Benny Goodman *s - Intelecto Hebreo

Son las:
27/09/2017
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Benny Goodman *s

Colección y Consulta

Benny Goodman


Por: Manuel Levinsky

Fragmento:"Sing, Sing", Benny Goodman y orquesta.

En el terreno de la música moderna no cabe duda que hay personajes sobresalientes  como lo fue el famoso clarinetista y director  de orquesta Benny Goodman. Este célebre músico judío cuyo físico era alto, espigado y con mejillas en forma de manzana fue reconocido mundialmente como el Rey del Swing, toda vez que introdujo  una nueva época de la música popular a la  que le imprimió un ritmo agradable y contagioso.
Benjamín David Goodman vio la luz primera en la ciudad de Chicago en el año de 1909, habiendo sido hijo de una numerosa familia que sobrevivía  con el raquítico salario de oficio de sastre de su padre, que apenas llegaba a la suma de 20 dólares  semanales.
La inclinación a la música se manifestó desde los 10 años de edad, cuando consiguió un clarinete para tomar lecciones de este instrumento en una de las congregaciones judías de la citada urbe.
Al llegar a los 13 años de edad se celebró su Bar-Mitzvá en una ceremonia modesta y sencilla, en la que sin embargo apreciaron los feligreses de la sinagoga su voz entonada y melodiosa en un hebreo que pronunciaba con toda claridad.

Era tanta su dedicación al clarinete que a los 14 años ya lo tocaba con   maestría, actuando cuatro noches a la semana en una banda del barrio judío de Chicago, ganando en consecuencia más del doble que su padre.
Goodman prosiguió sus estudios en la materia en el Lewis Institute de Chicago y a los 16 años se unió a la Pollack Band de California. Posteriormente  en varias bandas populares para trabajar luego como músico independiente antes de formar   su propia banda de 12 músicos en 1933.
Durante dos años tocó sin grandes éxitos, hasta que una noche crucial del 21 de agosto de 1935, ejecutando arreglos musicales de Fletcher Henderson en el salón Palomar de Los Angeles, imprimió en tal forma su estilo personal que enloqueció    a las multitudes que lo escuchaban embelesados por ese ritmo singular que provocaba una fascinación muy especial. Ese día, puede decirse, que había nacido el nuevo ritmo del Swing. De la noche a la mañana, la banda fue todo un éxito y   nuestro  personaje se convirtió en el Rey del Swing.
Con sus cualidades inventivas e ingeniosas hacía arreglos de Jazz improvisando en forma magistral una mezcla de Jazz y Swing tal como el público deseaba oír. También fue el primer director de fama mundial, que en los años treinta formó    un trío de verdaderos genios con Teddy Wilson en el piano, Gene Krupa en la batería y, naturalmente, Goodman en el clarinete. En 1936 se les unió Lionel Hampton para formar un cuarteto que se convirtió en uno de los más impresionantes   conjuntos  de Jazz de todos los tiempos.
Tocaban en hoteles, clubes nocturnos, teatros y salones de baile. El 16 de enero de 1938 fue una fecha histórica en la que por primera vez la música de Jazz se tocó en el célebre Carnegie Hall de Nueva York y, posteriormente en el Symphony    Hall de Boston.

La banda de Benny Goodman fue llamada a participar en varias películas como "Big Broadcast of 1937", "Hollywood Hotel" en 1938, "Stage Door Canteen" en 1943 y "Sweet and Londown" en 1944.



Benny Goodman a través de su banda lanzó al estrellato a Peggy Lee y al maravilloso  trompetista también judío Harry James y al actor y cantante del Hit Parade, Frank Sinatra entre otros. Con su banda, Goodman siguió tocando hasta 1950 fecha    en que se desintegró hasta volver a reunirse en 1966 para efectuar un viaje a la  Unión Soviética y llevarles el ritmo del Jazz.
Lo que quizá muchos no sepan es que en 1938, nuestro personaje también empezó a interpretar música clásica tocando en el clarinete principalmente a Mozart. También fue solista del cuarteto de Budapest y actuó en el marco de las orquestas     filarmónicas de Nueva York y Rochester.
El crítico Steve Allen expresó: "Fue el más grande clarinetista del mundo y su orquesta fue la mejor de todos los tiempos".
Frank Sinatra también dijo: "Trabajar con Benny Goodman no fue un trabajo sino toda una experiencia".
Jess Stacy, su pianista, ha dicho de Goodman: "Todo el tiempo que estuve con él, nunca lo vi satisfecho. Con Benny la perfección siempre estaba a su alcance. Yo pienso que Benny cuando muera, será con el clarinete en sus manos".
Los críticos de la música opinan que Benny Goodman ha sido el instrumentista individual más grabado en toda la historia. Este extraordinario músico dejó de existir en el año 1986. A su sepelio asistieron los más grandes artistas y     músicos de la Unión Americana. El rabino que pronunció el "hesped", la oración fúnebre y que según la tradición judía, se hacía para evaluar la existencia del que en vida fuera una persona importante, manifestó: "Fue uno     de los más grandes artistas musicales y un extraordinario judío, que ayudó por igual a la causa de la supervivencia de Israel como a todo aquel necesitado que acudía a él en busca de protección".
Benny Goodman, por su humanismo y su gran capacidad musical ha quedado inscrito siempre en las páginas de la historia.






Regreso al contenido | Regreso al menu principal