André Kostelanetz *s - Intelecto Hebreo

Son las:
27/09/2017
Vaya al Contenido

Menu Principal:

André Kostelanetz *s

Colección y Consulta

Orquesta de A. Kostelanetz
Fragmentos: Born Free y Begin the Beguine

André Kostelanetz *s


Por: Manuel Levinsky

Todos los aficionados a la buena música que peinen canas, recordarán el nombre de un brillante director de orquesta de los Estados Unidos de América que ha dejado grabado en una multitud de discos, obras semiclásicas y clásicas que forman parte importante del acervo cultural musical de la gran nación del norte. Él es André Kostelanetz de una familia judía acomodada.


Nuestro personaje, que tanto popularizó la música clásica, nació en San Petesburgo, Rusia, el 22 de diciembre de 1901. Como dato notable podemos decir que a la edad de cinco años, habiéndose contagiado de escarlatina, una joven dama fue llamada para cuidarlo y un día mientras él todavía reposaba en su lecho de enfermo, la oyó tocar el piano, una obra del compositor Schubert. Esta música le impresionó tanto que no obstante sus escasos años, le inspiraron el deseo de llegar a ser compositor cuando tuviera más edad. Para su fortuna, sus padres eran devotos de la música clásica, él era un amante de la ópera y su madre una magnífica pianista amateur y ambos lo llevaban seguido a funciones de óperas y ballets. Un año después de haber sanado, empezó a recibir lecciones de música.
En 1918, un año más tarde, después de haber estallado la Revolución Rusa, André fue separado de su padre y hermanos y él detenido en Kislovodsk por uno de los bandos en guerra que nunca supo si fueron rojos o blancos, mientras el resto de la familia escapaba a Finlandia. Fue liberado sin sufrir daño alguno y pronto obtuvo su primer trabajo relacionado con la música como maestro vocalista y director asistente de la recién formada compañía de ópera de Kislovodsk .
Un año después regresó a San Petesburgo y en 1920 a la edad de 19 años entró al conservatorio de música de dicha ciudad, recibiendo clases de composición del maestro Vasili Kalafati. Al mismo tiempo se convirtió en instructor de acompañamiento de la ópera de Mariinsky. En enero de 1922 al dirigirse a la ópera encontró un aviso pegado en la puerta del teatro que decía: "Ópera cerrada por falta de combustible".
Altamente disgustado y decepcionado, Kostelanetz tomó la decisión de abandonar Rusia sin importarle el riesgo, ya que en la recién formada Unión Soviética, la emigración ilegal se castigaba con la pena capital. Cierta noche propicia, tomó sus pertenencias básicas y escapó a Polonia. Allí, en la capital Varsovia, estando en una zapatería escuchó un disco de una música que le pareció fascinante e intrigado preguntó al dueño: "¿Qué música es la que están tocando?" A ello le respondió que era Alexander's Ragtime Band, del compositor judío americano Irving Berlín. Fue un momento de revelación musical que Kostelanetz nunca olvidó y que hizo que en septiembre de 1922 arribara a la ciudad de Nueva York, donde otros miembros de su familia ya se habían establecido. En 1928 se nacionalizó ciudadano estadounidense.
Kostelanetz asistía simultáneamente a clases de inglés y música avanzada con el maestro Percy Goetschius, del Institut Musical Art, conocido después como la famosa Juilliard School of Music. Un día después de clases, tuvo una conversación con un estudiante y con gran sorpresa se enteró posteriormente, que ese condiscípulo era nada menos que Richard Rodgers, el compositor de las obras musicales Oklahoma, Carousel, South Pacific, The King and I, The Sound of Music y de tantas otras que dieron la vuelta al mundo.
Ya en Nueva York en 1925, conoció a George Gershwin, cuyas composiciones lo cautivaron ya que motivaron creciente interés por parte de la población rusa amantes de la música americana. Poco tiempo después, Kostelanetz conoció a Eugene Ormandy, quien dirigió la Capitol Theater Orchestra de la ciudad de Nueva York con quien tomó algunas clases de dirección de orquesta.
En 1930 fue designado director de orquesta de la Columbia Broadcasting Sistem, en cuya época la radiodifusión se encontraba en sus primeras etapas experimentales. Nuestro personaje con gran visión, era un convencido de la necesidad de utilizar este medio para que la buena música pudiera ser oída por millones de nuevos radioescuchas.


