Adolph Brodsky./Violinistas Judíos aclamados P11*s - Intelecto Hebreo

Son las:
27/09/2017
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Adolph Brodsky./Violinistas Judíos aclamados P11*s

Colección y Consulta

Fragmento del Concierto para violín,
en D Op.35, Tchaikovsky.
Interpreta: Vengerov.

Adolph Brodsky.                                      


Por: Max Dániel H.

Adolph (Davidovich) Brodsky  nació en una familia judía en Taganrog , Rusia en el año  1851.  Su abuelo y su padre David quién con el tiempo se asimiló, también eran violinistas. Adolph compró un violín en una feria con que jugaba y a los cinco años de edad comenzó a tomar lecciones de música, y convirtió en un alumno de   Joseph   Hellmesberger. A los nueve años de edad  dio su primer concierto en Odessa, donde una persona rica lo escuchó y quedó tan impresionado que dio fondos a Brodsky para que estudiara en Viena. En 1860 comenzó sus estudios en el Conservatorio de Viena y con sus compañeros Hans Richter y Hellmesberger tuvo la oportunidad de tocar en numerosos conciertos en un cuarteto como  violín segundo.

Después de diez años en Viena, realizó una gira por cuatro años dando conciertos en Europa y en Rusia. Después de sus giras se estableció en Moscú en 1873.  Comenzó su   carrera profesional   como profesor en   el Conservatorio de Moscú,   y posteriormente,   profesor en   el Conservatorio de Leipzig   hasta 1891 , donde formó  el Cuarteto   Brodsky .  En 1882   se casó con Anna   Skadowskaia   en Sebastopol ,  Crimea, que formó parte del Imperio Ruso.


Como dato curioso, en 1881  Tchaikovski compuso el Concierto opus 35 para violín en circunstancias personales desastrosas en Suiza. Ofreció su obra a   Leopold Auer el violinista húngaro judío , quien rechazó  a tocar la composición de Tchaikovski por demasiado difícil de  ejecutar** .  Después el compositor ofreció su obra al violinista francés Emil Sauret, quien también rechazó su Concierto para violín. Por fin,  cuando   Brodsky   aceptó estrenar   la obra en 1881 ante un   público vienés   muy exigente, Tchaikovsky estaba muy impresionado.   En consecuencia , Tchaikovsky  se retiró   la dedicatoria   original que hizo para   Auer   y Sauret dándole su obra a   Brodsky, quién a aunque no muy entusiasta aceptó tocar el concierto.  

El resultado de ese concierto fue contradictorio. El público vienés era de tradición natural conservadora y sus críticos los más exigentes de Europa. Mientras la mitad de la audiencia quedó eufórica ante las novedades audaces y ritmos gitanos del concierto, la otra mitad quedó disgustada y no aceptó la obra. Estas reacciones, en conjunto con la crítica hostil de Hanslick, al contrario, en vez de desalentar a Brodsky lo envalentonaron a seguir tocando el concierto obteniendo aún mayor éxito en Londres, y un estruendoso y rotundo éxito cuando por fin fue llevado a Moscú. Los críticos con opiniones desfavorables a la obra quedaron en ridículo, y el propio Auer años más tarde reconoció su error, enseñando el concierto luego a sus discípulos, entre los que se encontró nada menos que Jascha Heifetz. Es obvio  decirlo, sigue siendo de las piezas favoritas del repertorio en todo el mundo concertístico

Otro gran violinista, reestrenó el Concierto para violín, con la Filarmónica de Viena dirigida por Hans Richter, también en 1881, y fue largamente ovacionado porque el concierto resultó un éxito para el público sin precedentes desde su primera audición, por más que la crítica, como casi siempre sucede, tuvo división de opiniones,  algunos hablando de genialidad sin límites y otros la falta de entendimiento  fealdad o  ridiculez. Efectivamente, es un concierto técnicamente muy complicado, pero sí que es posible su ejecución como tantos centenares de violinistas han demostrado desde entonces.

Durante sus   giras por el extranjero   en   la década de 1882 , Tchaikovsky  visitaba con frecuencia a   Adolfo   y su esposa Anna   en su casa de   Leipzig ,  donde se encontró con Johannes Brahms y Edvard Grieg.  Curioso que a pesar de que tenían relaciones cordiales, gran estima, y de respeto personal entre sí, nunca ni les gustó, ni entendían la música uno del otro. En 1883 Brodsky fue llamado para ocupar un puesto en el  Conservatorio de Cincinati. Más tarde fue llamado al Colegio y Música (Conservatorio) de Leipzig formando otro Brodsky Quartet, y donde permaneció hasta el año 1891. En ese mimo año con su esposa viajó a Estados Unidos donde invitaron a Brodsky a la Orquesta Sinfónica de Nueva York como concertino.







Tres años más tarde regresó a Europa donde después de una breve estancia en Berlín aceptó una invitación de Sir Charles   Hallé para dirigir su orquesta, y    enseñar en la   recién   fundada   Royal Manchester College of   Music   en Inglaterra. Con músicos procedentes de la zona fundó un cuarteto que llevó su nombre dando una serie de conciertos de música de cámara.  Fue en Inglaterra donde cambió la ortografía de su nombre por el de Adolf.  Hallé   murió poco   después de la llegada   de   los Brodsky   en Manchester,   y Brodsky   se hizo cargo   como director de   la Escuela   un  cargo que ocupó   hasta su muerte.

En 1927 como parte de una serie de celebraciones de sus 70 años de edad del compositor británico Edward Elgar dirigió su composición Concierto para violín, y fue Brosky  entonces de 75 años de edad quién tocó como solista en el concierto. Por cierto que fue W. Elgar  quién hizo una grabación   de un adolescente   que le sirvió como  su primer lanzamiento   en los treintas, nada menos que a Yehudi Menuhin. Volviendo a  Brodsky poseía un Guarnerius*, violín, que antes era propiedad del famoso violinista Philippe Lafont. Brodsky fue honrado con el premio de Real Orden Noruega de San Olaf, y con otro en el Reino Unido como grado honorario de la Victoria University, (Doctor en Música). Adolf Brodsky murió el 22 de enero de 1929.          

*Guarneri y Stradivari eran dos colosos de las cuerdas, y también rivales. Stradivari fabricó 1.116 instrumentos, de los cuales se conservan 600 ejemplares. En cambio, de Guarneri sobreviven sólo 135 violines, y por eso han alcanzado cifras récords en subastas.

**El concierto planteaba retos increibles y avances revolucionarios para el mundo musical europeo decimonónico de los 80`s, de allí el rechazo inicial a la obra (como suele suceder ante lo verdaderamente revolucionario), pero una vez que las dificultades pudieron ser afrontadas y resueltas por las diferentes generaciones de violinistas, el concierto fue alcanzando posiciones hasta alcanzar el lugar que hoy tiene y merece.







Regreso al contenido | Regreso al menu principal