El nuevo gobierno de Francia y los judíos. - Intelecto Hebreo

Son las:
27/09/2017
Vaya al Contenido

Menu Principal:

El nuevo gobierno de Francia y los judíos.

3er Lustro Rev. Foro

El nuevo gobierno de Francia y los judíos.

Por: León Opalín

Francia fue el país donde surgieron los principios rectores de las democracias modernas; de aquí que resulte inaudito que esa nación haya tenido un gobierno que colaboró con los nazis cuando estos ocuparon Francia durante la Segunda Guerra Mundial. El gobierno colaboracionista de Vichy (una de las cuatro subprefecturas del Departamento de Allieri, situada en el centro de Francia) se ensañó de manera particular con los miembros de la resistencia francesa y con los judíos. En este contexto, en un acto de desagravio a los judíos, el presidente francés Francois Hollande (FH), conmemoró en julio pasado, el 70 aniversario de el arresto por parte de la policía francesa de 13,152 judíos de Paris y de sus suburbios; hombres, mujeres y niños que fueron internados en el velódromo de Drancy y posteriormente deportados a campos de concentración de Polonia. Drancy estaba ubicado a 20 km. de Paris; era dirigido por las autoridades nazis y administrado por el gobierno de Vichy; el velódromo fue demolido, y allí en septiembre pasado, se construyó un monumento en memoria a las victimas del Holocausto. De 76,000 judíos franceses que fueron deportados a los campos de concentración, sólo sobrevivieron 2,500.

FH en el discurso que pronunció en la conmemoración del 70 aniversario de tan lamentables hechos, en una actitud encomiable, reconoció la responsabilidad de Francia en los mismos y que "causaron un intenso dolor a los judíos que fueron víctimas del Holocausto". Las palabras de FH representaron un "yo acuso" a la vergonzante actitud de la policía contra los judíos, y que fueron aplaudidas por numerosos ciudadanos franceses, y al silencio que guardaron los gobiernos de Francia de la postguerra. Asimismo, fueron un testimonio para que las nuevas generaciones tengan presente de lo que "es capaz de generar la barbarie. FC hizo notar que los arrestos de los judíos se registraron en las calles de Paris, sin que nadie protestara; reconoció que los crímenes "se cometieron en Francia por franceses".





FH consignó que las mujeres, hombres y niños que fueron internados en el Velódromo, no tenían la menor idea de lo que les esperaba"; "tenían fe en Francia". Consideraban que la nación "de la Gran Revolución y la Ciudad de las Luces", era un lugar seguro. En este ámbito, recordó que el gran rabino de Francia Jacob Kaplan, escribió al Premier de ese país, Philippe Petain, en octubre de 1940, después de que fue degradado el status de los judíos; "como víctimas de las medidas que destruyeron nuestra dignidad humana y nuestro honor, como ciudadanos franceses, expresamos nuestra profunda fe en el espíritu de justicia de la Eterna Francia; sabemos que los lazos que nos unen con la Gran Familia de Francia son demasiado fuertes para ser rotos". La misiva del rabino Kaplan resultó ingenua ante el Holocausto de los judíos durante la Segunda Guerra Mundial, y ante la omisión de los gobiernos de Francia que dejaron revivir y crecer los prejuicios antisemitas medievales en su territorio.

FH también reconoció el papel que desempeño la Resistencia Francesa, "el Ejército oculto", en su lucha contra los nazis y los colaboracionistas, así como el de diferentes instituciones judías que salvaron a un número importante de sus correligionarios, como la Children´s Welfare Organization, que secretamente organizó el rescate de más de 5,000 niños que colocó en orfanatos después de la liberación.

Por otra parte, FH mencionó que en Francia, dos de cada tres jóvenes ignoran lo que sucedió en el fatídico velódromo, de aquí que "en las escuelas de la República se tenga la misión de instruir, educar y enseñar sobre los hechos del pasado y se entienda la dimensión de los mismos"; por ello el estudio del Holocausto esta incluido en el currículo de varios niveles escolares, lo cual cobra significación frente a el negacionismo del Holocausto por parte de gobiernos fundamentalistas islámicos como el de Mahmud Ajmadineyad de Irán o de populistas mesiánicos trasnochados como Hugo Chavez en Venezuela, así como de organizaciones neonazis en todo el mundo.

El reconocimiento de la corresponsabilidad de Francia en el Holocausto es muy significativo para los 600 mil judíos que viven en esa nación que son blanco del antisemitismo de parte de la población francesa y de organizaciones musulmanas fundamentalistas que operan en Francia, donde viven casi seis millones de practicantes de esa fe. Los musulmanes en Francia son la mayor concentración de ese origen en la Eurozona.

Para FH la seguridad de los judíos franceses no sólo concierne a los propios judíos, sino a toda la población de Francia. El gobierno francés y la ciudadanía deben establecer una "línea roja" para detener la violencia y la cultura de odio de los radicales islámicos y de los neonazis.




Regreso al contenido | Regreso al menu principal