Abraham Yitzjak Kook (Kuk) - Intelecto Hebreo

Son las:
27/09/2017
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Abraham Yitzjak Kook (Kuk)

Colección y Consulta
Abraham Yitzjak Kook (Kuk)
 
Por: Manuel Levinsky
 

Este excepcional personaje, conocido comúnmente como Rav, fue un talentoso pensador religioso y un convencido sionista cuyos atributos lo llevaron a ocupar la distinguida posición de primer rabino en Jefe de Palestina. Tan distinguido personaje de fines del siglo XIX y principios del XX, nació en un pueblo de Letonia, una de las tres naciones bálticas, entonces Rusia, en 1865. Estudió en la famosa yeshivá de Volozhin, Lituania y sirvió como rabino en las comunidades de esa entidad hasta que emigró a Eretz Israel en 1904 para convertirse en rabino en Jaffa y de los nuevos asentamientos sionistas.
En el año de 1909 se enfrentó al problema del año sabático que, según la Biblia, disponía que la tierra descansara el séptimo día. En contraste a sus colegas y tomando en consideración que Eretz Israel era todavía un país desértico que requería necesariamente que no se interrumpiera el proceso de fertilización y de producción, optó por el sensato e ingenioso procedimiento de emitir un dictamen más benigno que permitiera la venta de esas tierras únicamente por el año sabático a agricultores no judíos para que ellos continuaran las labores de cultivo con el compromiso de reintegrarlos al término de dicho año sabático. Esta operación ha sido considerada operativa y muy funcional desde entonces.
En 1914 viajó a Londres para participar en una conferencia rabínica y crear un ambiente favorable al sionismo principalmente en los religiosos ortodoxos, sin embargo, esta proyectada conferencia no pudo llevarse a cabo debido al estallido de la Primera Guerra Mundial, por lo que el Rav Kook, ya no pudo regresar, así que primero vivió en Suiza y dos años después fue rabino de la congregación Mahzikei Hadas de Londres. Mientras estuvo en la capital británica fue muy activo en las conversaciones que culminaron en 1917 con la célebre Declaración Balfour que reconocía el establecimiento de un hogar judío en Palestina.
En 1919 regresó a Eretz Israel como Jefe del Rabinato Ashkenazí, en Jerusalén; donde fundó la Academia Rabínica Merkaz Ha-Rav, en la cual se enseñaba a los estudiantes los ideales del nacionalismo religioso judío. Dos años después, en 1921, y debido al establecimiento de la jefatura rabínica de Palestina llevada a cabo por los ingleses, se convirtió en la máxima autoridad rabínica Ashkenazí, cuyo cargo permaneció hasta su muerte en Jerusalén en 1935.
Este singular y dinámico religioso sionista, fue considerado desde sus primeros años de vida como un niño prodigio y un estudiante ejemplar que siempre obtuvo las máximas calificaciones gracias a sus brillantes dotes intelectuales de que era poseedor.
En el desempeño de su alto cargo rabínico, guió a su nueva institución, viéndola como un elemento clave en al autogobierno judío, esperando que eventualmente lograra la reconstrucción del Sanedrín (Suprema Corte de Palestina). Sus ideales tuvieron la oposición de los ortodoxos extremistas que se negaron a aceptar su autoridad, estableciendo su propio cuerpo central rabínico. A pesar de esta oposición frecuentemente criticó a la administración británica, especialmente después de los ataques árabes en 1929, en los que miembros de la comunidad ortodoxa judía de Hebrón fueron masacrados ante la relativa indiferencia de los ingleses.
El Rav fue excepcional en el conocimiento de la Torá y por su gran devoción hacia el pueblo judío y a la tierra de Israel. Él decía, que los judíos tienen un don especial de santidad, un don que solamente podía tener una cabal realización en la tierra de Israel que metafísicamente distinto al resto del mundo y, por lo tanto, el regreso a Sión es un fenómeno sagrado.
El rabino Kook fue un líder y un pensador extraordinario en el movimiento religioso sionista en una época en que la mayoría de los judíos ortodoxos se oponían al sionismo, porque consideraban que la redención divina tenía que llegar con el Mesías. Para Kook, sin embargo, el sionismo era sagrado a pesar de su deficiencia como la separación del nacionalismo y la religión.
Él atrajo a los elementos no religiosos de Eretz Israel gracias a su simpatía y apoyo al sector secular, particularmente en el ámbito de las actividades agrícolas. Consideraba a todos los que emigraron a la tierra de Israel y que participaban en su construcción como inspirados por destellos sagrados, convencidos de que estaban poniendo los cimientos para una futura redención mesiánica sin importar sus pensamientos personales.
La filosofía de Rav no se encuentra en un estudio coherente y sistemático sino que tiene que ser tomado de muchos escritos, varios de los cuales no han sido publicados.
Kook fue influenciado por la Cábala y muchas de sus ideas eran emanadas de la tradición mística. Afirmaba que todo procedía de Dios y dependía de Él para su existencia. El mundo y Dios estaban por lo tanto, indisolublemente unidos.
La yeshivá Merkaz Ha Rav que él fundó, en la que enseñaban hebreo atrajo a estudiantes de todas partes del mundo. Kook escribió varios libros, ensayos y colecciones de cartas en las que se aprecia su marcada influencia mística y cabalística que se caracteriza por su optimismo fundamental y fe en el progreso de la humanidad y conjuntamente con su evolución religiosa. Gran parte de sus escritos fueron publicados después de su muerte. Varias de sus obras conocidas fueron Igrot Rayá en 1922; Orot Hakodesh, dos tomos de ensayos filosófico místico; Olat Rayá, sobre el devocionario; Mishpat Cohen, sobre las leyes relativas a Eretz Israel; Kobetz Maamarim y Mishnat Harav en 1936.
Abraham Yitzjok Kook fue un religioso singular por su sionismo, por su amor a la tierra de Israel y por sus ideales altamente liberales, sin descuidar los preceptos fundamentales de su religión judía, a la cual siempre fue fiel, dejando a la posteridad el ejemplo de una vida congruente y plena de fe, en un destino finalmente glorioso.

Regreso al contenido | Regreso al menu principal