David Sarnoff - Intelecto Hebreo

Son las:
27/09/2017
Vaya al Contenido

Menu Principal:

David Sarnoff

Colección y Consulta

David Sarnoff


Por: Manuel Levinsky

Un personaje casi de leyenda, que surgió prácticamente de la nada hasta los estratos más encumbrados del mundo empresarial de la comunicación, en la nación más poderosa de la tierra, ha sido David Sarnoff impulsor de los imperios conocidos como la RCA (Radio Corporation of America) y su subsidiaria la NBC (National Broadcasting Company). David Sarnoff nació en Uzlian, una shtetl (aldea) en la provincia de Minsk, Rusia, en 1891. Hijo de padres judíos, su niñez la rodeó la más grande pobreza.
Su padre Abraham que se dedicaba a pintar casas, emigró a Estados Unidos en 1896, trayendo a su familia 4 años después. David creció en el East Side de Nueva York. Excepto por sus primeros años en Rusia donde estudiaba Talmud por largas horas y 6 días a la semana, tuvo muy poca educación escolar. Sarnoff, en realidad, no tuvo infancia. Su padre era incapaz de sostener a su familia y a la edad de 10 años, David se ganaba el pan para los suyos vendiendo periódicos en idish.
Desde la infancia desarrolló su sentido empresarial, dándose cuenta que podría aumentar sus ganancias si contrataba a otros que distribuían sus ejemplares entre pequeños vendedores necesitados de alguna retribución. Así fue como Sarnoff creó su primera red de negocios rentables. En 1906 a la edad de 15 años trabajó en la compañía Marconi Wireless Telegraph Company of America, como mensajero. Trabajando como ayudante para el gran inventor de telégrafo sin cable, Guglielmo Marconi, nuestro personaje aprendió a hablar inglés sin acento extranjero, a leer los reportes de periódicos y administrar una oficina que trabajaba en equipo.
Después fue nombrado gerente de la estación Marconi en Sea Gate, Brooklyn y ascendió luego a operador del equipo telegráfico de la compañía en la tienda departamental Wanamaker en Manhattan. En 1912 adquirió fama nacional al recibir una llamada de auxilio desde el buque S.S. Olympic a 1400 millas de distancia en el Atlántico Norte que decía: «El Trasatlántico S.S. Titanic chocó con un iceberg. Se hunde rápido». El joven de 21 años fue conocido nacionalmente después de las siguientes 72 horas, dando a conocer reportes periódicos recibidos de los barcos de rescate a través de sus aparatos de radio. El Presidente de Estados Unidos, William Howard Taft ordenó silenciar a todas las emisoras de radio para que Sarnoff no tuviera ninguna señal de interferencia. Sarnoff, irónicamente por el desastre del Titanic hizo que la radio fuera un medio de comunicación importante y de paso él también.


En el año 1915, con gran visión, tuvo la magnífica idea de que en lo futuro cada hogar de los Estados Unidos tuviera una «caja musical» o sea un aparato de radio. Por ello a principios de la década de los años 20, se hizo muy popular recibiendo el calificativo de «el muchacho maravilla de la radio».
Nuestro personaje, siempre a la vanguardia de la radiocomunicación, vio en 1926, la oportunidad de controlar la emisión de hondas hertzianas, por lo que creó la primera red de radio que abarcó de costa a costa los Estados Unidos. Con la habilidad de un gran empresario, Sarnoff desarrolló además de proyectos comerciales muy redituables, programaciones culturales convirtiéndose en importante patrocinador de la orquesta sinfónica de la NBC dirigida por Arturo Toscanini. Con su genio administrativo impulsó a la RCA y a la NBC hasta llegar a ser el primer gran fabricante del conglomerado de los medios de comunicación de masas y un modelo para otras compañías, que junto con la Ford Motor Company, más crecieron como resultado de los esfuerzos de una sola persona.
Fue reconocido por la Asociación de Comunicadores de Televisión como el «padre de la televisión mexicana». Ninguna persona hizo más que Sarnoff para desarrollar este moderno medio de comunicación aún en contra de la intensa resistencia de varios socios en la propia RCA. Años después y con su siempre creciente dinamismo, impulsó el desarrollo de la televisión en color.
Los satélites, las transmisiones por cable, las películas interactivas, las computadoras, los video juegos, las realidades virtuales y las imágenes holográficas son sistemas de la revolución en las comunicaciones que ha liderado Sarnoff. El mundo se convirtió en una aldea global cuando empresarios como Sarnoff encontraron un camino para que todos nos pudiéramos comunicar rápidamente a través del sonido y después con las imágenes.
La paupérrima vida de Sarnoff en la Rusia zarista había quedado muy lejos de las elegantes suits ejecutivas que ocupaba en Radio City en Nueva York. A pesar de su gusto refinado, Sarnoff popularizó varios de sus programas con algunos de los más grandes títulos que serían plagiados por William Paley de la CBS, justo antes de ser lanzados en la televisión. Sin embargo, Sarnoff aventajó a Paley en el desarrollo del equipo para proyectar los programas que ambas cadenas producirían. La CBS, nunca pudo exitosamente desarrollar sus propios estudios de televisión.
Los conciertos de Toscanini transmitidos primero por radio y después también por televisión, dieron la oportunidad a millones de americanos a aficionarse a la música clásica. La RCA utilizó la popularidad de los conciertos para vender los discos grabados por Toscanini, como uno de los primeros ejemplos de publicidad televisiva.
Como muchos titanes de la industria, Sarnoff estuvo muy activo en asuntos gubernamentales y filantrópicos, siendo nombrado por el Presidente Franklyn D. Roosevelt como General Brigadier durante la Segunda Guerra Mundial. Por este hecho fue conocido como «El General» durante el resto de su vida.
A diferencia de su rival William Paley quien trató de esconder sus raíces judías como un anglosajón gentil, Sarnoff actuaba vigorosamente contra la más mínima insinuación antisemita, dejando claro quien era y de donde venía, incluso en una notable discusión cara a cara con el Primer Ministro de la ex-Unión Soviética, Nikita Krushev.
Nuestro extraordinario personaje, David Sarnoff, uno de los más grandes empresarios de la poderosa industria de la comunicación, falleció en 1971 a la edad de 80 años.





Regreso al contenido | Regreso al menu principal