¿Porque nos enfermamos,... - Intelecto Hebreo

Son las:
27/09/2017
Vaya al Contenido

Menu Principal:

¿Porque nos enfermamos,...

3er Lustro Rev. Foro

¿Porque nos enfermamos, de lo que, nos enfermamos?


Por: Ma. De Lourdes Meléndes


En la historia de la humanidad, existen antecedentes de diversos tipos de enfermedades, algunas de ellas sumamente devastadoras, otras que solo han existido por poco tiempo y algunas más que se han puesto de moda en determinados momentos de nuestra historia como humanidad.

Hoy en día nos encontramos con enfermedades modernas o de reciente detección, según la Organización Mundial de la salud (OMS), existen entre 5.000 y 8.000 enfermedades raras, de las cuales más del 80% son de origen genético. Cada semana descubren 5 nuevas enfermedades, que aquejan o aquejarán a la humanidad en un futuro cercano. (1)

Muchas de estas dolencias se presentan o presentarán en forma de pandemias. La aparición de plagas a lo largo de la historia también fue registrada en la mayor parte de los libros sagrados, en especial en la Biblia, el Talmud, el Corán, así como diversos libros chinos e hindúes que adicionalmente contienen las primeras normas para prevenir las enfermedades contagiosas, recomendando numerosas prácticas sanitarias preventivas, tales como el lavado de manos y alimentos, la circuncisión, el aislamiento de enfermos y la inhumación o cremación de los cadáveres.

La palabra epidemiología, que proviene de los términos griegos "epi" (encima), "demos" (pueblo) y "logos" (estudio), etimológicamente significa el estudio de "lo que está sobre las poblaciones". La primera referencia propiamente médica de un término análogo se encuentra en Hipócrates (460-385 a.C.), quien usó las expresiones epidémico y endémico para referirse a los padecimientos según fueran o no propios de determinado lugar, Hipócrates no secundó las creencias populares  sobre el contagio, pero si atribuyó la aparición de las enfermedades al ambiente malsano (miasmas), a la falta de moderación en la dieta, manejo de emociones (amor, ira, tristeza, etc) y las actividades físicas. Notablemente, tampoco hace referencia a ninguna epidemia. A pesar de ello, su postura profundamente racionalista sobre el desarrollo de las enfermedades (ninguno de sus trabajos menciona curas sobrenaturales) y sus afirmaciones sobre la influencia del modo de vida y el ambiente en la salud de la población, hacen de este médico el principal representante de la  epidemiología antigua. (2)

Esto nos da pie a entrar de lleno con el tema que nos ocupa, ¿porque nos enfermamos de lo que nos enfermamos?, hoy en día, aunque la obesidad, hipertensión, diabetes, cáncer, no están consideradas como enfermedades contagiosas, es una realidad que se han convertido en una epidemia, en México, alrededor de 30% de la población adulta padece hipertensión arterial y cerca del 60% de los individuos afectados desconoce su enfermedad. Esto significa que en nuestro país existen más de 15 millones de personas con este padecimiento, de las cuales un poco más de 9 millones no han sido diagnosticados. Si hablamos de obesidad, las cifras se elevan considerablemente, sólo para darnos una idea la estadística marca que, tres de cada cuatro camas de hospital,las ocupan pacientes con enfermedades relacionadas con obesidad. (3)

Las enfermedades crónicas son las responsables del 60% de las muertes en el mundo, por el impacto que tienen en la sociedad, dos de estas enfermedades han sido consideras pandemias mundiales. Esta situación nos lleva a hacer una revisión de los  factores psicológicos y emocionales, que intervienen en el desarrollo y mantenimiento de estas patologías, los cuales tienen relevancia ya que al comprenderlas y entenderlas contribuyen en la mejora de la calidad de vida de las personas que padecen estas enfermedades, por lo tanto también es importante saber cómo se aborda esta problemática desde la perspectiva de la psicología de la salud, y las posibles  alternativas de solución que brinda para contrarrestar sus efectos. (4)

Con base en todo lo anterior y, retomando la teoría de Hipócrates, como la más antigua de la que tenemos conocimiento, donde nos habla de que la aparición de todas las enfermedades tiene como origen un ambiente malsano, la falta de moderación en la dieta, el manejo de emociones (amor, ira, tristeza, etc) y la falta de actividades físicas, teoría a la que con nuevas investigaciones se unen o reafirman instituciones como la UNAM, OMS, Universidad Wake Forest, Carolina del Norte y algunos reconocidos autores como Louise Hay, por mencionar algunos. Quienes nos  expresan la importancia del vivir una vida holística, integral en donde se incluya una dieta saludable, ejercicio físico, y el tomar conciencia de nuestras emociones, sentimientos, necesidades y deseos. Llegamos a la conclusión de que, si abrimos nuestra mente y nos damos la oportunidad de entender que, nuestro cuerpo no tiene forma de comunicarse con nosotros, más que con el síntoma, entonces entenderemos la raíz de muchos de nuestros padecimientos, si entendemos que el síntoma no es algo malo, sino al contrario mi cuerpo me está informando que algo está pasando adentro de mí, ya que no son las situaciones externas las que me provocan un síntoma, de ser así imaginemos el poder que le estamos dando a la otra persona de enfermarme, a la
comida, al vestido o situación que hemos vivido, por hacerme sentir bien o mal.

