¿Habrá algún día justicia para las mujeres? - Intelecto Hebreo

Son las:
27/09/2017
Vaya al Contenido

Menu Principal:

¿Habrá algún día justicia para las mujeres?

Colección y Consulta

Y la mitad del mundo se pregunta:
¿Habrá algún día justicia para las mujeres?


Por: Albert Djemal

Sinceramente no se quien fue el primer hombre que pronunció, escribió o acuñó esta frase nefasta: "DETRÁS de un gran hombre hay siempre una gran mujer..." Y yo me pregunto: ¿"Por qué DETRÁS de un gran hombre y NO DELANTE de un gran hombre hay siempre una gran mujer que lo inspira, que lo guía, que lo jala hacia la cúspide del éxito?.."

Desde el período prehistórico, el hombre primitivo dejó en las cuevas de Lascaux, en Francia y las grutas de Teruel, en España, hermosas pinturas rupestres que representan, además de muchas especies de animales, al hombre de las cavernas jalando a su hembra por el pelo en su traslado de un lugar a otro. Y hasta los albores de la civilización, al parecer esta costumbre no cambió, ya que, desde los primeros choques entre dos grandes potencias, dos grandes culturas, Roma y Egipcia, una chispa se prendió entre sus dos supremos dirigentes, provocando gran historia de amor, la de CÉSAR y Cleopatra...

Y nuevamente me pregunto: ¿Por qué primero César y luego Cleopatra?.. ¿Por qué primero el hombre, el macho y luego la mujer?

Pasaron los siglos y los hebreos, esclavos durante años en Egipto, huyeron del país para establecerse en la Tierra Prometida y fundar una patria, crear un reino y erigir una civilización y una cultura que asombran al mundo hasta nuestros días. Y en esta cultura hebreo-judía, tampoco pudo faltar una gran historia de amor y de traición: SANSÓN y Dalila...

Y como siempre, la mujer viene atrás del hombre.

Y pasaron más siglos, y de repente y del fondo del desierto de la península arábica, surgió como un ciclón, una nueva cultura y una nueva civilización, la árabe-musulmana, y que en pocos años conquistó y dominó gran parte del mundo conocido hasta entonces; echando sus tentáculos hasta el corazón de Europa por el norte, gran parte de Asia por el Sur y por el occidente conquistar África y con un brinco dominar por más de Ochocientos años, España y parte de Europa occidental.

Y a todas estas regiones conquistadas, llevaron religión, idioma, ciencia cultura.

Y también una gran historia de amor entre los famosos primos y grandes amantes del desierto, KAISS y Laila, y cuya historia, en poesía y prosa, se sigue cantando en todo el mundo árabe hasta nuestros días.
Y de nuevo me pregunto: ¿Por qué poner el nombre del hombre antes del nombre de la mujer?

Desgraciadamente la discriminación de la mujer no fue únicamente en lo social y lo cultural, sino también en lo religioso ya que, hasta las dos principales religiones monoteístas, la judía y la cristiana avalaron la teoría de la discriminación y el desprecio para con la mujer a un punto a más no poder... Y juzguen si no...

En el principal rezo diario de los judíos, el hombre se dirige a su Dios con estas palabras: (Bendito sea mi Dios, Rey del universo, por NO HABERME HECHO MUJER..."

Y en la religión cristiana, basta con mencionar las palabras de un Santo de la Iglesia Católica, San Ambrosio, al maldecir a la mujer: "De todas las BESTIAS del Universo, la peor especie es la mujer..."

Y pasaron los años para llegar al Siglo de Oro el Renacimiento que deslumbró al mundo con su arte, su ciencia y su cultura con nombres como Leonardo Da Vinci, y Miguel Ángel Buonarroti en el arte y Miguel de Cervantes Saavedra y William Shakespeare en la Literatura, para citar únicamente unos cuantos entre miles de hombres ilustres.

De William Shakespeare, ¿Quién no se acuerda de su obra maestra de amor y de pasión trágico: ROMEO y Julieta?...

Coincidencia: Shakespeare también, en esta gran obra no se le olvidó ponerle como título, primero ROMEO y luego Julieta, para demostrar nada menos que la mujer es un artículo de segunda y su lugar es siempre detrás del hombre.

Y llegamos al Siglo XX, siglo de contradicciones y de contrastes, siglo de luz y de obscuridad, siglo de civilización y salvajismo, siglo de los trasplantes del corazón de los antibióticos y de la llegada del hombre a la Luna, pero también de la bomba atómica y del Holocausto...

Pero cosa rara: en todo lo que hay en el mundo existen discrepancias y desacuerdos entre los hombres tratándose de política, literatura, arte, belleza, naturaleza, etc. menos en un punto: cuando se trata de discriminar a la mujer y denigrarla, los hombres se ponen inmediatamente de acuerdo...

En la Organización de las Naciones Unidas, hay en la actualidad más de 185 países representados en esta Asamblea. Y en lo que va del siglo, ¿Cuántos Presidentes, Primer Ministros y dirigentes tuvo cada país?.. Miles y tal vez cientos de miles... Y todos hombres... ya que, si vamos a contar a las mujeres que gobernaron a sus países en este siglo, se puede utilizar los dedos de una sola mano... y sobra algo: lndira Ghandi, en la India; Golda Meir, en Israel; Margaret Tatcher en Gran Bretaña...

¿Acaso no hay en el mundo más mujeres capaces para dirigir a sus países y al mundo, más que estas tres excepcionales mujeres?...

Yo estoy seguro que si los hombre se olvidan de esta estúpida teoría de la superioridad masculina y dejan a las mujeres gobernar al mundo, otra cosa será nuestro planeta, ya que la mujer, con su sensibilidad, su sensualidad, su inteligencia, su buen gusto y su instinto maternal, acabaría con las guerras, con las enfermedades, con la contaminación, con la pobreza y con tantas plagas que afectan a la humanidad ya que, cada vez que observa esta calamidades, piensa en sus hijos y sus nietos y trata con toda su fuerza de remediar y suprimir estos azotes que son obra exclusiva del hombre...

SEÑORES: con los resultados a la vista, sinceramente no podemos presumir que nosotros, los hombres la hicimos muy bien hasta ahora... Entonces, ¿por qué no dejar a las mujeres dirigir el mundo para ver siquiera como lo harían?..

Estoy seguro que peor que nuestro mundo actual nunca podrá hacerlo...

No quiero cerrar este espacio sin consignar una reflexión de la gran escritora Simone de Beauvoir, compañera sentimental de Jean Paul Sartre y autora de "El Segundo Sexo" y "El Varón Domado", al referirse precisamente a este tema tan espinoso y tan humillante para el cincuenta y dos por ciento de la población del mundo que es del sexo femenino:

"El Hombre ha considerado siempre a la mujer como un ser inferior, si no es que como su esclava, ya que los dos sexos nunca han compartido el mundo por partes iguales. Y el mundo jamás será mundo sin la libertad, la fraternidad y la igualdad entre hombre y mujeres..."

Regreso al contenido | Regreso al menu principal