La historia del té - Intelecto Hebreo

Son las:
27/09/2017
Vaya al Contenido

Menu Principal:

La historia del té

3er Lustro Rev. Foro

La historia del té


Por: Bertha Hoffman

De acuerdo al libro de Marie Nadine Antol, la primera referencia al té (Thea Sinensis) como brebaje, viene de estudios en la escuela china de Lu Yu en el año 350 de nuestra era. En el libro de Antol se dice que la primera taza de té fue descubierta accidentalmente.

En el libro de Lu Yu, "Lo clásico del té" el autor menciona que en el año 2737 antes de la era cristiana, el emperador chino, Shen-Nung, estaba hirviendo un poco de agua cuando unas hojas de un arbusto silvestre cayeron en la olla sin que él se diera cuenta. Cuando lo sorbió, el emperador notó que había cambiado de color y olió el agua. Le gustó el sabor y el olor. Así nació la tradición del té.

Mientras los chinos saborearon el té por 3000 años, con el tiempo también otras culturas descubrieron la delicia de esta bebida. Antol cuenta que los siguientes fueron los japoneses, quienes llamaron al té "la espuma de jade, el elixir de la moral". La popularidad del té se extendió hacia Asia y posteriormente al resto del mundo, a lugares como Rusia, los Países Bajos, Francia, Portugal y la Gran Bretaña. Los tés originarios de la India y los de Sri Lanka llegaron a ser muy populares y los más apreciados.

Dentro de la más pura esencia de la palabra, el té se define como una bebida obtenida por medio de la saturación en agua hirviendo de aquellas hojas, semillas, flores, raíces, bayas y maderas con fragancia. Muchos tés diferentes son producidos a base de las mismas hojas de una misma planta, como el té negro, el verde, el "orange pekoe" y el "oolong", pero difieren en el grado de fermentación durante su proceso.

Los tés de hierbas y especies comenzaron a tener su auge a partir de 1773. Se cultivaban domésticamente (muchos hasta la actualidad), la menta, la yerbabuena, el romero, y otros. Muchos de los tés hechos de hierbas y especies se han estudiado científicamente y comprobado que son remedios muy efectivos para la salud, sin causar daño, aun consumiéndolos por largos períodos.

Los poderes de sus ingredientes se diluyen en el agua y se pueden beber diariamente, causando un bienestar general.

Para preparar un té de yerbas se utilizan de 1 a 3 cucharaditas de la hierba por cada taza de agua hirviendo (no utilice una tetera de aluminio). Vierta el agua en una taza o vaso de cerámica, porcelana o vidrio (no metal) ya conteniendo la hierba y deje que se remoje por 5 minutos por lo menos (pero no se deben dejar por más de 10 minutos, ya que se corre el riesgo de que se amargue). Si se desea un té más cargado, se debe utilizar más cantidad de la hierba, y no prolongar el tiempo de su remojo.

De acuerdo a un estudio realizado en Europa, es probable que si usted acostumbra tomar té, se encuentre en mejores condiciones de salud que las personas que consumen café. Los investigadores asociaron diferentes costumbres de vida con el consumo de café o té, y determinaron que las personas que toman café son más propensas a fumar y a consumir carnes con alto contenido de grasa, mientras que las que toman té se alimentan de frutas frescas, beben jugos o agua y hacen más ejercicio físico. Es decir, concluyeron los científicos, que la costumbre de beber té está asociada con mejores y más saludables estilos de vida.


Regreso al contenido | Regreso al menu principal