David Copperfield - Intelecto Hebreo

Son las:
27/09/2017
Vaya al Contenido

Menu Principal:

David Copperfield

Colección y Consulta
David Copperfield
 
Por: Manuel Levinsky
 
Su solo nombre evoca un mundo fascinante de fantasía, adonde lo más extraordinario puede ocurrir ante nuestra vista. Millones de espectadores han quedado absortos ante el despliegue de sus increíbles facultades que han sabido mantener atónitos a todos los que contemplan su maravilloso espectáculo.

Él es un mago y un ilusionista de fama internacional que ha manejado la combinación de iluminismo y narrativa. David Copperfield también es famoso por su generosa obra de haber fundado en 1982 el "Proyecto Magia" que es un programa de rehabilitación para hospitales a fin de ser usado como terapia para recuperar habilidades de destreza que se han dañado y se emplean en 1000 hospitales alrededor del mundo. Ha tratado, asimismo, de preservar la historia del arte de la magia para generaciones presentes y futuras, dejando un lugar permanente y seguro para conservar antigüedades, libros y otros objetos históricos, relacionados con esta actividad. Su vasta colección conocida como el Museo Internacional y la Biblioteca de las Artes, está localizada en Las Vegas, Nevada.
David Copperfield es hijo de judíos inmigrantes de Rusia, nació el 16 de septiembre de 1956, en Metuchen, New Jersey. Su nombre real es David Seth Kotkin. A la temprana edad de 12 años, aunque parezca increíble, comenzó a actuar como mago convirtiéndose en la persona más joven que alguna vez fuera aceptable por la Sociedad americana de Magos de Nueva York.
La popularidad creció tanto que la famosa revista Forbes reportó que Copperfield ganó 57 millones de dólares en el año 2003 siendo la décima celebridad mejor pagada del mundo. Se afirma también que de junio del 2004 a junio del 2005 había acumulado otro tanto por giras artísticas y venta de mercancías.
David estuvo comprometido con la famosa modelo alemana Claudia Schiffer. La pareja rompió en 1999 después de una relación de seis años. Se especuló mucho de que Schiffer realmente estuvo promovida comercialmente por el propio Copperfield, en lugar de una relación amorosa. El popular tabloide alemán "Bild" en apego a esta versión publicó un fax enviado por la administración de David informándole a Claudia cuando tendría que aparecer con él y señalándole sus honorarios. Copperfield declaró que dicho fax era un fraude en su contra. El padre de Claudia públicamente declaró que Copperfield nunca tuvo relaciones sexuales con su hija a lo que el mago respondió que eso no podría saberlo, puesto que su padre nunca estuvo presente en su alcoba. Sobre este tema que originó ciertos rumores de homosexualidad del ilusionista, él dijo que debe ser obvio "que no lo es" ya que ha sido público notorio las diversas mujeres que han pasado por su vida.
Uno de los trucos más sensacionales e increíbles de nuestro personaje ha sido la ilusión de la desaparición de la Estatua de la Libertad trasmitido por un programa de televisión y recordado por David como uno de sus mejores actos.
Considero de suma importancia incluir en esta semblanza, la entrevista que le hizo la escritora Abigail Pogrebin autora del libro Stars of David, venciendo reticencia, ya que era muy difícil que Copperfield accediera a ser entrevistado.
Ella hace referencia a que Copperfield es el mago e ilusionista más exitoso no sólo de Estados Unidos sino del mundo entero, ganador de 19 premios "Emmy" ordenado Caballero por el Gobierno francés, perpetuado con una figura de cera en el célebre museo Madame Tussand, y con su imagen en timbres postales de varios países.

