Amatus Lusitanus - Intelecto Hebreo

Son las:
27/09/2017
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Amatus Lusitanus

Colección y Consulta

Amatus Lusitanus


Por: Manuel Levinsky

Juan Rodríguez de Castelo Branco, cuyo nombre original fue Amatus Lusitanus,  nombre latino traducido del hebreo Javiv (el amado),  de padres judíos convertidos a la fuerza al cristianismo, conocidos con el mote de "marranos", expresión de profundo odio y desprecio hacia los judíos conversos, fue un célebre médico,  investigador y autor de varios tratados científicos,  nacido en Castelo Branco, un pueblo de Portugal en 1511.

El joven Amatus era un conocedor de su herencia judía, incluido el idioma hebreo. Fue a España a estudiar a la famosa Universidad de Salamanca donde destacó como uno de los mejores estudiantes, recibiendo su título de médico en 1530. Ese mismo año regresó a Portugal donde el antagonismo y la opresión contra los   marranos lo obligaron a emigrar a Francia, país en el que practicó de manera notable la medicina, atendiendo a muchos pacientes incluyendo a un alcalde y al cónsul de Portugal.

En 1536 se fue a radicar a Italia y publicó su primer libro "Index Dioscoridis", un ensayo sobre botánica médica. Amatus destacó como un gran científico al grado de que en 1540 el duque de Ferrara lo nombró conferenciante de medicina   en la Universidad de Ferrara, Italia. Allí, nuestro personaje trabajó con otros famosos investigadores en el estudio de la disección humana. Su objetivo era clarificar la anatomía para descubrir nuevas técnicas prácticas de cirugía. Al rey de Polonia Segismundo II, le   llegó la fama de Amatus por lo que le ofreció el puesto de médico de cabecera, cargo que respetuosamente declinó.

En 1547 se estableció en Ancona, puerto del Adriático y sede de la comunidad más célebre de Italia. Allí ocupó el cargo de doctor municipal y sus relevantes cualidades como médico le valieron ser llamado por el Papa Julio III para   dar tratamiento a su hermana y posteriormente a él mismo. Este hecho aumentó su prestigio de tal manera que los frailes agustinos y dominicos lo nombraron su galeno, en cuyo desempeño tuvo la oportunidad de estudiar una gran gama de enfermedades   en detalle.

Dos años después, en 1549, en Ancona, publicó su primera colección de 100 reportes de pacientes con descripciones, comentarios, anatomías y tratamientos de diversas enfermedades. Durante su carrera médica, Amatus publicó varias "centurias",   de las cuales la más conocida es "Curationum Medicinalium Centurias Septem", escrita en latín al igual que las otras. En esta última describe las diferentes curas de enfermedades durante siete siglos y fue traducida en varios idiomas.











Esto acrecentó   su reputación como médico, investigador y anatomista  en diferentes campos como medicina interna, dermatología y enfermedades mentales.

En su edición revisada en 1553 sobre discoreáceos, nuestro personaje criticó   el trabajo de un botánico contemporáneo de la corte de Viena llamado  Matthioli, lo cual provocó un antagonismo muy profundo entre los dos.


Cuando el nuevo Papa,   Pablo IV publicó decretos contra los marranos en 1555, Amatus fue perseguido  por intrigas de Matthioli, perdiendo todos sus bienes y sus manuscritos, motivo por el que se fue a Ragusa, Austria, donde vivió hasta el año de 1568 emigrando luego   a Salónica, Grecia, donde ya pudo practicar el judaísmo abierta y libremente.  En esa ciudad tuvo una larga práctica médica atendiendo principalmente a judíos.

Gracias a sus exhaustivas investigaciones, se incrementó de manera notable el conocimiento de la Anatomía, especialmente por lo que se refiere a la estructura y función de los vasos sanguíneos y el busto femenino.

Como cirujano propuso el    uso de bujías en caso de estrechez uretral, de drenaje de supuraciones en el pulmón mediante incisión entre las costillas. Sus estudios de los vasos sanguíneos contribuyeron al descubrimiento de la circulación de la sangre.

Él también dio a conocer el alargamiento del vaso en malaria crónica, el tratamiento para estructuras esofágicas, usando enemas y el tratamiento por inflamaciones de pechos lactantes y por úlceras gástricas. Es de hacerse notar que sobre esto último, Amatus citó las opiniones de Maimónides acerca de la dieta de la ley judía.

Otro de sus trabajos publicados, es un juramento médico con el nombre de "Los sagrados Diez Mandamientos que fueron dados a las manos de Moisés en el Monte Sinaí", cuyo juramento demuestra la profunda fe de Amatus en el judaísmo, en ética médica, así como en prácticas religiosas y filantrópicas.

Este hombre excepcional a quien tanto le debe la ciencia médica, se preocupó siempre por los demás y no por él mismo, contrayendo en el ejercicio de su profesión, una grave enfermedad de tipo epidémico.


Murió en 1568 en Salónica,   Grecia.








Regreso al contenido | Regreso al menu principal