Pensemos por un instante en un alimento como el café, encontramos personas que nos dicen.- "Yo necesito un café para arrancar BIEN mi día, si no tomo mi café el día ya no funcionó", "si yo tomo café, NO puedo dormir", "si tomo café, la gastritis no me deja en todo el día", "puedo tomar café cuando quiera, no me produce ningún problema", " al tomar un expresso doble cortado antes de irme a la cama, duermo como un bebé" con estas frases nos podemos dar cuenta que realmente el café no tiene el poder, sino que la persona que toma el café, le asigna o no le asigna el poder, un ejemplo más, de darle nuestro poder a otro es cuando decimos frases como "Yo,
venía muy bien, muy contento, pero TU me haz echo enojar", le estamos dando el poder absoluto a otra persona, de nuestro estado de ánimo, hablemos sobre nuestra salud, hablemos de la obesidad o el cáncer, una de las enfermedades más temidas hoy en día, y de la cual cada día tenemos conocimiento de más y más casos de esta enfermedad, la pregunta que surge es; ¿que estamos haciendo mal? Porque nos estamos enfermando cada día más; la respuesta podría ser.- que le estamos brindando mayor poder a las situaciones externas, que nos provocan el enojo, la ira, el rencor, el miedo, la culpa evitando que fluyan aquellos sentimientos y emociones como el amor, la alegría, el auto reconocimiento, la auto-estima, así como con el ejemplo del café le estamos dando mayor poder a las emociones y a los sentimientos equivocados, aunado a todo eso le agregamos el resentimiento tomemos esta última palabra, resentimiento, si la analizamos; "re-sentimiento", nos habla de volver a sentir, si vivimos una mala experiencia, la revivimos constantemente, y volvemos a sentir en nuestro cuerpo, ese miedo, ese enojo, o coraje que nos produjo la experiencia vivida, es común encontrar a personas que después de vivir una relación de pareja en donde vivieron abusos, terminan esa relación y vuelvan a relacionarse con una pareja que nuevamente abusa, de distinta o igual manera; y así brincan de relación en relación, al final con la firme creencia que no son seres valiosos y todas las personas con las que se relacionan, son iguales aunado a un enorme resentimiento hacia el sexo opuesto, y con un sentimiento de que no son queridos, cuando en realidad, el que no se auto-amó fue el mismo, falló su habilidad para da y recibir amor, obviamente esto se ve, reflejado en su estado de ánimo, se volvió triste, melancólico, frio, su foco de atención se centró en que no quiere vivir nuevamente relaciones de este tipo, y  pareciera que todas las personas que se acercan a su vida quieren abusar de una forma o de otra, cuando esos sentimientos se van acumulando dentro de nuestro cuerpo entonces es cuando surge el síntoma, para el cual en nuestra inmediatez de vida, lo queremos solucionar con una pastillita para quitar el dolor de cabeza, estomago, o para bajar de peso, acallando así el verdadero padecimiento, el verdadero sentimiento que nuestro cuerpo está gritando e intentando comunicarnos, con esa molestia. Y así entramos en un círculo interminable de síntoma-paliativo, en donde realmente nos estamos enfermando cada día más, sin saberlo.

Ma. de Lourdes Meléndes Rdz.
Terapeuta
Asesoría psicológica/emocional
Masajes relajante, Holístico, Reductico, Drenaje Linfático
Terapia Reiki
Flores de Bach
Magnetoterapia.
Técnicas de autoconocimiento

www.ikalyaab.mex.tl
www.facebook.com/ikalyaab
SERVICIO A DOMICILIO 7773717284


Referencias.
(1) www.who.int/es Organización mundial de la Salud.
(2) http://escuela.med.puc.cl/recursos/recepidem/introductorios3.htm
(3) www.inegi.com.mx http://www.prevenissste.gob.mx/Default.aspx?tabid=5407
(4) http://revistas.unam.mx/index.php/rlmc/article/view/18470
(5) Libro tu Puedes sanar tu Cuerpo Louise Hay
(6) Libro Rema tu propia canoa., Lord Robert Badén- Powell

Regreso al contenido | Regreso al menu principal