Diferentes causas de los mareos - Intelecto Hebreo

Son las:
27/09/2017
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Diferentes causas de los mareos

3er Lustro Rev. Foro
Diferentes causas de los mareos
 
Por: Bertha Hoffman
 
Sensaciones de inestabilidad, desequilibrio o desorientación, relacionados con los entornos externos, pueden resultar debido a problemas en el oído, el cuello, los músculos y las articulaciones, 
los ojos, las conexiones del sistema nervioso con alguna de estas estructuras,
 o una combinación de todas ellas.
 
MAREO DEBIDO AL OIDO
: Estos desórdenes son debidos a la circulación de la presión del líquido en las cámaras del oído interno o de la presión directa sobre el nervio que transmite los impulsos desde el oído interno al cerebro.
El tamaño aproximado del mecanismo del oído interno es como el de un chícharo y es extremadamente sensible. Hay dos cámaras dentro de esta parte del oído: uno es para oír y el otro es para mantener el equilibrio. Estas cámaras contienen un fluido que baña las delicadas terminales nerviosas. Estas terminales se estimulan cuando hay movimiento en el fluido. Los impulsos nerviosos son transmitidos hacia la corriente cerebral y de ahí a los nervios auditivos y a los del equilibrio. Estos nervios pasan a través de un pequeño canal de hueso acompañados por el nervio facial. Cualquier disturbio en la presión, consistencia o circulación del líquido interno del oído puede resultar en un mareo agudo, crónico o recurrente, junto con o sin pérdida auditiva y ruidos o zumbidos en la cabeza. Asimismo, cualquier irregularidad del flujo sanguíneo en esa área, puede ocasionar los mismos trastornos.
Los mareos también pueden ser causados por la sobre-estimulación de los líquidos del oído interno. Esto sucede cuando el individuo gira rápidamente y para de repente.
 
MAREO CENTRAL
: El mareo central es una inestabilidad debido a la falla del conducto cerebral para coordinar o interpretar correctamente los impulsos nerviosos que recibe. Esta deficiencia circulatoria, la cual provoca el desequilibrio, con o sin la consecuente pérdida auditiva, puede deberse a la edad, la disfunción metabólica o alergénica, una embolia ligera, tumores o heridas. Este mismo tipo de problema puede deberse a desórdenes del sistema nervioso "automático", a ataques de pánico, al estrés, a la tensión o a la depresión. Una sensación de presión o de abarrotamiento en la cabeza o en los oídos es común bajo esas circunstancias.
 
VERTIGO CERVICAL
: Esto resulta debido a impulsos nerviosos anormales o no coordinados enviados al cerebro a partir de los músculos del cuello. Los músculos del cuello envían impulsos al conducto cerebral continuamente para mantener el equilibrio. Los espasmos (tensiones) de los músculos pueden causar una descarga anormal del nervio resultando una inestabilidad o mareo. Esto puede ser debido a una herida, a artritis en la columna vertebral o a la presión sobre los nervios del cuello.
 
MAREO DEBIDO A LA VISTA
: El desequilibrio o errores de la refracción del músculo óptico puede producir una inestabilidad. Un ejemplo típico es cuando uno pretende caminar utilizando anteojos con una graduación inadecuada. Otro ejemplo es cuando uno está sentado en un vehículo en marcha observando por la ventanilla los objetos que pasan. Los ojos responden enviando una serie de impulsos rápidos al cerebro indicando que el cuerpo está rotando. Además, los oídos y los sistemas musculares y de las articulaciones envían impulsos al cerebro indicando que el cuerpo no está girando, solamente moviéndose hacia delante. El cerebro, al recibir toda esta confusa información de impulsos (de los ojos, indicando rotación, y de los oídos y los sistemas muscular y articular, indicando movimiento hacia delante) envía al mismo tiempo órdenes confusas a varios músculos y glándulas lo cual resulta en sudoración, náusea y vómito. En esta situación, cuando uno está sentado al frente, mirando hacia delante, los ojos, los oídos y los sistemas mencionados, trabajan con más uniformidad y es menos probable que causen esos problemas.
Otros trastornos también pueden causar mareos: la intermitente inhabilidad de enfocar los ojos, la dificultad para leer o la visión borrosa y en ocasiones, como resultado de la ansiedad o tensión, pueden resultar en pequeños movimientos de reflejos en los ojos.
Hay otras varias causas para marearse: los vuelos aéreos, los vértigos posturales, etc., pero ninguno de ellos son de mayores cuidados.
 
Consulte con su médico, si persisten los mareos.
Regreso al contenido | Regreso al menu principal