En su entrevista, asienta que cuando llegó a su departamento lo recibió el asistente del mago, informándole que la entrevista se verificaría en la terraza Sky debido a que en ese momento el aire acondicionado no funcionaba. La vista que ofrecía era espectacular. Copperfield apareció descalzo con una camisa de cuello de tortuga "Polo" y unos pantalones jeans. Su personalidad muy interesante de carácter cauteloso pero de fácil comunicación.
P.- ¿Cómo es su vida judía?
R.- Pregúnteme cuestiones específicas.
P.- ¿Tu familia celebraba todas las fiestas judías?
R.- Si, yo iba a la Hebrew School cuatro horas a la semana hasta mi Bar Mitzvah. Y lo odiaba por supuesto.
P.- ¿Usted deseaba que no se llevara a cabo su Bar Mitzvah?
R.- No, no, no fue una oposición, al contrario, estoy contento finalmente con la experiencia en esa fecha de mis trece años, y si tengo la suerte de tener hijos, voy a ser lo mismo por ellos y darle un sentido de lo que es la vida judía. Parte de lo que soy está basado en el hecho de que tenemos que luchar y ser más fuertes y creer en ti mismo. Recuerdo que la noche anterior a mi Bar Mitzvah, tuve un ataque de nervios, estuve sudando con una fiebre muy alta, tuvieron que ponerme hielo en la frente. Todo ello por el hecho de tener que recordar la lectura de la Haftará que aprendí por medio de un disco que grabó el Jazan, que llevé en un campamento no judío, donde tuve tiempo de memorizarlo.
P.- ¿Qué pasó después de su Bar Mitzvah?
R.- Abandoné la observancia judía a pesar de que mi madre nació en Israel y se mudó con sus padres a los Estados Unidos cuando tenía cinco años de edad. No tuve ninguna motivación para continuar la observancia. Nadie me presionó a ello.
P.- ¿Qué me puede contar de su vida posterior?
R.- Soy una persona inconstante en algunas áreas que emprendo; estudié en la Fortham University poco tiempo, sin embargo 20 años después, ahí mismo recibí un doctorado Honoris Causa.
P.- Le dije que había leído una entrevista que le hizo el periódico Cleveland Jewis News, en donde relaciona la magia aún en contra de la identidad judía.
R.- Si, lo recuerdo, lo que dije fue "se nos enseña durante la niñez, qué significa un no por un sí; y eso es precisamente la magia, convertir un no por un sí. Yo creo que cualquier ser humano hasta cierto grado es perseguido únicamente por ser judío. Se nos enseña en la cultura judía la misma historia una y otra vez, como lo presentan en la obra "Un violinista sobre el Tejado"; el "Holocausto" y los "Macabeos", donde el judío perseguido debe sobreponerse. La magia consiste en hacer que la gente sueñe y tomar cosas imposibles de suceder y hacer que sucedan. El escapista Houdini fue un judío y yo también soy judío.
P.- ¿Existe un nexo entre ser famoso y ser judío?
R.- A mí siempre me produce un poco de miedo, cuando presento mi espectáculo en otros países, tengo temor de que algún demente antisemita que odia a los judíos atente contra mí, aunque yo no tomo ninguna posición política ni religiosa, sino me concreto únicamente a hacer soñar y creer en la ilusión. Mis padres siempre están nerviosos cuando me encuentro por razones de mi trabajo en países antisemitas.
P.- ¿Qué países?
R.- Yo no quiero hablar de eso. Yo no niego ser judío, pero tampoco ando proclamándolo. Creo que estar hablando de mi religión me distrae de mi trabajo. Winoma Ryder es una muchacha talentosa, es una artista muy guapa y no anda pregonando que es judía. No creo que deba uno esconder su identidad, pero no haciendo énfasis en ello le permite a la gente concentrarse en nuestro trabajo.
P.- Como judío que es usted ¿por qué actuó en Alemania?
R.- Estuve muy a gusto en Alemania, donde rompí record de taquilla e incluso estuve comprometido con una alemana durante seis años. Actualmente en Alemania se toma muy en serio el Holocausto y a las nuevas generaciones se les enseña que Nunca Jamás se repita esa trágica historia del nazismo.
P.- ¿Al comprometerse con una Alemana, no levantó polémicas en sectores judíos?
R.- Yo especulé que tal vez podría haber levantado polémicas, pero no, no sucedió, espero que cuando tenga hijos puedan ser educados como judíos. He tenido relaciones por períodos largos algunas muy famosas y otras no tanto, y todas ellas estuvieron de acuerdo en no esconder mi identidad judía.
Su asistente llegó para decirle que ya está listo su almuerzo, le hago la última pregunta:
P.- ¿Por qué cambió su nombre por Copperfield, cuando estaba usted empezando su carrera?
R.- No lo sé, pensé que el nombre Kotkin no era el adecuado para mi profesión.
P.- ¿Entonces no fue porque Kotkin sonaba muy judío?
R.- ¿Usted cree que suena muy judío? Yo pienso que no.

Esta es en síntesis la semblanza de un hombre extraordinario, un mago, 
un ilusionista que ha sabido convertir lo imposible en posible, 
lo irreal en realidad y a la vez no negar su identidad judía.

Regreso al contenido | Regreso al menu principal