Benjamín Nathan Cardoso - Intelecto Hebreo

Son las:
27/09/2017
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Benjamín Nathan Cardoso

Colección y Consulta

Benjamín Nathan Cardozo

Por: Manuel Levinsky

Una de las figuras más prominentes del poder judicial de los Estados Unidos de América fue, sin lugar a dudas, el brillante  jurisconsulto Benjamín Nathan Cardozo, quien dejó su nombre plasmado en las páginas de la historia para honra de los judíos sefardíes de la gran nación norteamericana.
Cardozo ha sido considerado como uno de los más eminentes jueces en esa alta jerarquía de la historia judicial de los Estados Unidos. Su habilidad y conocimientos contribuyeron de manera definitiva a que la Corte de Apelaciones de Nueva York fuera  la líder en toda la nación. El hizo contribuciones que quedaron vigentes en la Suprema Corte estadounidense por su habilidad para conjuntar las normas legales con las necesidades sociales.
Nuestro personaje nació en la ciudad de Nueva York en 1870, de una familia descendiente de destacados judíos sefardíes que se establecieron antes de la guerra civil norte-sur que cimbró todas las estructuras sociales de los Estados Unidos.  Cuando él apenas tenía dos años de edad, su padre Alfred Jacob Cardozo, que fue el primer juez judío de la Suprema Corte de Nueva York, se vio obligado a renunciar a su alto cargo bajo la amenaza de ser despedido. Este hecho afectaría posteriormente  a Benjamín Nathan Cardozo quien eligió la carrera de abogacía precisamente para reivindicar la imagen y el nombre de su padre.


Su niñez estuvo moldeada por tutores que venían a la casa de los Cardozo  a impartir instrucciones a él y a sus hermanos. Durante su vida tuvo mucha devoción para su familia y, en especial, para su hermana mayor Nel quien lo educó y lo cuidó  después de que sus padres fallecieran cuando él era todavía muy  joven. Nunca contrajo matrimonio y vivió con su hermana hasta que ella falleció. Muchos de sus amigos se preguntaban ¿por qué una persona tan distinguida, tan agradable  en su trato social y tan inteligente, que tenía tanto partido entre  el elemento femenino, prefería mantenerse como el eterno soltero? Este fue un enigma que nunca tuvo explicación.
Cardozo estudió en la escuela de leyes de la Universidad de Columbia y después de su graduación en 1891 fue admitido en la Barra de Abogados del estado de Nueva York, donde practicó la abogacía hasta ser elegido candidato reformista de   la Suprema Corte del mismo estado en 1913. Posteriormente prestó sus servicios como juez asociado de la Corte de Apelaciones, considerada como la de más alta jerarquía de esa entidad federativa durante 14 años, hasta ser nombrado Juez en  Jefe  de dicha corporación judicial en 1927 de donde ascendió a Ministro de la Suprema Corte de los Estados Unidos de América en el año 1932. Desde ese encumbrado puesto se distinguió como un gran defensor de la legislación social y  se le  describía como un encantador y admirado hombre por su naturaleza sensitiva y su mente lúcida, de una brillantez singular.
A la edad de 33 años publicó su primer libro titulado "La Jurisdicción de la Corte de Apelaciones del Estado de Nueva York", cuya obra es apreciada como toda una autoridad sobre este tema. Este libro fue seguido de otro llamado "La Naturaleza   del Proceso Judicial" editado en 1921 y que resume una colección de conferencias pronunciadas en la Universidad de Yale. En 1924 se publica "El Crecimiento de la Ley" que agrupa otra serie de conferencias que trata acerca de filosofía constructiva   del tipo legal, métodos para juzgar funciones y términos de la Ley. En 1928 sale a la luz pública "Paradoja de la Ciencia Legal" que también es otra colección de conferencias sustentadas por él en la Universidad de Columbia. Su último   libro fue "La Ley y la Literatura" en 1931, el cual contiene diversos ensayos. Sus escritos selectos aparecieron hasta 1947.
Cardozo fue un miembro activo de la sinagoga española y portuguesa en la ciudad de Nueva York a la cual asistía con regularidad animado por el gran interés que sentía por el desarrollo de la comunidad judía y sus problemas de la educación.   Fue un ardiente convencido de las cualidades del americanismo y por lo tanto un poco indiferente hacia el sionismo. Sin embargo los acontecimientos que sucedieron en Europa durante la década de los treinta con la ascensión al poder del nazismo,   las discriminaciones, el antisemitismo y toda la serie de problemas que fueron el prólogo de la Segunda Guerra Mundial, permitieron vislumbrar a Cardozo el valor inestimable del Estado de Israel como un lugar seguro para la gente oprimida de su pueblo   judío.
Después de una vida plena de realizaciones en los ámbitos judicial y social, tan distinguido jurisconsulto Benjamín Nathan Cardozo dejó de existir en 1938, justamente un año antes de que estallara la tragedia bélica que envolvió al   mundo entero.





Regreso al contenido | Regreso al menu principal