Maurice Schwartz - Intelecto Hebreo

Son las:
27/09/2017
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Maurice Schwartz

Colección y Consulta

Maurice Schwartz


Pon Manuel Levinsky

En el ámbito altamente cultural del teatro en idioma idish de los Estados Unidos, Maurice Schwartz ha sido el fundador del Idish Art Theatre y la pieza fundamental de tan elevada expresión artística. Al gran honor de ser el fundador, añade la cualidad de haber venido administrándolo con una extraordinaria eficacia. Él también fue actor de alto relieve y un director magnífico que supo dirigir actores y artistas cinematográficos de la talla de Paul Muni y Edward G. Robinson quienes trabajaron en su teatro cuando todavía la fama no los había llevado a Hollywood. En su intensa y brillante trayectoria, Maurice logró la más larga permanencia en su Idish Art Theatre, donde presentó las obras dramáticas maestras de la literatura universal.
Maurice nació en Sudilkov, Ucrania, el 18 de junio de 1888 con el nombre de Avrom Moishe Schwartz. Fue hijo de Isaac Schwartz y de Rosa Bernholtz. Su padre fue un mercader en granos que viajó a los Estados Unidos, dejando a Maurice cuando todavía tenía 11 años de edad. Mandó traer a su familia dos años después pero debido a una confusión en sus papeles migratorios se tuvo que quedar en Liverpool al cuidado de la institución HIAS. De allí fue enviado a Londres donde trabajó como ropavejero. Ahí tuvo la oportunidad de ver una obra de teatro en idish. Dos años después, en 1901, a la edad de 13 años arribó a la ciudad de Nueva York.
En la metrópoli neoyorkina ayudó a su padre en su negocio y atraído por su afición asistía por las noches a las funciones de teatro idish. Este joven, a los 17 años, gracias a su habilidad y esfuerzo, apareció en Brooklyn en 1905, haciendo el papel de un padre de 60 años de edad en la obra El Siglo XX de Zolatorevsky. Fue descubierto por Leo Largman y subsecuentemente llevado a una compañía de Baltimore. De ahí siguió puliendo sus habilidades de actor en compañías teatrales de Cincinati, Cleveland, Chicago y Filadelfia. No obstante su juventud se interesaba por mejorar el teatro idish, experimentando con maquillajes y sustentando conferencias acerca de la naturalidad de la actuación. Maurice Schwartz mostró una personalidad única. Leía constantemente, adaptaba cualquier papel e interpretaba monólogos ante diferentes organizaciones y sindicatos.
Su gran oportunidad llegó cuando el actor principal de un teatro de la 2ª Avenida de Nueva York se enfermó y Maurice fue llamado para interpretar ese papel. Viajó de Filadelfia a Nueva York y en pocas horas durante la tarde estudió su parte e interpretó magníficamente bien el papel esa misma noche.
En 1910 se unió a la compañía del actor y administrador David Kessler. Para poder actuar tuvo que audicionar para el sindicato de actores hebreos. Después de fracasar dos veces visitó a Abe Cahan, editor del prestigioso periódico idish Forverts y después de demostrar su habilidad como actor Cahan persuadió al sindicato para que le aceptaran una tercera audición por lo que finalmente fue aceptado. Un año después en 1914 contrajo matrimonio con Anna Bordovsky.
Cuando Kessler estaba de viaje, Maurice interpretaba los papeles principales. En 1918, después de diferencias que condujeron a la división de Kessler, Maurice se asoció con Max Vilner y alquilaron el teatro Irving Place en la 2a Avenida de Nueva York. Vilner como administrador y Maurice como director. Contrató a los mejores actores en idish de aquella época como lo fue el gran actor de drama Jacobo Ben Ami, Celia Adler, Berta Gerstein, Ludwig Satz y Lazar Freed, abriendo con la obra El Hombre y las Sombras. En ese año la compañía representó obras clásicas de Shaw, Schiller, Wilde y Tolstoi. Los actores no estaban contentos, la envidia hacía su aparición en ellos porque Schwartz se centralizaba como estrella y no les daba tiempo de prepararse adecuadamente. Al término de este año el teatro del arte de Ben Ami había durado dos estaciones, junto con otros artistas dejaron la compañía, la cual tuvo que cerrar después.
Por cuarenta -años desde 1918- Maurice Schwartz construyó una gran y duradera compañía de arte en idish. En este lapso presentaron más de 150 producciones en todos los géneros del teatro idish. Para Schwartz el teatro fue una operación familiar desde el principio. La esposa de Maurice trabajaba en la taquilla, su hermano fue el administrador y él actuaba, dirigía y algunas veces maquillaba. Empleó a importantes coreógrafos tales como Boris Aronson. Cuando viajó por los Estados Unidos y Canadá actuó en idish, en películas de Hollywood y trató infructuosamente de llevar su compañía a Broadway.