Su primer y más importante trabajo fue adoptar varias obras clásicas para que pudieran ser transmitidas en los tiempos límites que requería la radiodifusión. Algunos críticos objetaron este procedimiento y en cambio otros como el compositor Deems Taylor lo aprobaron. Kostelanetz también programó obras semiclásicas, piezas para piano así como arreglos para orquesta de famosos compositores como Jerome Kern, Cole Porter y Richard Rodgers.
A fines de 1934 en el programa de radio de Kostelanetz, participó la estrella de la Metropolitan Opera, Lily Pons. Después de la transmisión, Kostelanetz fue muy franco con ella, indicándole que su voz de soprano se había deteriorado por el exceso de trabajo y que por lo tanto requería descanso y más estudio. Lily Pons no se ofendió por estas observaciones que consideró eminentemente profesionales. Durante el año subsiguiente, la Pons se dedicó a recuperar su voz y Kostelanetz la estuvo visitando para animarla. A pregunta de un crítico musical nuestro personaje le contestó: "Después de este período, dos cosas me han quedado claras; la voz de Lily se ha recuperado en todo su esplendor y nosotros estamos enamorados".

André Kostelanetz cortejó a Lily Pons muchos años. Cuando ella fue llamada a Hollywood para aparecer en la película / Dream to Much en 1935, él realizó frecuentes viajes de Nueva York a California para ayudarla a grabar las arias que se escuchan en la pista sonora de la película. Durante el lapso de dos años viajó atravesando la Unión Americana de Este a Oeste, virtualmente cada semana y en 1936 logró acumular 126,000 millas de vuelo. Kostelanetz y Pons finalmente se casaron en 1938 y durante la Segunda Guerra Mundial ambos aparecieron en varias funciones para las fuerzas armadas norteamericanas, incluyendo audiciones en el extranjero para la United Service Organizations en 1944.
En esta década de los 40. Kostelanetz dejó las transmisiones de radio y se encontró en la grabación de discos y en conciertos en vivo dirigiendo a su propia orquesta y como director invitado para dirigir otras grandes orquestas de famosos compositores americanos en premieres mundiales que incluyeron Lincoln Portrait de Aaron Copland con la Cincinnati Symphony Orchestra, Frontiers de Paul Crestón con la Toronto Symphony Orchestra, Magic Prison de Ezra Lederman con la New York Philharmonic y Amaryllis de William Schuman con la Philadelphia Orchestra.
En 1953, Kostelanetz estableció una importante asociación con la Filarmónica de Nueva York dirigiendo una serie de conciertos. Kostelanetz y Pons se divorciaron en 1958, debido a que sus carreras los fueron separando ya que ella quería retirarse al sur de California y él tenía compromisos de trabajo en la metrópoli neoyorquina. En 1960 se volvió a casar con Sara Gene Orcutt, una joven doctora en medicina, amante de la buena música y aunque parecía que el nuevo matrimonio funcionaba bien, diez años después, ella se marchó y nunca regresó. En ninguno de los dos matrimonios Kostelanetz tuvo hijos.
Su carrera siguió en ascenso y en 1963 fue nombrado director principal de los Conciertos de Primavera del Lincoln Center. Durante la década de los 70, continuó como director invitado de las orquestas más importantes del mundo. Se anota que una de las ocasiones más memorables en la vida de Kostelanetz fue por el año de 1979, cuando dirigió la Orquesta Filarmónica de la Ciudad de Nueva York en el Central Park, con una asistencia impresionante de 250,000 personas.
Mientras Andre Kostelanetz disfrutaba de unas merecidas vacaciones en Puerto Príncipe, Haití, un traicionero infarto al corazón ocurrido el 13 de enero de 1980, después de un problema de Neumonía, cortó la vida de este prodigioso personaje, dejando como herencia un verdadero tesoro para los amantes del mundo musical.


Regreso al contenido | Regreso al menu principal