudió en clases privadas con el maestro Ludwig Thuille.
Su primera composición importante la completó en Münich siguiendo un estilo semejante al de Richard Strauss, cuya composición llevó a París. Después de un año tratando de lograr la audición de su obra regresó decepcionado a Génova para dedicarse de lleno al negocio de relojería de su padre.
En 1904 contrajo matrimonio con la pianista Margarithe Schneider a quien conoció desde sus tiempos de estudiante en el conservatorio Hoch. Ambos artistas, una pianista y un violinista, tocaron en dueto en varias presentaciones. Este matrimonio procreó tres hijos Iván, un ingeniero y dos hijas Lucienne, una pintora y Suzanne, una estudiante especializada en música antigua. No obstante, en los siguientes años Ernest continuó trabajando en el taller de su padre pero siguió componiendo música en sus tiempos libres. De ahí se derivó su obra Invierno Primavera en 1905 con el estilo impresionista de Claude Debussy al que Bloch había conocido en París.
En esta etapa de su vida musical surgió su obra más importante que fue Macbeth, una ópera que terminó en 1909 y que muestra la influencia de elementos posrománticos e impresionistas. La premiere mundial de Macbeth se estrenó un año después en el Ópera Comique en París. Esta vez sí fue un gran éxito. El eminente musicólogo francés Romain Rolland quedó tan impresionado con esta ópera que viajó a Génova para conocer al compositor. Grande fue su sorpresa y enojo de ver a Bloch perdiendo el tiempo en el taller de relojería de su padre. Desde entonces Rolland se convirtió en su agente de publicidad y activo propagandista del arte musical de Bloch, induciéndole a que se dedicara enteramente a la música.
En consecuencia, Ernest dejó el negocio de relojes y se dedicó a enseñar composición en el conservatorio de Génova de 1911 a 1915. Al mismo tiempo, en sus horas libres, continuó con su labor de compositor pero esta vez cambió de estilo, alejándose del posromántico germano y del impresionismo francés, empezando a crear obras con más contenido judío, tales como Tres Poemas Judíos para orquesta en 1913, Sinfonía de Israel inspirada en la liturgia de Yom Kipur para voces solistas y orquesta en 1916 y Salomón para chelo y orquesta el mismo año. Esto se llamó el Ciclo Judío de las Composiciones de Bloch, y de allí se convirtió en el líder del movimiento del Siglo XX para crear una música nacional judía.
Bloch explicó su propósito: Yo soy judío y aspiro a escribir música judía porque es el único camino en el que puedo escribir música de vitalidad. Los trabajos en este Ciclo Judío de Bloch, están cargados emocionalmente de inflexiones de la historia y cultura del pueblo judío. Sin embargo, Bloch raramente partía de melodías populares hebreas. En lugar de esto absorbía y creaba material de patrones rítmicos característicos de la música judía litúrgica y música judía secular. Por ejemplo, algunos de sus patrones de notas repetidas evocan al llamado del shofar, que ha sido sonado durante las Fiestas Mayores desde tiempos inmemoriales. Los pasajes de Bloch son ritmos que fluyen libremente sugerentes de cánticos judíos.
En 1916, Bloch viajó a los Estados Unidos como director de orquesta del bailarín Maude Alien y su compañía. Al no tener éxito y suspender actividades, ésta compañía se declaró en bancarrota y nuestro personaje casi se muere de hambre los siguientes meses. Por fortuna en 1917, consiguió trabajo para enseñar en la escuela de música David Mannes de la ciudad de Nueva York. En los siguientes años su situación mejoró dado que su música fue interpretada en varios escenarios y en algunas de esas ocasiones actuó como director de orquesta. Su prestigio como compositor empezó a incrementarse.
En 1920 fue nombrado director del Instituto de Música de Cleveland, donde sus ideas avanzadas en materia de educación como la de eliminar exámenes y libros de texto en favor de experiencia musical directa, crearon tensión entre él y sus superiores. Por lo mismo en 1925 fue obligado a renunciar. Pero su capacidad directiva y sus aptitudes musicales pronto lo llevaron al puesto de director del Conservatorio de San Francisco donde continuó trabajando hasta 1930. Entre sus estudiantes figuraron músicos que llegaron a tener gran notoriedad.
En 1924, Bloch se convirtió en ciudadano estadounidense por naturalización, y en un espíritu saturado de patriotismo escribió América una obra para coros y orquesta en 1927, que ganó el premio de la Revista Musical América, lo cual aumentó su fama considerablemente. Sin embargo este trabajo no fue característico de su estilo musical de los años 20, que giró a un estilo neoclásico utilizando formas de los siglos XVII y XVIII pero con ritmos modernos. Estos trabajos incluyen la Primera Sonata para Violín en 1920; Primer Quinteto de Piano en 1923 que utiliza intervalos de un cuarto de tono en el primer y último movimiento y el Primer Concerto Grosso en 1925, escrito por Bloch como un modelo neoclásico para sus estudiantes de Cleveland.
Bloch se retiró de la enseñanza en 1930 para dedicarse exclusivamente a la composición gracias a una importante ayuda económica de un millonario de San Francisco, amante de la música. Por todo ello se mudó de regreso a Europa estableciéndose principalmente en Suiza durante la década de los 30, donde produjo una serie de composiciones judías épicas. La más importante fue Avodath Hakodesh para barítono, coro y orquesta y el servicio matutino del Shabat con un texto hebreo basado en la liturgia de acuerdo al Sidur de la American Union. El Avodath Hakodesh sintetiza las tradiciones musicales ashkenazis y gregorianas con técnicas modernas para producir uno de los momentos más grandes en la música sinagoga. Estas obras han sido interpretadas en nuevos conciertos de varios países.
Con el surgimiento del nazismo y por un deseo de conservar su ciudadanía americana, regresó a los Estados Unidos en 1938. Al principio de los 40 se estableció en Agate Beach, Oregon, donde vivió por el resto de su vida. Bloch cesó virtualmente de componer obras de música judía en los últimos años, dedicándose a obras de música clásica. Dichas composiciones son: Concerto Synphonique neoromántico en 1948; Concerto Grosso neoclásico en 1952 y Sinfonía Breve posromántica y expresionista en 1952. Al final de su vida Bloch se dedicó a escribir música de Cámara, incluyendo varios cuartetos de cuerda.

Ernest Bloch fue operado de cirugía de cáncer en 1958 y murió en Portland, Oregon el 75 de julio de 1959.


Regreso al contenido | Regreso al menu principal