La 2a Avenida de Nueva York se volvió famosa, porque la gente amante del teatro idish, cuando deseaba asistir a él, decía: "Vamos a la 2a Avenida" se sobreentendía que al teatro de Maurice Schwartz.
Los primeros días de depresión en 1929, fueron difíciles. En ese mismo año puso la obra en idish Otelo; en 1930 Chains y The New Man en 1932, con poca asistencia dada la crisis reinante, pero en 1933 se presentó con un gran éxito la obra Yoshe Kalb que le permitió llevarla alrededor del mundo. También en ese año apareció la película en idish Uncle Moses (Tío Moisés) una adaptación de la novela de Sholem Asch. Regresó al teatro y en 1937 montó la obra Di Brider Ashkenazi (Los Hermanos Ashkenazi) basada en la novela de I. J. Singer, la cual fue llevada a varios países. En 1939 dirigió su primera película Tevye basada en el libro de Sholem Aleijem. Él interpretó a Tevye, que fue muy bien recibida por la crítica.
La 2a Guerra Mundial y el Holocausto afectaron profundamente a Schwartz, lo que plasmó con la obra Hitters Last Hour. Después de la Guerra Mundial él y su esposa adoptaron dos niños judíos huérfanos de Polonia y se dedicó a montar obras que tuvieron gran éxito como Yoshe Kalb. Se mudó a Los Ángeles donde participó en pequeños papeles en filmes como Bird of Paradise en 1951, Salomé en 1952 y Slaves of Babilon en 1953.
Cansado de la vida de Hollywood regresó con su familia a Nueva York donde trató de reorganizar el teatro idish sin tener mucho éxito. Su hija Fannie apareció con él en la obra The Sheperd King e hizo una aparición en televisión, en Lamp Unto My Feet en 1955.
Maurice Schwartz era un hombre de contradicciones. Era un actor egocéntrico y a la vez un actor excepcional. Era a veces dominante y a veces infantil e indefenso. Era terco, ambicioso, pasional y encantador. Dejó una marca en el teatro idish en Estados Unidos. Maurice fue celebrado con el título de "Olivier de la etapa de Idish". Proporcionó un laboratorio de donde salieron individuos que enriquecieron el teatro americano en general. Los estilos de producción y tradición en su teatro de arte en idish, proveyeron la inspiración y el patrón de futuros grupos en el teatro americano.
El Actor con Chaplin

Después de cerrar su teatro en la 2a Avenida, viajó por Sudamérica, México y Europa. Puso nuevamente en escena su antigua y afamada obra Yoshe Kalb en 1959. Se mudó a Israel ese mismo año con la esperanza de establecer un teatro idish pero el destino cortó su vida falleciendo un año después en 1960, en un hospital israelí cerca de Tel Aviv. A su memoria se realizó un masivo tributo, en la 2a Avenida de la ciudad de Nueva York con la asistencia de un numeroso público. Este gran actor, director y constructor del teatro idish en Estados Unidos, dejó la huella imborrable de su capacidad creadora.



Regreso al contenido | Regreso al menu principal